Datos personales

Mi foto
Sigo instalada en los "taitantos" y los abuelos siguen a hacer puñetas de aqui... Pero al menos el marido parece haber sentado el trasero, duermo algo por las noches y mi carrera laboral empieza a parecerse a algo. Lo que sigue siendo interesante es mi red de apoyo variopinta, internacional y virtual y las aventuras de la Superfamilia espero... Pasa y acomodate.

jueves, noviembre 15, 2007

Zafarrancho de combate

Ya me he dado yo cuenta de que no iba a ser un buen día en cuanto he llegado a la mesa de mi jefe para cumplir con esa costumbre tan prusiana de saludar a todo el Departamento por la mañana. Cuando le daba la mano, él ha puesto lo que llamo técnicamente "sonrisa de Gioconda"- ese tipo de mueca que dice más o menos que hay un motivo sobrado para cachondearse de mi persona, pero que no va a ser usado en mi contra por educación.
Mi compa de mesa, que es la cólera de Dios desatada en persona, no ha tenido tantos reparos e inmediatamente me ha informado de que tenía la raya del ojo pintada en medio del párpado y una mancha de pintalabios en mitad de la mejilla (culpas repartibles a partes iguales entre mis dos chiquillos: la una por intentar abrirle la puerta a su hermano mientras yo trataba de conseguir una línea derecha y decente; el otro por usar mi rouge como arma arrojadiza cuando le he metido en el baño para evitar su despeñamiento temprano).

Y es que con el jaleo que tengo por las mañanas intentando despertar, vestir, peinar, servir el desayuno preparado el día anterior, empaquetar tarteras, poner botas, abrigos, guantes y bufandas... todavía no entiendo que tipo de autodisciplina me ha llevado a imponerme cada mañana el perder unos minutos en mi propio arreglo.

Y para colmo les tengo a los dos malos... Menos mal que mañana le toca el turno de casa al padre, porque me da la sensación de que hoy no vamos a dormir mucho.

No hay comentarios:

(Ir)Responsable también de esto...