Datos personales

Mi foto
Sigo instalada en los "taitantos" y los abuelos siguen a hacer puñetas de aqui... Pero al menos el marido parece haber sentado el trasero, duermo algo por las noches y mi carrera laboral empieza a parecerse a algo. Lo que sigue siendo interesante es mi red de apoyo variopinta, internacional y virtual y las aventuras de la Superfamilia espero... Pasa y acomodate.

jueves, octubre 29, 2009

Nadie

Sabía que la industria del cine estaba en crisis, pero lo que me pasó el sábado cuando llevé a SG a ver su primera película en pantalla grande, no me lo esperaba...

Y como una imagen vale más que mil palabras, estas tres las tomé con mi SuperPDA un minuto antes de que empezara la peli:

Nadie por detrás...


Nadie por delante...




Una pena, todo evoluciona y creo que dentro de poco, el cine, esa fábrica de sueños, no existirá como lo conocemos.

7 comentarios:

Andrés dijo...

Nadie por aquí... nadie por allá... ¡qué miedo! (Muy interesante tu post anterior) SB (SuperBesos). AM.

PMM dijo...

No es de extrañar. En estos tiempos una entrada de cine es artículo de lujo, y si va la familia entera, lujo excesivo.

Titajú dijo...

Pero tú, ¿qué película fuiste a ver? Porque voy poco al cine, pero nunca me había encontrado un cine tan vacío.

Superwoman dijo...

Sabía que iba a gustarte, Andrés... aún te debo un reportaje gráfico de los patios públicos de la aldeíta, pero no desesperes, que yo tardo pero no olvido.

Fuimos sólo 2 Pili, pero me dió hasta cargo de conciencia que pusieran la peli para nosotras solas (era una recompensa especial para la Superniña).

Jú, de acuerdo que no era Indiana Jones, sino "La estrella de Laura" que es un film infantil... pero algún otro niño en la sala si que hubiera esperado...
Un supersaludo

Chelo dijo...

qué pena...
la verdad es que yo he ido a veces al cina con poca gente, pero lo de esa sala es desolador...

cesca dijo...

Eso nos pasó a M y a mi un lunes por la tarde...... sesión privada de Bolt.

Petonets.

Clares dijo...

Increible, de verdad. A mí me pasa como a Titajú, que nunca había visto un cine tan vacío. ¿Estabáis solos, solos los dos? Qué desolación. Yo creo que de ese modo ni luce la película, y eso que el cine es imperturbable en ese sentido, o sea, que no se desanima, pero hay un calor de público para cada individuo que lo forma que ni en el cine se puede perder. Qué lástima si se hace realidad lo que dices.

(Ir)Responsable también de esto...