Datos personales

Mi foto
Sigo instalada en los "taitantos" y los abuelos siguen a hacer puñetas de aqui... Pero al menos el marido parece haber sentado el trasero, duermo algo por las noches y mi carrera laboral empieza a parecerse a algo. Lo que sigue siendo interesante es mi red de apoyo variopinta, internacional y virtual y las aventuras de la Superfamilia espero... Pasa y acomodate.

jueves, octubre 15, 2009

Blog Action Day 2009: Cambio climático



Imaginemos por un momento que vivimos en una casa compartida (para muchos de los españoles es un ejercicio de imaginación, pero es la realidad a la que te enfrentas como estudiante en muchos países de la CEE). ¿Cómo nos comportaríamos con respecto a la limpieza del apartamento, por ejemplo? ¿Cuál sería nuestra actitud ante el uso del agua? ¿Dejaríamos el grifo abierto alegremente de par en par? ¿Nos importaría que nuestro compañero de piso se pusiera a asar salchichas alegremente en el pasillo?...

¿Y a dónde quiere llegar hoy esta mujer de Dios y qué tiene que ver todo esto con el cambio climático? Bueno, contrariamente a lo que me ocurre habitualmente, creo que no quiero hoy poneros cifras y datos encima de la mesa sino sencillamente hablar de cuál es nuestra relación con el tema, la de cada uno de nosotros. ¿Por qué? Porque hace un tiempo que Enrique Ortiz sacó a colación el tema de la bolsa de la compra y me acuerdo que el debate que surgió en torno al post me dejó convencida de que nuestro peor defecto es no saber de lo que hablamos (y hablo en primera persona, eh).

El ejemplo de la casa pretende solamente concienciarnos de que este, nuestro planeta, no deja de ser una casa común. Y como habitantes/inquilinos de esta casa, tendríamos que concienciarnos de que nuestra huella en el terreno fuera la menor posible... ¿Existe el cambio climático? Pues mira, no sé, pero lo que hay bastantes motivos científicos para afirmar con rigor que sí existe es la huella del impacto humano. En muy diversas formas: basura, polución, deforestación, explotación desmesurada de las materias primas... Y eso es quizá de lo que tendríamos que concienciarnos para cambiar.

Hemos logrado mucho. Que el tema esté encima de la mesa de los dirigentes del planeta, dice bastante de su actualidad. El problema es cómo nos relacionamos los ciudadanos de a pie con él. Llevo unos meses estudiando Normas y Sistemas de Medioambiente. Lo que más me ha sorprendido de todo el tema, es el desconocimiento profundo que tenemos sobre estos aspectos: empezando por las famosas bombillas de larga duración, pasando por cuánto poder tiene realmente la UE en nuestras vidas y terminando por saber qué es lo que se hace con las basuras en nuestro barrio.

Y no, este último tema no es evidente... dependiendo del uso que le den a tus residuos, hay lugares en los que la separación y el reciclaje no tendrían razón de ser... Imagina que llevas cinco años separando religiosamente tu basura y descubres que el camión que la recoge se la lleva toda junta. A pesar de que es legítimo si esta basura se revaloriza para la producción de energía, a partir de ese momento tienes una persona convencida de que el sistema es un engaño. Una persona, una familia, que jamás volverá a tomarse el tema en serio. Y creo que es en este tipo de aspectos en los que los ciudadanos tendríamos que hacer un esfuerzo por enterarnos del tema y los políticos tendrían que poner dinero y medios para concienciar y buscar sistemas efectivos.

No lo olvides, es tu casa, es mi casa, es la casa de todos.

12 comentarios:

PMM dijo...

Pues por eso, y porque además nosotros, los de hoy, no somos sus dueños absolutos, sino que detrás vendrán más, los del mañana, y tienen el mismo derecho a disfrutarla

Titajú dijo...

Eso que cuentas del camión de la basura que mezcla todo, ha pasado aquí en mi barrio y ¡claro! la gente ya no recicla.
Este planeta, tu casa, mi casa, es la casa de nuestros hijos, nuestros nietos.
¿Qué herencia queremos dejarles: lo mejor, o un estercolero?

Enrique Ortiz dijo...

Genial, Super. Estoy entusiasmado con esta entrada, deseoso de profundizar algo más, así que espero esas lecciones que aprendes de tus clases y estudios. El final me ha encantado: "No lo olvides, es tu casa, es mi casa, es la casa de todos". No, no lo olvidaré.

Clares dijo...

Ya lo he dicho en el blog de PMM, que estamos limitados, quiero decir los ciudadanos. Es verdad que podríamos dar ejemplo a los jefes y exigirles, cumpliendo nuestro papel de inquilinos a la perfección, pero no somos nosotros los que más estropeamos la casa. Somos sólo una parte. Es el consumo desaforado que pone en marcha todas las industrias. Lo que se impone es un cambio de mentalidad global, y eso lo encuentro difícil.

Andrés dijo...

Hola SW: ya sabes lo que pienso y practico: en esta casa... ¡en bicicleta! Besos (y gracias por tu comentario). AM.

Chelo dijo...

yo parto de la base de que no creo que la conciencia política en este país (España) sea la adecuada en lo referente al reciclaje, lo que dificulta tremendamente la concienciación cuidadana

Rose dijo...

Me encanta la entrada,y estoy contigo en que hay que concienciar a la gente en cuanto a lo que cuidar nuestro planeta se refiere..
Yo misma les digo a mis alumnos que no malgasten el papel,por ejemplo...y no veas las caras que me ponen de "esta tia de qué va",reciclo la basura,apago la luz cuando no lo necesito,cierro el agua mientras me cepillo los dientes...etc...No sé si servirá de mucho pero la conciencia la tengo tranquila,al menos.

Ciudadana Coja dijo...

Me quedo con todo, pero sobre todo con la frase que lo sintetiza "mi casa, tu casa, la de todos (incluso la de generaciones venideras). Pero al igual que muchos de los que han opinado y aún a sabiendas que empezando por lo indivudual se llega a lo global, somos pequeña minoría (y hasta que llegue esta conciencia a las grandes esferas, queda mucho). Y vaaaaale, sé que por lo pronto, nosotros debemos seguir en nuestro empeño.
Un beso y feliz fin de semana.

Sunny dijo...

Totalmente de acuerdo, pero no me digas que no te repatea lo del camión de la basura y el reciclaje, que yo ví cómo lo metían todo junto y a la gente que se lo dije me decían que el camión tenía distintos departamentos para cada residuo JA! De todas maneras yo sigo reciclando y no por el HOY sinó porque tengo dos hijos y mi ejemplo les tiene que servir para "porsia" en un futuro hacen el reciclaje en condiciones.
Encantada de conocer tu blog.
Besinos.

Manuel Márquez dijo...

La reseña es magnífica, compa Superwoman, y si a ella le sumamos lo aportado por los comentarios (también muy buenos, en general), creo que, aun siendo el tema de espectro y calado tan amplio, si se intenta ser sintético, no hay mucho más que añadir. En mi caso, lo que me preocupa (bueno, vamos a hablar con claridad: lo que me acojona...) es eso que llamo la "doble ignorancia": la inducida por intereses espúreos (esa de los corifeos que proclaman que lo del cambio climático es una milonga: Klaus, Aznar, etc...), que es moralmente jodida, pero, al menos, tiene una lógica (se juegan mucha pasta en el diferendo); y la que obedece a un fondo real, es decir, que no tenemos ni repajolera idea porque carecemos de pautas y precedentes (porque, contra ésta, ¿qué haces...?). En fin...

Un fuerte abrazo y buena semana.

Celita dijo...

Gran final de un gran post. Enhorabuena, superwoman, por el blog y por cómo concilias sin malvivir del todo. Te he descubierto a través de un camino algo tortuoso de blog en blog, pero ha merecido la pena.

Superwoman dijo...

Pues gracias Celita y bienvenida a tu casa.
Un supersaludo

(Ir)Responsable también de esto...