Datos personales

Mi foto
Sigo instalada en los "taitantos" y los abuelos siguen a hacer puñetas de aqui... Pero al menos el marido parece haber sentado el trasero, duermo algo por las noches y mi carrera laboral empieza a parecerse a algo. Lo que sigue siendo interesante es mi red de apoyo variopinta, internacional y virtual y las aventuras de la Superfamilia espero... Pasa y acomodate.

lunes, abril 07, 2008

Elogio de Superman

Ala, por aclamación más o menos popular...



Hoy me de desayunado en el curro con la noticia de que estoy obsoleta... Bueno, como ocurre siempre con la prensa, cuando te lees el artículo, resulta que la que está obsoleta es la especie de "mujer para todo" (menos para sí misma) que fue la que levantó para arriba la generación del "baby boom", a la que yo pertenezco.

Y me pregunto a mí misma... ¿y qué ha pasado con la cantidad de trabajo que hacían todas estas madres? Porque no nos engañemos; yo he pasado por la experiencia y nada le fastidia más a una cuando se queda en casa que el que le pregunten que cuándo va a volver a trabajar... como si esos dos años que me dediqué a cuidar de mi casa y de mis hijos los hubiera pasado en horizontal francachela... A las pruebas me remito: ahora que tengo otra ocupación cuarenta horas a la semana, para mantener el fuerte se necesita la ayuda de al menos otras tres personas... y eso las semanas en que todo va bien. Y he llegado a la conclusión de que ese es el mejor elogio que le puedo hacer a mi Supermuchacho. Que la muerte de esa mujer que antes se ocupaba al 100% de la casa, pasa por el nacimiento de Superman, el compañero (casi) inseparable de Superwoman.

Superman es un gran compañero de viaje. Podría decir muchas cosas buenas de él como pareja de vuelo (de baile, quizá no tanto), pero me quedaré con su característica más fascinante (y aquella que me convenció de que estaba ante el hombre de mi vida): me hace reir y sólo el cielo sabe que eso no es fácil. Supergirl y Superboy aún no pueden escribir ellos mismos, pero mi Señora Supermadre ya ha dado una vez fe del tipo de padre que es: "Mi yerno, los baña, los viste, los baila, los acuna, los peina... lo único que le falta es darles la teta y debe de ser porque no puede". Es más ordenado que yo, te anima a salir corriendo detrás de tus sueños...

Si todos los hombres fueran un poquito como Superman, a las Supermujeres, lejos de extinguirnos, nos empezarían a crecer las alas...

16 comentarios:

Andrés dijo...

Enhorabuena SM: ¡Ya quisiera yo que hablaran de mí así!; enhorabuena también a tí, SW: por romper tópicos y clichés (y reconocer el esfuerzo que nosotros hacemos). ¡Abrazos! Am

Melisa dijo...

Suscribo todo lo que dices de SM para mi santo, incluso lo del baile, salvo por lo de que es más ordenado que yo ;)

Tenemos suerte...

Enrique Ortiz dijo...

Hay dos cosas que me interesan mucho: cuando preguntas quién hace hoy esas tareas, me quedo alucinado. Hay muchas cosas que no se hacen hoy, o se han dejado de hacer. Pienso en costura, en una cocina tranquila y sana para los niños, el estar simplemente con ellos y no dejarlos a merced de la tele o los juegos de vídeo. Nuestras madres (mi madre empezó a trabajar cuando yo tenía 7 años y mi hermana menor 2 años) hacían como un trabajo invisible que, en unos años, se llegará a valorar por diferencias, cuando comprobemos exactamente qué les falta a los niños que se crían hoy.

Lo otro que me gusta es lo de tu superman, pero no me gusta que se siga mirando o leyendo como algo excepcional. Soy hombre, sí, pero hay por ahí algunos... No entiendo cuando no se reparten las tareas. No es ya una cuestión de sexos, amor, parejas, etc, sino algo mucho más básico: una norma elemental de buena educación.

Un saludo, Superwoman.

Superwoman dijo...

Andrés el chico se merece un buen "pan con ajo" (es como le suena a él eso de panegírico).

Melisa, para ser más ordenada que yo no hace falta mucho...

Hola Enrique, bienvenido. Si bien es cierto que muchas de las cosas que hacían nuestras abuelas ya no se hacen hoy (sobre todo por la revolución de los electrodomésticos: me estoy refiriendo a cosas como ir a lavar al río, hacerte las conservas en casa, etc, etc...), creo que el artículo se refiere a las mujeres que fueron madres en los 70. No veo un salto generacional tan grande entre las dos madres. Ese tipo de trabajos que tú mencionas, lo sigo teniendo yo y la mayor parte de madres que veo a mi alrededor... nos hemos vuelto las maestras de congelar potitos al principio y guisos caseros después para los niños (currando ocho horas diarias, olvidaté de la cocina de mercado), saca tiempo para estar con ellos, escuchar lo que quieren, lo que les preocupa... escucha sus quejas cuando les dices que una hora con Heidi a la semana basta y que no, no les vas a poner la tele mientras terminas de planchar una camisa o ponerle el dobladillo a un pantalón... El caso es que desde que yo trabajo, todos esas cosas nos las hemos tenido que repartir Supermán y yo; una vez por semana viene una señora para evitar que las pelusas nos atrapen en su red (hombre, yo en casa con los niños tampoco es que consiguiera pasar la aspiradora más de dos veces por semana... otra diferencia con el ama de casa profesional de los 70); cuando la necesidad aprieta, viene una chica a quedarse con los Supernenes (les da chucherías a mis espaldas, destrozando todo mi ideal de educación, pero no les pone la tele y ellos la adoran y para mí es más importante eso que otras cosas).

Y el día en que lo de Supermán deje de ser un mito del comic... pues ese día quizá abra un diario-blog que hable por fin de ciencia o de otras cosas más divertidas...

A todos, ya comenté en alguna otra entrada que la solución al tema me parece que pasa por una "familia extensa" en la que todos los adultos del grupo se hacen cargo de los menores. De hecho, es el sistema con el que funcionan los llamados estados del bienestar.

Andrés dijo...

SW: brevemente a lo último (la familia extensa)...

Sí, estoy de acuerdo, pero... ¿y si los miembros más mayores de ese entorno familiar sencillamente passssan, porque prefieren disfrutar de su SegundaEdad y 1/2 bailando el foxtrot (por decir algo) que disfrutando de sus nietos; de ahí aquéllo que te decía un día que lo de los 3.000 km de superdistancia de tus superabuelos... no me parece grave.

En nuestro caso, sencillamente, la familia extensa es de dulces ecuatorianas que van cambiando cada 4 meses. Abrazos, Am

Miriam G. dijo...

He dejado como tres mensajes en esta entrada SW ¿me los borras?

Ya no se ni que decían, pero una cosa tengo claro, quiero que hables de mñi ja, ja ,ja...

Un beso, Miriam G.

Superwoman dijo...

Andres, el tema de la familia extensa no esta para nada reñido con una abuelita bailadora de fox-trot... De hecho yo siempre he sabido que con mi madre no podia contar, ni aunque me quedase en la puerta de su casa, porque ella tambien es una Superseñora de estas que curran...

La familia extensa esta para ayudar en momentos puntuales, muy puntuales. Para lo otro esta Master Card, las amables nannies y una organizacion razonable del trabajo (flexibilidad, horarios razonables, teletrabajo cuando sea posible... ya se que eso en España es una utopia). Pero es en esos momentos en que se te cae la casa encima, en los que notas la presencia de una abuela cerca (?tambien se niegan a eso las tuyas?)

Miriam, ?me ves censurando comentarios asi como asi? Pues eso preciosa. Te debo un cuento. Superman ha cumplido religiosamente tambien con su funcion de amanuense y te lo puedo mandar cuando quieras...

Andrés dijo...

Hola SW,

a ver, a mí no me niegan el pan y la sal (y además una de las dos, la de Madrid, es también una supertrabajadora)

sino que la lían tanto que a veces es mejor no contar con ellas; de lo que me quejo es de que, puestas a elegir entre su necesidad personal y la urgencia puntual de los días de catástrofe de la casa de los niños, pues no lo tienen tan claro. Pero bueno, con ellos son adorables así que la perdono.

Lo de los horarios en España sí que es una penitencia: yo intento hacer lo de cuando vivía en Londres (salir a las 6) pero pasa esa cosa tan rara de los comentarios jocosos (y eso que soy el jefe); enfín todo se andará. Recuerdos a SM y ¡hasta otro momento! Am

Anónimo dijo...

Qué bien le va a saber a Superman su azucarillo...
Salud,
Molly Bloom

Enrique Ortiz dijo...

Pues le voy a dar un tirón de orejas a Andrés. Yo, que no tengo hijos, salgo religiosamente a las 6, caiga quien caiga. Ya está bien a esas horas. Eso sí, comienzo pronto, a las 7, las cosas como son. Si tuviera que llevar niños al cole, a lo mejor sería otro mi horario. Cómo me gusta esta conversación. Conste que pienso que es algo muy muy serio, el tema niños, padres, ayudas, educación. Teneis un mérito increíble. Un beso a todos, (también a Andrés :))

Andrés dijo...

EO: no, si yo intento (y muchas veces consigo) salir a las 6, como muy tarde a las 7, a no ser que haya un pico de trabajo. Lo que pasa es que no me libro de los comentarios prehistóricos que asocian rendimiento con número de horas (e insisto, y eso que soy el jefe).

Lo de las 7 al trabajo, difícil: las guarderías no quieren saber nada de las criaturas hasta las 8,45. ;) Am

Superwoman dijo...

Bendito el estado del bienestar aleman... ;) Si no, sin abuelas imposible...

El tema da mucho de si... he intentado enfocarlo desde la comedia ligera y el ejemplo personal, pero es que si me lo intento tomar en serio en las circunstancias en que estoy, me sale un melodrama.

Yo creo que tener hijos no es incompatible con seguir trabajando, siempre y cuando las dos personas responsables del evento se impliquen a partes mas o menos iguales en el tema y la sociedad "acepte" que durante algunos años vas a ponerle un freno a tu carrera, lo cual no te hace menos digna de seguir subiendo cuando llega el dia en que los niños se hacen grandes... El problema es que hoy en dia las empresas quieren un especialista en calidad, con SAP, experiencia e idiomas... a ser posible joven, sin responsabilidades familiares y que quiera ganar la cantidad que pagan las ETT (y esto en Alemania, señores... ya le dije a SM que si alguien tiene ese curriculum, no esta mirando a traves de ETT precisamente).

Crismikkel dijo...

Hola Superwoman! He mirado tu blog y me gusta como escribes asique buscaré algún momento para leerte de vez en cuando y buscar inspiración para mi propio blog que lo tengo un poco abandonado desde que nació el bebé. Un saludo!!!

Anónimo dijo...

Vaya, ahora después de leerte, veo que yo tengo otro superman, y sobre todo eso, me hace reir.

oldie

Manuel Márquez dijo...

Vaya, vaya, compa Superwoman, cómo se ha enriquecido este tema, a base de comentarios jugosos y enjundiosos. Creo que, llegados a este punto, no me queda mucho interesante para añadir, así que intentaré seguir con esta costumbre, de llegar a las reseñas con varios día de retraso (y que los demás compas hagan el trabajo...). Chistes malos aparte, me parece un detalle de mucho cariño por tu parte el reconocimiento público de la actitud de tu Superman: ése es el tipo de cosas que estimula y que anima a seguir adelante, con la convicción de que se están haciendo las cosas bien. Y para otros, pues eso, un ejemplo a seguir, y una referencia para intentar mejorar (que aún nos queda mucho...).

Un abrazo.

Maite dijo...

qué bonico!!!

(Ir)Responsable también de esto...