Datos personales

Mi foto
Sigo instalada en los "taitantos" y los abuelos siguen a hacer puñetas de aqui... Pero al menos el marido parece haber sentado el trasero, duermo algo por las noches y mi carrera laboral empieza a parecerse a algo. Lo que sigue siendo interesante es mi red de apoyo variopinta, internacional y virtual y las aventuras de la Superfamilia espero... Pasa y acomodate.

viernes, junio 12, 2009

Cambiar al mundo pasa por cambiarte a tí mismo...

Hace algún tiempo que ponía un post algo místico sobre si nos sentíamos o no identificados con la crisis actual. Me acuerdo porque como siempre, no tenía tiempo para nada: la discusión sobre si los puntos que pusimos en aquel post (reciclaje, comercio justo, pesca y agricultura sostenibles...) eran simple maquillaje cosmético o podían ser el gérmen de una revolución si un grupo suficiente de gente los adoptaba se me quedó corta.

Os presento a Severn Cullis-Suzuki. Cuando tenía apenas trece años, saltó a la fama porque ella solita con un grupo de cuatro amigos reunió el dinero suficiente para sacarle los colores a los delegados de una conferencia entera sobre el Medio Ambiente reunida en Brasil. Creo que lo que dijo merece la pena que se difunda y se repita por todos los medios posibles:



Por supuesto, Suzuki no era una niña cualquiera: es hija de un defensor medioambiental y una escritora... pero eso realmente no importa. Como le decía hoy a Melisa (felicitandole de nuevo por el premio que le han dado por su labor de defensa de los animales) hay quien tiene la oportunidad y la palabra y jamás se decide a usarla.

Lo más importante, lo peor, es que este video tiene más de quince años. Severn ha crecido convirtiendose en lo que prometía, una defensora de su futuro y el de otras especies (y sí, creo que en el mundo de pasotas en que nos hemos convertido, el despertar conciencias es un trabajo). Os presento a Severn Suzuki, embajadora de Rare:



Me quedo con esta frase de la entrevista:
Tras años de acudir a las conferencias y mítines internacionales sobre este tema global, he comprendido que todo ello va sobre el volver a casa, todo se mueve a nivel local... en cierto modo suena como un cliché: "piensa de manera global, actua de modo local" pero es una gran verdad. Si todo el mundo cumpliera con su deber y cuidase su propio patio trasero, su propia tierra y nos esforzásemos realmente en nuestras propios países y comunidades... qué mundo tan maravilloso sería este".


Nadie va a hacer lo que tú no hagas.

Feliz fin de semana:


Y gracias a Ciudadana Coja, por recordarme este video en su Facebook

5 comentarios:

Clares dijo...

He visto estos vídeos y de verdad son edificantes y animan mucho, pero yo no soy tan optimista en este sentido. Es cierto que cada uno puede hacer mucho en su lugar, pero para eso hay que implicarse en política local, no creas que es sólo mantener una actitud, reciclar tus basuras y cosas así. Va mucho más allá ese hermoso dicho del pensamiento global y la política local, porque eso exige implicación y no siempre resulta agradable, pues también lo local está bastante podrido. De todos modos, anima encontrar personas como Severn, desde tan jóvenes luchando por sus ideales.

Melisa dijo...

Sabes de sobra que tengo que estar de acuerdo con ella :)

Guapa activista por cierto.

Alice dijo...

SW, tu post me ha recordado una historia que leí hace tiempo, dicen que contada por un monje budista, hace mil años:

“Cuando era joven, quería cambiar el mundo. Descubrí que era difícil cambiar el mundo, por lo que intenté cambiar mi país. Cuando me di cuenta que no podía cambiar mi país, empecé a concentrarme en mi pueblo. No pude cambiar mi pueblo y ya de adulto, intenté cambiar mi familia. Ahora, de viejo, me doy cuenta que lo único que puedo cambiar es a mi mismo y de pronto me di cuenta que si hace mucho tiempo me hubiera cambiado a mi mismo, podría haber tenido un impacto en mi familia. Mi familia y yo podríamos haber tenido un impacto en nuestro pueblo. Su impacto podría haber cambiando nuestro país y así podría haber cambiado el mundo.” (Monje desconocido, 1100 DC)

Superwoman dijo...

Clares, creo que únicamente soy algo más optimista que tú al respecto, nunca he creído en la revolución. Las revoluciones suelen ser como el efecto gaseosa, grandes intenciones (de esas de las que está pavimentado el camino hacia el infierno). Creo que la única revolución es la progresiva y creo en la ley de los grandes números (que un grano no hace granero, pero ayuda al compañero). Si absolutamente todos los habitantes de una ciudad de tamaño medio se preocupan de reciclar, ahorrar agua, comprar comercio justo, etc, etc... el paso adelante es brutal. Te lo digo porque veo el efecto del poder de la masa en Alemania (y eso que se están amuermando un poco, quizá esta crisis sirva un poquito para sacar a la gente de su comodidad). Aquí hay productos Bio y de Comercio Justo en el supermercado de la esquina desde hace años, en parte porque hay una demanda local y se ha presionado para ello.

Y por último, no creo que todo el mundo necesite estar implicado en política local, sí informado y bien informado, pero eso es otra cosa. Creo que todo el mundo tiene que tener una lucha, aunque la de cada persona sea distinta.

Melisa, reiterando la felicitación, tú eres otra activista jóven y guapa... :D

Qué preciosa historia Alicia, la filosofía oriental nos da vuelta y media, lástima que seamos demasiado occidentales a veces para apreciarla del todo.

Un supersaludo

Paula dijo...

Me ha impactado el primer vídeo. No conocía a Servern Cullis Suzuki, pero creo que merece la pena escucharla, y sobre todo observar las caras tan "líricas" de los asistentes a la Conferencia de Medio Ambiente.
La historia que cuenta Alice sobre el monje budista sí la conocía, y me parece que merece unos minutos de reflexión. Si no empezamos por cambiarnos a nosotros mismos ¿con qué fuerza moral vamos a exigirle nada a nuestro vecino, o a nuestros dirigentes?

(Ir)Responsable también de esto...