Datos personales

Mi foto
Sigo instalada en los "taitantos" y los abuelos siguen a hacer puñetas de aqui... Pero al menos el marido parece haber sentado el trasero, duermo algo por las noches y mi carrera laboral empieza a parecerse a algo. Lo que sigue siendo interesante es mi red de apoyo variopinta, internacional y virtual y las aventuras de la Superfamilia espero... Pasa y acomodate.

jueves, octubre 30, 2008

Pequeños monos

Pues de vuelta de la boda, con el corazón más allá que acá, la ropa entre la lavadora, la plancha y la maleta (nos vamos mañana otra vez, que aquí es puente) y muy pocas ganas de hacer nada, como Miriam G, (a la que mando muchos recuerdos y espero que se le pase pronto el reposo bloggero), actualizo sólo para contar un par de anécdotas muy buena de los Supernenes estos días, dado que es la entrada número 100 y me apetece hacerla en el mes 10...


Supergirl y el acentazo de su madre

Conversación a dos bandas con SG ante su amiga del alma en la guardería.
SW: Hija, dile adiós a tu amiga del alma que no la ves hasta la semana que viene, que nos vamos a Madrid.
SG: Madriz, mamá
SW: ¿Cómo?
SG: MadriZZZ mamá, que se dice Madriz.
SW: No hija, es Madrid, con "d".
SG: Pues tú siempre lo dices así...

Qué sonrojo, "ej que" no había "notao" "pa nada" que se me va el acento con los niños... trataremos de arreglarlo.

Superboy y el National Geographic

Mi peque creo que se está destetando (muy lentamente, porque las costumbres entrañables tardan bastante en morir). Como está en edad de ello, sigo la política de no ofrecerle nada y tampoco negarselo cuando lo pide. Pero se ve que con el cachondeo de la madre patria (o el que se trae su madre en su patria natal, que no es lo mismo) le han distraído lo suficiente para olvidarse por completo del tema durante un par de días... ya pensaba que estábamos consiguiendo un destete natural, cuando en un intento porque no vean tanto dibujo animado (ya os digo que se vuelven yonkis de la tele en casa de los abuelos), pongo un documental de la 2. Y sale una familia de macacos, con las crías en pleno proceso de destete... y el otro que lo ve y ve como aquellos monitos intentan robar de cuando en cuando una última chupada a sus madres...

SB: Mami, ¿sabes? Yo mono grande, ya no teta...
SW (emocionada como una gallina clueca): Sí hijo, qué bieeeeeen.

Pasan diez segundos de silencio tenso...

SB: Mami, yo mono pequeño...

Aquella noche volvimos a las andadas y creo que en enero cumpliré cinco años ininterrumpidos dando teta, pero la culpa la tengo yo, por no dejar a los niños el Boomerang todo el rato. Ahí sólo salen biberones.



Después de contar esta anécdota y ver este vídeo, especialmente el final, igual Supergirl tenía más razón que yo, cuando discutíamos hace un año sobre el tema...

domingo, octubre 26, 2008

Los días del fin del mundo

He de reconocer que tras leer el comentario del amigo Manuel en la última entrada, lo primero que hice fue releerme lo que había escrito, por si resulta que el lapsus era freudiano y en realidad había escrito yo eso...

Porque siempre que voy a volar, entro casi sin saberlo en ese estado de ánimo que acompaña a los días del fin del mundo y me dejo de preocupar por la moral, el buen gusto y el qué dirán las vecinas: devoro como si el colesterol no existiera, abro esas botellas de vino que dejamos cerradas para mejor ocasión, me permito a mí misma lujos que en los días normales no me permitiría, bailo y canto hasta a la luz del flexo, entro en tal estado de desenfreno que cuando el vigilante de seguridad del aeropuerto me pregunta que si llevo algo de metal, casi le enseño las meninges al levantarme la camiseta (sí, la anécdota desgraciadamente es real; todavía me estoy preguntando si al final sí que va a tener que ver la cosa con algo de exhibicionismo... eso sí, dado que con semejante show conseguimos colar una garrafa de agua de los Supernenes porque yo entré en tal crisis de verguenza que ni me acordé de sacarla del equipaje para bebernosla, me guardo el truco para mi próxima reencarnación como técnica de estraperlo y contrabando)... y resulta todo una gozada, porque de repente me siento viva, muy viva, tan sólo por ser consciente de estarlo.



Todo para que cuando el avión se eleva en el aire, Superman, con aire de cachondeo, me canturreé al oído aquello de: "¿ves como yo tenía razón?". Y yo satisfecha de estar ya volando y camino de las vacaciones soñadas, me pida un refresco y piense para mis adentros, que el día que no tenga él razón, tampoco voy a tener tiempo para recriminárselo.

La imagen se llama "El aterrizaje" y está sacada del blog de Santiago Verdugo.

martes, octubre 21, 2008

Hoy me he dado el lujazo...

... de dormir a mis Superniños cantando...





Son canciones que a mí me llenan de nostalgia, pero de la buena, de la que te arranca una sonrisa y una lágrima de emoción... A ellos no parece importarles que cante mucho peor que los originales. Y supongo que va a ser la única oportunidad que van a tener de conocer estas canciones.

lunes, octubre 20, 2008

No es exhibicionismo



La semana pasada esta discretísima foto de Angelina Jolie dando de mamar a uno de sus dos gemelos estuvo en boca de muchos. Pero digamos que la entrada que ha llamado más la atención en mi entorno es ésta del periódico "El Mundo" en que califican el dar el pecho a un niño en público como "tabú" (¿no había otra palabra más fuerte a mano?). La elección del término no me parece nada inocente: los tabú son cosas sórdidas como el sexo individual o en grupo (y eso cada vez menos), el incesto o la pedofilia... Más no creo que dar de mamar en público se acerque ni un poco al tipo de implicaciones que me vienen a la cabeza cuando escucho semejante palabra.

En los "taitantos" años que tengo se ha ido avanzando mucho, socialmente hablando, en todos los campos... pero tengo la impresión de que la imagen pública de la maternidad se ha ido deteriorando en paralelo. Antes era normal dar el pecho a los niños en plena calle. Como se puede comprobar por la misma foto del reportaje de Jolie, salvo que te quedes mirando directamente (y entonces el delito es tuyo), no se ve nada. Ahora las mujeres nos hemos ganado el derecho de llevar las dos tetas al aire en cualquier playa, pero sin embargo usar esos mismos apendices para lo que no deja de ser su función primaria, causa revuelo.

He llegado a leer quien califica el tema de las tetadas reivindicativas como exhibicionismo... Teniendo en cuenta que sólo un 20% de las madres españolas llegan a dar los seis meses de lactancia materna (y no todas en exclusiva), creo que necesitamos según que tipo de "zoológicos" para no llegar a ser animales en vías de extinción. Porque el ejemplo es el mejor aprendizaje... no dejo de recordar esos veranos en el pueblo, cuando mi Supermadre o mi Supertía se sentaban en el porche al fresco, a dar de mamar a los bebés más pequeños de la familia. Hoy en día me he encontrado niños, casi en edad escolar, en la guardería de mi hija que no saben lo que es la leche materna y creen que los bebés se crían con biberón.

Vayan todos mis respetos y mi comprensión, para aquellas madres que porque tienen más pudor o porque sus hijos son un manojo de nervios, prefieren realizar esta labor en un sitio tranquilo. Yo tuve la desgracia (o la suerte, uno nunca lo sabe bien) de tener un primer postparto malo, en el cuál no me pude mover de casa durante un mes... Supergirl y yo tuvimos tranquilidad hasta saciarnos en aquel periodo y tras él, necesitábamos una dosis de todo lo contrario: de movimiento, color y vida. Del mes a los tres meses de mi Supernena, también tuve que adaptar y montar una nueva vida, como el que monta un armario sueco y eso tampoco se puede hacer entre las cuatro paredes de una casa. Acarreando a mi hija y con su dosis de comida siempre preparada y a punto debajo de una camiseta de lactancia me pasé esos tres meses en movimiento. Para llevar un tipo de vida así, es necesario sacarte el pecho donde caiga.

Porque pocos ruidos conozco más inquietantes que el llanto de un bebé de pocos meses con hambre. Y francamente, el uso de los pulmones de los dos Supernenes ha sido siempre bastante más llamativo que mi delantera.

viernes, octubre 17, 2008

El día de ayer (contado con más gracia)

Después de escribirle un correo electrónico a mi amiga la guerrillera (gracias, guapa), me he dado cuenta de que en realidad ayer me equivoqué con el mensaje que quería escribir, que en realidad, tenía que habermelo tomado de la siguiente manera...

03:00 => Amanece una cama de los Supernenes mojada. Me levanto, la cambio entera y me vuelvo a dormir dejando a los dos un poco desvelados.
03:30 => Ataque de tos y mocos del Supernene contrario... le escucho venir arrastrándose por el pasillo (sin calcetines, por supuesto).
03:35 => Abrimos un hueco en la cama para que el Supernene se suba y duerma con nosotros.
04:00 => Tengo una pesadilla extrañísima y no me puedo dormir. Escucho toser altenativamente a los dos Supernenes. Desisto de volver a dormir y me levanto de la cama.
04:03 => Enciendo el ordenador... por supuesto, a estas horas tan intempestivas, decide ponerse a instalar actualizaciones.
04:05 => Leo el correo y como no puedo ponerme ni una triste taza de tila (mañana tengo una prueba en el médico temprano y me han dicho que no tome nada más que agua seis horas antes) me dedico a matar bichos un rato.
04:30 => Escribo una entrada en el blog.
05:03 => Las actualizaciones deciden autoinstalarse y el ordenador, que parece más sensato que yo, se apaga... decido que es momento de volver a la cama e intentar dormir.
06:00 => El despertador me desvela en medio de otra pesadilla surrealista. En mi cabeza escucho aquello de: "Hoy no me puedo levantar..." con musiquilla y todo.
06:30 => Superboy se despierta y reclama que quiere teta. Tose como un condenado y yo decido que nada de ir a la guarde, que al médico. Empezamos a organizar el tema para compaginar nuestras agendas, las de los niños y las de las visitas al médico...
07:15 => Salgo disparada para el médico. El pediatra se ha tomado la mañana libre.
08:00 => Vuelvo del médico y Superman se lleva a Supergirl a la guardería.
08:05-14:30 => Voy organizando lo que puedo mientras Superboy me boicotea activa y pasivamente. Le dejo unas pinturas para pintar a mi lado. A los dos minutos le pillo dibujando en la puerta y confisco la caja de pinturas. No puedo sacarle a dar una vuelta porque hace un día de perros. Comemos y le tumbo en la cama para dormir la siesta.
14:35 => Recojo a Supergirl y salimos disparados para la consulta del médico.
17:05 => Seguimos en la consulta, yo tengo los nervios rotos, me duele todo el cuerpo y además una madre acaba de regañar de mala manera a Superboy, porque según ella "ha pegado a su hijo y le lleva pegando todo el rato" (teniendo en cuenta que yo no les he perdido de vista, me extraña... lo que sí ha hecho un par de veces es quitarle juguetes, pero caray, es un niño de dos años, le he dicho que eso no se hace). En ese momento, le vuelve a tirar una pelota de goma al otro niño a la cabeza y la mujer vuelve a quejarse... le contesto que el niño tiene dos años y lo que pretende es jugar con otro niño que ve que tiene su edad, pero que le mantendré alejado... por fortuna en ese momento nos llaman de la consulta.
17:30 => Los niños están bien y es sólo un catarro, pero Superman llama que para quedarse mañana un rato en casa con el niño, tiene que salir hoy más tarde, que me apañe con ellos para cenar.
18:00 => Llego a casa y descubro que Superboy consiguió esconder una pintura de estraperlo antes de que se las confiscase y me ha decorado toda la casa en plan rupestre.
18:15 => Mi ordenador ha "perdido" todos los caracteres especiales del teclado... no funcionan ni en español, ni en alemán. Me caguenlamadrequeparioaBillGates.
18:30 => En un intento de tranquilizarme, les voy a leer un cuento que sacamos anteayer de la biblioteca... y descubro que Superboy también ha empleado sus armas con él y dos páginas están cubiertas de pintura de arriba a abajo...
18:35 => Me pego una panzada a llorar de esas legendarias... hasta Supergirl viene a preguntarme qué me pasa, me abraza y me consuela (tengo una niña en casa que no me la merezco)... Curiosamente, después me siento mucho mejor, decido apagar el móvil y el ordenador y dedicarme a los niños en plan anti-estrés.
20:30 => Después de preparar la cena juntos, ver un capítulo de Pocoyo y ponernos el pijama juntos, les meto a los dos en la cama.
20:35 => Superman llega a casa y por supuesto, los Supernenes montan una fiesta al respecto.
20:40 => Cenamos y hablamos y para continuar con el tratamiento anti-estrés, mi supermarido me planta este video de una serie web sobre unos frikis como nosotros que hace que me parta de la risa (después de escucharlo dos veces, eso sí, el nivel de inglés necesario es muy alto, pero gracias a Selvas, hemos conseguido el enlace con subtítulos en español)... Celeste, si lees esto, no dejes de intentar ver el vídeo.



21:00 => Me voy a la cama, pero Superman, que está hoy en estado de gracia, me vuelve a hacer reír otro ratito antes (el problema de la conversación es que es graciosa, pero irreproducible si queremos mantener estas páginas abiertas para todos los públicos).

Esta noche, como hemos dormido mejor, me resulta mucho más fácil el mandar según que cosas, incluida a servidora, al cuerno. Al fin y al cabo este diario no es más que una respuesta terapeútica a la tentación de tomarme la vida, o a mí misma, demasiado en serio.

jueves, octubre 16, 2008

Lo quiero todo

Hace poco una amiga mía me psicoanalizaba a base de bien, como sólo pueden hacerlo los amigos de verdad. El tema, el de siempre, ¿por qué me siento tan mal en esta situación de espera, cuando en principio mis perspectivas son muy buenas en comparación con las del resto del personal? Soy una privilegiada dentro de las privilegiadas, ya que en el momento presente, probablemente podría dejar para siempre de trabajar (y sobrevivir dignamente, eso sí, sin yate privado como los grandes ejecutivos). Pero el caso es que no quiero, lo quiero todo...



A las horas que son y con muy poca lucidez en el cuerpo me planteo como voy a volver a combinar las pelotas en equilibrio el día que encuentre el trabajo. Creo que el que la tos de fondo de Superboy acompañe estos pensamientos no ayuda a relajarme. Lo cierto es que quiero sacar tantas cosas adelante y todas tan bien, que llega un momento en que parezco más un cable eléctrico que una persona.

Creía que las mujeres éramos las únicas que perdían el sueño por estos temas, pero Superman me ha confesado de mañanita temprano que a él también le ocurre. Pero me da la impresión de que él se lo toma mejor. Así que me temo que si yo estoy a estas horas aporreando las teclas del ordenador en lugar de teniendo pesadillas en las que siempre llego tarde a todos lados y Superman está en la cama intentando descansar, tiene que ver con ese problemilla de autoestima que hace siglos que vengo arrastrando... no me veo capaz de nada, si no soy capaz de todo. Pero no quiero aburriros con ello, ese es un asunto de momento entre mi estima y yo.

Las cosas no están tan mal como parecen... hace ya tiempo que he pasado por según que tipo de "renuncias". Pero aunque tarde más tiempo en terminarlo y publicarlo, no pienso cambiar la hora a la que empiezo a escribir este mensaje... porque es una hora criminal. Y curiosamente estoy aquí, dandole vueltas a la cabeza a lo que me dijo mi amiga y a la situación que me rodea.

lunes, octubre 13, 2008

De James Bond a Superwoman, un corto viaje musical

El otro día escuchando la radio saltó una canción que en principio no conocía, aunque la voz sí que me resultó inconfundible (qué pena que de esta mujer no se hable más a menudo por su talento natural):



El caso es que fue escuchar este tema y pensar que ese y no otro, es el sonido que se espera de una película Bond. Porque en las dos últimas pelis de James Bond le han dado un buen repaso al personaje, que para mi gusto ya lo iba necesitando, pero creo que el sonido es algo que no deberían de haber tocado, que en su afán de modernizarlo, se han cargado un poco el inconfundible tonillo que acompañaba a nuestro buen 007:



Y buscando, buscando entre los videos de esta otra mujer para poneros el anterior, me encuentro que nos ha dedicado una canción, que mona:



Así que ale, dedicada a todas y todos vosotros, que hacéis posible este diario estando al otro lado. Y a todas las Supermujeres que conozco, que se ponen día a día ese chaleco con la S en el pecho y hacen maravillas al respecto.

viernes, octubre 10, 2008

Futuras crisis



Cariño mío,
tenemos que hablar. La situación ya está que no se sostiene. Somos como dos extraños poblando la misma habitación de hotel, no nos vemos, no coincidimos... Y si fuera sólo por mí, pues bueno, ya hemos pasado tiempos peores, pero los niños... los niños no se merecen esto. Creo que el mayor todavía se acuerda de tí, pero para el pequeño, creo que papá es la foto que sale en la pantalla del ordenador cuando lo enciendo.

Sí, ya se que no es culpa nuestra. Hay ciertas situaciones de la vida en que no es fácil buscar culpables. Pero desde que te hicieron firmar el contrato por las 65 horas semanales, no te hemos visto por casa. Sales antes de que nosotros nos pongamos en pie y vuelves cuando hace rato que estamos dormidos. Y cuando me despierto por la noche para cambiarle el pañal al niño, no tengo corazón para sacarte del sueño, que sé que necesitas también y poder hablar...

El problema es que mi jefe me ha insinuado hoy también que cuando vuelva de la baja maternal, probablemente tenga que firmar voluntariamente esas 65 horas yo también, que si no, me atenga a las consecuencias... Y no sé qué vamos a hacer con los niños, tantas horas en la guardería es ilegal tenerles. Pagar a una persona para que los cuide podría ser la solución, pero en principio hay que hacer cuentas para ver si nos salen... y si no nos salen, tendré que pensar por donde me meto yo, porque ya sabes que con treinta años ya empiezas a ser demasiado mayor para las empresas... y mandarles con tus padres o los míos no me parece normal. Por más vueltas que le doy no le veo salida, claro, que ya me lo ha dicho el jefe, la culpa es mía, por permitirme el lujo de tener hijos...

Despiertame antes de irte mañana porque no nos queda otra que decidir rápido qué hacemos. Tienes las croquetas en el horno y si te quedas con hambre, hay restos de cocido del sábado en el congelador.

PS: Nuestro calendario parece que también ha notado los efectos de la crisis... el lunes que viene ha desaparecido:




Gracias Marsu, por la foto del calendario.

jueves, octubre 09, 2008

Otra oportunidad perdida...

Hoy han otorgado el Premio Nobel de Literatura...

Para mi gusto, hay un autor de literatura castellana que se merece el premio por una obra intensa, cargada de buena prosa y emoción... nunca he dejado de sentir la emoción que acompaña a los personajes en todas y cada una de las obras que he leído de su pluma...



En fin, una oportunidad perdida de homenajearle, maestro. Quede este pequeño homenaje como mínimo consuelo.

La foto la tomé prestada de la página del Instituto Cervantes.

lunes, octubre 06, 2008

My parents are freaks!!!

No, no los míos... Me refiero a lo que pueden llegar a deducir los Supernenes de nosotros cuando sobrepasen los siete años (que no se porqué, pero se considera la edad de la razón).

Comencemos por el principio. Alguna vez os he contado que en la Superfamilia no tenemos más que un oscuro secreto. Somos padres sanos, comemos y hacemos comer a nuestros retoños panes y pastas integrales, pescado y verdura. La televisión salió de nuestra casa en el día en que nosotros entramos en ella (hubo un momento en que aquello fue considerado algo raro, pero hoy en día ya no lo es tanto), no tenemos video consola, ni pensamos dejar caer a los Supernenes en la tentación de tenerla (aunque somos conscientes de que la lucha con los abuelos va a ser muy encarnizada y ya hemos empezado a orientarles subliminalmente hacia la Wii, que por lo menos les hará menearse). Vamos, que somos raros, raritos pero hasta ahora todas esas rarezas son todas "buenas" como dice mi Supermadre... ¿cuál es pues nuestro oscuro secreto, ese que va a marcar a nuestros hijos por los siglos de los siglos?: somos los dos, cada uno a su modo, unos frikis.

Superman y yo nos conocimos, aparte de intentando desentrañar los misterios de la vida y del gato de Schroedinger, pegándonos contra un montón de orcos, dragones, arpías, esfinges y otros villanos de la misma categoría, armados sólo con un puñado de dados (eso sí, de muchas formas y colores diferentes):



Somos probablemente de la primera o segunda generación de roleros que vió España y eso no ayuda para nada a que te miren con buenos ojos. Superman, que ha sido siempre Máster (y no de Universidad, ni del Universo precisamente) y miembro de la asociación de rol de la Facultad, tuvo que mantener la cabeza un poco agachadita durante un reparto de las becas Erasmus porque el tema en aquellos momentos no estaba muy bien visto.

Bien mirado, es incluso una ventaja el pertenecer a una comunidad de raritos cuando eres un adolescente. Ayuda a enfrentarte a según qué debates cuando eres más mayor con una cierta relajación mental. Por más que insistas en el tema de que el rol es un ejercicio mental apasionante, una especie de teatro en vivo en el que tú eres a la vez que actor, co-guionista de tu personaje y que la mayoría de las personas que jugaban conmigo y muchos que siguen jugando son ahora padres de familia estupendos sin ningún tipo de traba mental, siempre hay alguien que te vuelve sobre el tema de los cuatro pirados que eligieron retratar su locura jugando a eso. No hay caso, yo creo que soy normal pero siempre me vuelven al argumento de que para hacer cierto tipo de cosas hay que estar un poco pirado... Por supuesto con estos argumentos, el debate aburre. Ni qué decir tiene que a mí lo que me pone es matar orcos, no personas...

Pero sí que me interesa la mente de los asesinos, los hechos que acompañan al crímen, los llamados "crímenes reales". Superman se refiere a mi pequeña afición particular como "la vena morbosa" y viene desde que aprendí a leer y pillaba por banda "El Caso" que compraba mi Superabuela todas las semanas. Creo que todos los niños han pasado por esa fase en que quieren ser artistas o astronautas. Yo, con catorce años, quería ser forense, mucho antes de que aparecieran en pantalla las glamurosas chavalas del CSI.



Pero como en España para eso, en aquel entonces había que estudiar Medicina y no podía soportar la idea de enfrentarme a un paciente vivo, la idea pasó a donde van esas cosas que nunca harás en tu vida... con el tiempo he tenido la oportunidad de trabajar como "forense" en una fábrica (me traían las pruebas y un producto muerto y con eso, tenía que encontrar al culpable) y he de decir que es el trabajo en el que más he disfrutado en toda mi vida. El día en que en la UNED oferten la Criminología como opción, seré la primera en apuntarme, aunque sea abuela.

Y la cosa no acaba aquí... Superman es un fan del GTA, una serie de juegos de ordenador en la que interpretas a un personaje de los bajos fondos que roba, mata, machaca y extorsiona con todo tipo de accesorios, algo así como la Barbie, pero a lo bruto:



Muchas veces hemos jugado esta saga delante de los Supernenes (digo jugamos porque él lleva los mandos, pero yo plancho al lado y me ocupo de la estrategia), aunque por supuesto, evitamos las partes más escabrosas. Para Supergirl hubo incluso un tiempo en que el GTA era el "coche pum-pum", en alusión a la frecuencia con que los coches estallaban en pedazos en el juego.

Y no sé qué será de los Supernenes, que normalmente van a tender a rebelarse contra todo aquello que hemos hecho sus padres cuando éramos jóvenes... ¿me encontraré en un futuro siendo madre de dos personas convencionales hasta el absurdo? Cuando veo a Supergirl esconder la cabeza bajo mi ala aterrada cuando ve una película de Walt Disney a veces lo pienso... pero luego esa misma dulce niña aparece a mi lado a veces en plena matanza de "Sacred" y jalea... "mátalos, mami, mátalos".



Un día le pregunté que como teniendo miedo hasta de su sombra, aquello no le parecía aterrador y me miró a los ojos con esa actitud que tiene a veces cuando se da cuenta de algo que yo todavía no he comprendido: "mamá... es sólo un juego". Ella parece que ha entendido aquello que muchos mayores no terminan de comprender.

Las fotos son todas de Wikipedia o de las páginas web originales de los juegos

(Ir)Responsable también de esto...