Datos personales

Mi foto
Sigo instalada en los "taitantos" y los abuelos siguen a hacer puñetas de aqui... Pero al menos el marido parece haber sentado el trasero, duermo algo por las noches y mi carrera laboral empieza a parecerse a algo. Lo que sigue siendo interesante es mi red de apoyo variopinta, internacional y virtual y las aventuras de la Superfamilia espero... Pasa y acomodate.

martes, abril 23, 2013

El día del libro

No sé si llegaré alguna vez a ser una persona útil. Rectifico: hoy es el día del libro y debido a este tema acabo de darme cuenta de que soy una vaga de siete suelas. No soy una persona que se sienta realizada con el trabajo. No tengo ningún problema para reconocer que yo trabajo para comer y punto. Si hubiera tenido la suerte de nacer en la época en que se podía vivir de las rentas y hubiera sido una de esas afortunadas rentistas, no hubiera tenido la más mínima dificultad en cubrir las horas del día sin ser para nada productiva.

Sé que hay personas que no pueden con ello (mi SM mismo como ejemplo). Pero yo podría haber dedicado toda mi vida únicamente a leer libros. Creo que ya os he comentado alguna vez cuál es mi idea del Paraíso. Y si la reencarnación existe, estoy segura de que en algún punto he sido gusano o ratón (eso sí, de biblioteca).

Lio54_Diadellibroencasa

Mantengo viva la tradición del libro en casa por estas fechas. Los libros son los mejores compañeros: ayudan a sobrellevar penas, son un lugar donde refugiarte cuando las cosas alrededor no van como deberían, te ayudan a hacer los largos viajes que nunca harás por cuestiones monetarias y ecológicas y son los únicos elementos conocidos que desafían las leyes elementales de la Física (te llevan a través del tiempo y el espacio a velocidades superiores a las de la luz).

Llevo una temporada intentando concentrarme en una línea de un poema muy bonita que me he autoregalado por mi cumpleaños... "count thy blessings, not thy years" (que viene a ser como "cuenta tus bendiciones y no tus años"). Yo he sido agraciada con haber navegado de incógnito en el "Ulises" (gracias Ana María); mis paperas las hicieron más llevaderas los mismísimos "Tigres de Mompracen" y el amor por la ciencia se me despertó en un "viaje al centro de la Tierra" (mil gracias Julio, a lo mejor sin tí habría terminado por ceder a las presiones maternas y hacerme notario). Un señor que estaba de guasa me enseñó que la Física podía ser rigurosa y divertida a la vez (thanks, Mr. Feymann) y si soy capaz de superar el miedo atroz que me provoca la muerte es porque Francisco de Quevedo me ofrece el consuelo de que al menos seré polvo enamorado...

¿Hay algo en esta vida mejor, más bueno que el placer de leer? Puede que únicamente el ver que los Supernenes están heredando ese mismo hábito.

2 comentarios:

Matapollos dijo...

Te comprendo Sw. Esto de haber nacido para rica y no serlo es una verdadera desgracia.
Cada día tengo que levantarme y mentalizarme de que estoy en este mundo para ejercer de figurante. Puagg

Paula Martínez dijo...

Suscribo una a una tus palabras. A mí, fíjate, no me importaría "vivir del cuento"

Felices lecturas.

(Ir)Responsable también de esto...