Datos personales

Mi foto
Sigo instalada en los "taitantos" y los abuelos siguen a hacer puñetas de aqui... Pero al menos el marido parece haber sentado el trasero, duermo algo por las noches y mi carrera laboral empieza a parecerse a algo. Lo que sigue siendo interesante es mi red de apoyo variopinta, internacional y virtual y las aventuras de la Superfamilia espero... Pasa y acomodate.

lunes, febrero 18, 2013

Los llevacontrarias

Empecemos porque llevo una semana de muy mala uva con los Supernenes.

No tengo un motivo particular para encontrarme en este estado. Sólo pequeñas cosas que se van acumulando: alguien ha echado colonia en mi cepillo de dientes, así que llevo desde anoche escupiendo colonia (que es mucho más basto que mearla) y la mala uva se me aumenta en cuanto me vuelve el regustillo. Por supuesto, nadie ha sido, en mi casa habitan los duendes.

Sigamos porque la Superabuela está de visita y escuchamos más a menudo lo díscolos que son los dos. Y que además muchas veces le tengo que reconocer que lleva razón.

Y terminemos porque me siento como si luchara contra la clase política en pleno: los Supernenes tienen respuesta y explicación para absolutamente todo. Ellos nunca son culpables, ellos nunca dimiten. Pongamos como ejemplo estas vacaciones. SB ha dormido en nuestro cuarto de hotel y a las siete de la mañana compruebo con estupor que le falta medio pijama. Cuando pregunto que donde rayos ha metido la camiseta que falta me dice que no sabe, que se acostó sin ella. Yo lo pongo en duda: exactamente igual que me he dado cuenta de que el emperador va hoy desnudo, me hubiera percatado el día anterior. Entonces usa el socorrido as de la manga que le suele liberar de todos los problemas: que no se acuerda... Irónica yo, se me ocurre poner en duda que alguien no pueda acordarse de hacer un strip-tease. Y escucho al niño con una voz cargada de razón argumentarme, "ay mamá, es que la noche es muy larga".

Llevo todo el fin de semana imaginándome las múltiples dimensiones que puede llegar a alcanzar una frase así en la adolescencia ("no me acuerdo de quien es esta chica, mamá, la noche es larga"). Y reprochándome a mi misma (y a SM) el no poder contener la risa en semejantes circunstancias. Y dando gracias, porque SG también tiene su larga lista de sloganes propios, de que la hermana dormía en otro cuarto y no escuchó la idea para copiarla.

Y lo que me preocupa es que con la edad, dejar libertad a mis hijos se vuelve cada vez mas complicado. ¿Dónde ponemos los limites? ¿Hasta que punto es normal esa rebeldía constante, ese "yo soy el que tengo razón y todos los demás vivís equivocados"? ¿Son todos iguales, queridos amigos, o solamente los míos presentan semejante perfil patológico?  

El problema es que soy una madre medio ausente y por mucho que haya estudios y contraestudios que indican que esta situación (como todo en la vida) tiene también pros para los niños (a la vista esta que salen muy resueltos), siempre creo que si les pudiera dedicar más tiempo, las cosas serian de otra manera.

PS: El sentimiento de culpa no lo mejora el hecho de que esta noche me vuelvo a tener que marchar:

MMEEBS1_01_Corregida

10 comentarios:

Maite dijo...

Ya siento el comentario frívolo, pero cómo nos está sirviendo el curso para poner fotos, jejeje.

No sé qué decirte, la verdad... no creo que tus hijos tengan un comportamiento patológico, pero es verdad que a los padres nos toca las narices que tengan excusas para todo y no sepan mirarse hacia adentro. No se nace enseñado y requerirán de mil y una oportunidades para aprender.

Me han pasado otra guía (será por guías, jejejejjeje) sobre inteligencia emocional en infancia y adolescencia. Ni la he hojeado, pero me ha llegado por buena fuente.

(me parto con lo de la colonia... probablemente fue un accidente que no han sabido afrontar uno de los dos)

Anónimo dijo...

Bueno, yo estoy casi tooodo el tiempo con ellos, y son igual de rebeldes, se la pasan fajándose entre ellos para ver quién llama más la atención, y si me descuido me echan colonia en el cepillo jejjejee solo que no se les ha ocurrido.
Un besote!
G.

SuperWoman dijo...

Pasamela Maite, necesito consejo...

Lo de los productos de banyo merece mencion aparte, lo han probado/lo he experimentado todo: champu como fijador, maquillaje por toda la cocina (SG se sintio creativa), pasta de dientes en el banyo (SB uso el tubo como espada laser)... Y la colonia, se banyan en colonia los dos, Jeysus si no parecen hijos mios...
Un supersaludo

Manuel Márquez Chapresto dijo...

Hola, Super, buenas tardes; bastante tiempo, vaya que sí, y no tengo ninguna excusa tan buena como la de tus superpeques, así que ni lo intento... En fin, qué quieres que te diga; supongo que igual que la obligación moral del preso es la de intentar evadirse, la de los críos es la de sacudirse la mosca de encima siempre y bajo cualquier circunstancia (es, al menos, lo que suele hacer el mío, por otro lado; ya sabes, lo del mal de muchos, y tal y tal...). Yo me limito a indicarle que ese cuento se le acabará algún día, así que él mismo. No es algo que le haga cambiar de actitud, pero me imagino que, poco a poco, le irá calando y lo que sí tengo claro es que alguna vez lo pone a cavilar. Pero despacito, eso sí...

Un abrazo y hasta pronto.

Manuel Márquez Chapresto dijo...

Ah, y a ver si me paso con algo más de frecuencia (o, al menos, lo intento...).

Ciudadana C dijo...

Pues tus hijos tienen suerte de tener unos padres que les permiten ser resueltos, creativos, juguetones... los niños, son niños SW y tú les estás dando la oportunidad de ser ellos mismos y tener una personalidad propia y marcada... Sinceramente, no creo que no tengan límites. Vosotros sois su referente y seguro que os respetan, todo lo demás, son pequeñeces (por muy tremendo que lo veas) comparado con el gran regalo que les estáis dando: autonomía y personalidad.

SuperWoman dijo...

Manuel, siempre eres bienvenido en esta casa y siempre es una alegria verte... Si te sirve de consuelo, no he notado tu ausencia porque yo me encontraba mas ausente todavia...
Ay Ciudadanita mia, me consuelo pensando que es asi, pero luego veo que los dos se dejan llevar con una facilidad pasmosa por cualquier viento que llegue de la calle... En fin, que las deidades te escuchen y resulte ser verdad.
Un supersaludo

PMM dijo...

No te preguntes dónde poner los límites. esa es una pregunta muy difícil de responder. Yo sigo sin saberlo, y Alba ya va por los 17. Pero sí felicítate por saber que hay que poner esos límites.
Eso sí, si te consuela en algo, sigo teniendo complejo de "madrastrona" y una parte del sentimiento de culpa por no poder dedicarles todo el tiempo posible sigue estando ahí. Bicos

mamisepa dijo...

uy chica, si vieras mi mayor (7 añitos) cómo apunta maneras... Que si mamá vete que ya cuido yo a la peque y no te preocupes que no va a pasar nada, que mamá es que tú no te enteras de nada!!! (las 2 riéndose a dúo); que mamá, no seas pesadaaaa, que yaaa vooooyyyy... Y no tiene nada que ver con ser madre ausente, porque yo me considero una madre PLASTA (y lo pongo en mayúsculas de lo pesada que llego a ser y siempre estoy con ellas). Deben ser cosas de la edad.
Un saludo.

SuperWoman dijo...

Supongo que es cosa de la edad, pero como dice Pilar, el complejo de madrastrona (aquí "madre cuervo") no nos lo quita nadie. Hoy he superado esta entrada con creces... cuando termine de beber tila os lo cuento.
Un supersaludo

(Ir)Responsable también de esto...