Datos personales

Mi foto
Sigo instalada en los "taitantos" y los abuelos siguen a hacer puñetas de aqui... Pero al menos el marido parece haber sentado el trasero, duermo algo por las noches y mi carrera laboral empieza a parecerse a algo. Lo que sigue siendo interesante es mi red de apoyo variopinta, internacional y virtual y las aventuras de la Superfamilia espero... Pasa y acomodate.

jueves, octubre 21, 2010

Estas máquinas tan malvadas...

Lo siento, pero voy a darle a algunos una mala noticia...
* no, el Power Point no nos está volviendo tontos,
* ni Zuckerberg es el mismo diablo en persona,
* ni siquiera es cierto eso de que el ordenador nos tenga manía...

Las máquinas y los programas son eso, máquinas... todavía los controlamos. Y nada me parece más tonto que culparlas de lo que no dejan de ser nuestros propios fallos y carencias.

A mí, particularmente, siempre me han gustado las máquinas de Goldberg:

7 comentarios:

Anatema dijo...

Me encanta el video, ya lo conocía de hecho creo que hice una entrada en el blog hace tiempo, aunque no recuerdo bien si solo pensé hacerla XDDDD. Pero es muy original. :)

Titajú dijo...

Yo sólo odio dos máquinas, la thermomix es una, y la otra es el coche. Bueno, en realidad no odio el coche, sino conducir.

Rose Holiday dijo...

Yo odio las máquinas especialmente cuando funcionan mal...
y el coche,también.

Clares dijo...

A mí me encantan las máquinas. Cobré afición a ellas con la lectura del TBO, en mi más tierna infancia. Todos los inventos del TBO eran máquinas de Goldberg. Complicadas maquinarias para comerse un huevo duro, por ejemplo, o para ponerse una camisa, y cosas así. Reconozco mi fascinación por las máquinas en general, como no sean máquinas de guerra. Y de los pequeños electrodomésticos, ni te cuento. Son mi pasión.

Paula dijo...

¡Qué vídeo tan chulo! No lo conocía.
En cuanto al coche... ¿de verdad lo odiáis? Yo personalmente, lo que odio son los atascos, y las prisas, y que me pite el de detrás, o que de delante haga una maniobra inesperada sin señalizar...
Pero conducir sola por una carretera, sin prisa, con buena música en la radio... eso es uno de los mayores placeres que ha inventado el ser humano.

Titajú dijo...

De verdad de la buena: odio conducir. De noche, de día, con gente o sin ella.

Ciudadana Coja dijo...

Que no Sw que nooooooo, que las máquinas tienen vida propia :S
Que el ordenador se reinicia juuuuusto cuando no he guardado el documento que llevaba tanto tiempo hacerlo. Creeme :D
Me ha encantado el vídeo. De menos a más, hasta creí que acabarían haciendo algo tipo "causa-efecto" con el propio globo terráqueo, pero no, se quedó en la pintura nada más.
Un beso :-* (eso sí, si no se borra antes el comentario por arte de magia ...jeje)

(Ir)Responsable también de esto...