Datos personales

Mi foto
Sigo instalada en los "taitantos" y los abuelos siguen a hacer puñetas de aqui... Pero al menos el marido parece haber sentado el trasero, duermo algo por las noches y mi carrera laboral empieza a parecerse a algo. Lo que sigue siendo interesante es mi red de apoyo variopinta, internacional y virtual y las aventuras de la Superfamilia espero... Pasa y acomodate.

domingo, mayo 03, 2009

Dos años sin Maddie

Aunque realmente parecen más... Como madre de dos niños muy pequeños y persona interesada en el mundo del crimen real, este caso me tocó la fibra desde el principio. Y hoy me sigue dando muchas cosas que pensar, quizá porque en unos días yo también estaré con mis hijos de vacaciones en un hotel parecido a en el que ocurrieron los hechos. Y a todos los padres nos aterra que algo parecido nos pueda ocurrir. Repasemos la jugada por si alguno no sabe todavía (que lo dudo) de qué hablo...

Una familia británica de vacaciones en Portugal: padres médicos, gente de posición acomodada y tres niños, dos de ellos gemelos. La mayor, Madeleine, desaparece una noche sin dejar rastro. Presumiblemente, se dice al principio, secuestrada de la habitación del hotel donde dormía. Más tarde, la investigación policial apunta a los padres como sospechosos. Hace un año, el caso se archiva por falta de pruebas. Lo que era en principio un caso policial, se convertía poco a poco en un circo mediático en el que dos países se tiraban los trastos a la cabeza, sin importar demasiado el destino de la pobre niña pequeña que pillaban de por medio.

Lo único cierto es que si sigue viva (cosa que personalmente dudo mucho), dentro de poco cumpliría seis años. Los padres y los medios de comunicación están sacando una serie de retratos en los que los dos años de diferencia se tienen en cuenta. El que los padres acaban de desvelar me parece bastante mal hecho. En el retrato actualizado no se puede reconocer a la niña que desapareció y creo que a esas edades, aunque hay cambio, no es tan grande como para que se note tanto. Ayer estuve mirando fotos de mi hija, hace dos años y ahora, para tratar de confirmar esta impresión. E intentaba imaginarme cómo hubieran sido estos dos últimos años sin SG, sin poder acercarme a su cama cada noche para darle un beso, sin saber que estaba bien, protegida, feliz, segura, tranquila... Seguramente eso es el infierno.



Yo aún no sé qué que pensar de toda esta historia. Por una parte, la actuación de la PJ, la Policia Judicial portuguesa, me parece del todo correcta, dentro de los medios y la situación que se daba en aquellos momentos. Hay críticos que preguntan porqué se tardó tanto en aislar el cuarto en busca de pruebas (cuando por la habitación había pasado más gente que por el Retiro un día de fiesta). Tampoco entiendo las críticas, desde el Reino Unido principalmente, a que se considere a los padres y a su círculo como sospechosos. Estadísticamente es muy poco probable que un extraño se lleve a una criatura y normalmente suelen ser "crímenes de oportunidad" (es decir, los niños se encuentran con su captor por motivos circunstanciales). Los raptos deliberados, aunque son muy pocos, nos dan mucho más miedo por eso, por ser arbitrarios. Creo también que se ha hecho bien en archivar el caso, si realmente las pruebas que hay no son concluyentes, o no dan para arañar más el tema.

De todas maneras, una de las personas más cercanas a la investigación, el ex-jefe del equipo que la dirigía, no tiene una opinión muy favorable de la hipótesis del secuestro:



Este es otro documental en el que se examinan los hechos, desde otro punto de vista más favorable al secuestro:



La fama mediática de los padres de la niña es otro cantar. Yo, a título personal, no puedo creer que personas normales sean capaces de montar la que han montado si estuvieran los dos implicados en el asunto. Pero sí creo (también del mismo modo, es una impresión propia) que no han sido del todo sinceros en su relación con la policía portuguesa (conste que no estoy diciendo que sea deliberadamente, tratando de ocultar su culpabilidad en el asunto... hay muchos caminos que te pueden llevar a la mentira: miedo a que te quiten a tus hijos, sentimiento de culpa por haberles dejado solos, negación de una realidad que me molesta...). Lo cierto es que me dejó bastante atónita la cantidad de gente que defendía la actuación de estos padres dejando a tres niños menores de cinco años solos en una habitación de hotel por un tiempo tan largo (y os juro que no soy de esas madres que no pueden perder a sus hijos de vista por cinco minutos, pero yo con dos niños de esa edad, salía al sprint a tirar las basuras al patio, lo que me podía llevar todo lo más cinco minutos, por miedo a que en ese corto espacio de tiempo uno se me despertara y se montase un cirio capuchino). Y no, no es diferencia de culturas porque muchos amigos irlandeses comparten mi asombro. Pero tampoco puedo comprender otro tipo de críticas que tienen que sufrir estos dos señores sobre si son o no son suficientemente emotivos en público, o sobre si ella se quejaba en su diario de que la niña agotaba su energía (tres niños en menos de tres años... yo a ratos rezo por presentar a Herodes a los Supernenes, y son dos y algo más mayorcitos... del primer año con los dos juntos recuerdo ciertos momentos con una mezcla de horror y la bendita amnesia que borra nuestros peores momentos de la memoria... Desengañémonos, hasta las madres más benditas y pacientes que conozco, tienen tardes de gloria, en las que leer y criticar sus diarios sería deshonesto).

Dentro de un par de días está programado el estreno de un documental producido en cooperación con la familia y en cuanto esté disponible, pondré aquí el enlace para que se oigan los dos lados de la historia.

Actualizado: el documental de los padres.

12 comentarios:

Titajú dijo...

Yo no creo que hayan sido los padres.
Veamos, sé positivamente que hay momentos en esta vida en los que un padre mataría a su hijo, pero no creo que montasen después semejante circo.
Creo que alguien se la llevó, y creo que está muerta.
Y en lo de dejar solos a los niños, he conocido montones de gente de diversas nacionalidades que lo hace.
Yo soy incapaz. Mi hija mayor, de ocho años y medio, se queda ahora sola en casa mientras me acerco a recoger a la otra al colegio, si,por causalidad está enferma (el colegio está enfrente de casa, a siete minutos), y nada más.
Y voy con el corazón en un puño.

Rose dijo...

Como dices sería el infierno perder a un hijo en esas circunstancias,sin saber si está vivo o muerto,o tan sólo si está seguro,protegido.
Yo tengo una niña de 4 años,me cuesta muchísimo -cada vez más-irme de gira y no verla en cinco o seis dias,me entra una angustia que sólo calmo cuando escucho su voz y veo que está bien.
No seguí al dedillo el caso de Maddie principalmente porque no veo demasiado la tele,no leo según que noticias del periódico y además me resultaba terriblemente doloroso ver en qué se estaba convirtiendo la historia...no puedo juzgar a los padres pero desde luego en lo poco que ví me sorprendió su frialdad ante las cámaras.
Yo desde luego a día de hoy no estaría muy bien de la cabeza,o quizás no sé si estaría....para nada.
Un besote.

Anónimo dijo...

juer, me ha sorprendido eso de aficionada al crimen real, que miedo, jeje.

bonito el cambio de imagen
maite

Clares dijo...

Es un caso verdaderamente terrible y con unas circunstancias completamente fuera de lo habitual. Daría lo que fuera por conocer la verdad, pero ya sabemos que la inmensa mayoría de los crímenes y fechorías quedan sin desvelar y, por tanto, impunes. Sería verdaderamente extraño que los padres fueran culpables, pero nada se puede descartar, como por ejemplo, una muerte accidental que se quiso ocultar por la razón que fuera.
También estoy de acuerdo en que esa foto no está bien, no creo que esa sea la evolución natural de una niña.
Sinceramente, no puedo soportar la idea de que algo así pudiera ocurrirme a mí, me da como un ataque mental, por el cual tengo que alejar ese pensamiento a toda prisa. Un horror.

Anónimo dijo...

aún no sé qué pensar, de verdad. La situación, sólo de imaginármela, me pone enferma. Como madre histérica, hace poco buscaba a G, a grito pelado, entre un mar de criaturas. El pobre niño, responsable y preocupado, a veces es demasiado mayor, me tiraba del pantalón diciéndome "mamá, estoy aquí!". Le pedí perdón por perder los papeles. Su hermano será otro cantar!
Petonets, Sardi

PMM dijo...

Este caso es espeluznante, como otros de niños desaparecidos, pero además por todo eso que tú has dicho, especialmente mediático. Yo "perdí" a mi hija y lo entrecomillo, porque en realidad no estaba perdida, durante tres cuartos de hora, y creí enloquecer. No sé que me hubiera pasado si se hubiera perdido de verdad.

E. dijo...

Yo creo que me volvería loca si me pasara algo así. No imagino nada más cercano al infierno. Tampoco tengo nada claro lo que sucedió, pero los padres no me dan buena espina... su actuación me parece rara. Pero claro, vete tú a saber...

Manuel Márquez dijo...

Felicidades, compa Superwoman, por la exposición tan clara, concreta y bien sintetizada que haces de todo el asunto (tiene su muchísimo mérito, habida cuenta las toneladas de tinta y saliva que se han vertido a su alrededor y con motivo de él...). Yo no tengo ninguna opinión formada sobre la cuestión, más allá de que el circo mediático montado -y sálvese quien pueda en lo que a su responsabilidad personal pueda atañer, por acción u omisión...- creo que no ha sido nada bueno para la resolución del asunto. Y sobre el papel de unos y otros (sobre todo, de los padres, que, posiblemente, es lo que más puede sorprender), tampoco sé, supongo que es complicado enjuiciar actitudes y actuaciones de alguien sometido a tan brutal presión. Y no quisiera, por nada del mundo, y como es bien lógico, probarlo algún día en carne propia. Por último, y en cuanto a apunte chungo, me parece que lo de la foto "en proyección de edad" no es más que un chiste macabro: la chiquilla parece una Paris Hilton de pacotilla. Aunque quizá sea bastante significativo de cómo se ha movido todo lo que se ha movido...

Un fuerte abrazo y buena semana.

Thera dijo...

Un horror y lo más triste la pobre víctima, pobre niña. Todo lo demás, quién sabe lo que pasó, nada claro y todo posible...

Superwoman dijo...

Hombre, lo del interés por el crimen real significa que me gustan mucho las investigaciones policiacas, maite, tienen mucho de ciencia en ellas...

Y la foto, es la mejor de todas las reconstrucciones que han hecho, en la otra, Manuel, parece un extra en la zona de los elfos del Señor de los Anillos...

Un supersaludo

Anónimo dijo...

Este caso me toco la fibra sensible, como a todos. En mi caso hay ciertas similitudes, tenemos tres hijos, uno de 3 años y dos mellizos niño y niña de 19 meses. Tenemos también una buena posición, dos ingenieros, el caso es que me sentí identificada en ciertos aspectos.
No entiendo como pudieron dejar solos a tres niños tan pequeños tanto tiempo. Pero eso no justifica lo que les pasó.
Si os puedo decir que entiendo a la madre, tener tres niños tan pequeños es agotador, no me ha pasado nada mejor en mi vida, pero hay días que no puedes ni contigo misma. Me parece tremendamente injusto que se le haya criticado por eso.

Un fuerte abrazo a Madeleine donde quiera que este, y a sus dos hermanos, todo mi cariño para ellos.

Cristina dijo...

Yo tampoco seguí el caso demasiado, pero creo recordar que se comentó que medicaban a los niños antes de dejarlos solitos.
No sé si al final era cierto o no, pero cuando lo dijeron me sorprendió que no los metieran en la cárcel diréctamente. Dejar a los niños pequeños tanto tiempo solos, y medicados para que duerman toda la noche!!
No me extrañaría que se les hubiese ido la mano y que todo sea un montaje para encubrirlo.

(Ir)Responsable también de esto...