Datos personales

Mi foto
Sigo instalada en los "taitantos" y los abuelos siguen a hacer puñetas de aqui... Pero al menos el marido parece haber sentado el trasero, duermo algo por las noches y mi carrera laboral empieza a parecerse a algo. Lo que sigue siendo interesante es mi red de apoyo variopinta, internacional y virtual y las aventuras de la Superfamilia espero... Pasa y acomodate.

jueves, septiembre 04, 2008

Hockey mom



Pues hoy voy a hablar de Sarah Palin, la mujer candidata a la vicepresidencia de los EEUU. Aunque nuestros posicionamientos políticos no pueden ser más alejados, siento una especie de simpatía hacia ella por ser madre y por tener los mismos quebraderos de cabeza que tenemos todas las madres de este universo. Personalmente me ha parecido rastrero el uso político que se ha intentado hacer del embarazo de su hija de 17 años. Y me sorprende todavía más la cantidad de gente que se atreve a juzgar el tema, a dar su opinión sobre si la educación de esta chica debería haber sido distinta. ¿Será gente sin hijos? ¿O los tendrán y esos hijos serán perfectos? Yo es que particularmente con una tormenta tropical y un tornado en mi propia casa, no tengo tiempo, ni ganas de mirar como anda el clima en el patio de los vecinos... no vaya a ser que aquí salgamos volando. En fin, que siempre que leo estas cosas, me acuerdo de aquella frase de John Wilmot:

Antes de casarme, tenía seis teorías sobre como educar niños; ahora tengo seis hijos y ninguna teoría.


Así que por favor, que nadie se tome lo que viene a continuación como una crítica contra la señora Palin porque no pretende serlo. Simplemente me causa sorpresa que se haya definido a sí misma como una "hockey mom" (en EEUU, las soccer moms son las típicas amas de casa que acompañan a sus hijos a los entrenamientos de rugby). Siempre que leo estas cosas me quedo pensando... ¿de verdad se puede ser gobernadora de un estado o ejecutiva agresiva y además la madre perfecta y siempre disponible de cinco hijos? A lo mejor estas personas tienen más capacidad (o menos sueño) que yo, pero me sigue escamando semejante declaración y más me parece un efecto publicitario que una realidad.

No, no estoy diciendo que las madres que trabajan hagan algo mal. Tengo la suerte de ser hija de una Supermadre que también fue Superwoman y madre de tres hijos en sus tiempos mozos. Y a pesar de tener más de diez horas entre trabajo y desplazamiento, siempre teníamos la sensación de que estaba ahí. Volvía a casa y en lugar de dedicar un tiempo para ella, hablaba con nosotros, repasaba los deberes, nos ayudaba a preparar las cosas del día siguiente... pero a las clases particulares, a los entrenamientos deportivos... a esos teníamos que ir solos, por supuesto. Cada cuál se lo tomaba con una filosofía diferente. Mi Superhermano quería que dejase de trabajar y estuviera siempre allí. Para mí era un orgullo que mi madre trabajase (creed que no puedo haber tenido mejor modelo femenino enfrente).

Superman y yo (tanto monta) creo que no luchamos por ser "soccer parents". También somos de los afortunados que hasta ahora hemos trabajado en proyectos en los que creíamos y que nos han llenado a nivel personal. Si que nos preocupa pasar el mayor tiempo posible con nuestros Supernenes, pero creo que desde el momento en que te comprometes con un trabajo, estás haciendo de él parte de tu vida y sabes que hay cosas a las que vas a tener que renunciar. Aquí me quedo, buscando como siempre mantener en el aire las cuatro pelotas con que hago malabarismos en mi vida.

La foto es de la Agencia Reuters (tomada de 20 minutos).

9 comentarios:

Melisa dijo...

No conocía la cita. Me parece genial. Me la apunto :)

Miriam G. dijo...

Yo renuncié a mi carrera profesional sin pestañear. Y sí, soy una madre de esas que se sienta en la grada a ver como su hija nada o juega al tenis (escucho mientras radio 3 no sé si eso resta puntos) y bien orgullosa que estoy. Trabajo por las mañanas en algo que más que gustarme me entretiene. No tengo plan de carrera, ni ninguna meta profesional, no me voy a forrar y desde luego no voy a hacer carrera política. Estoy donde quiero estar, una elección consciente.

Un beso, Miriam G.

Superwoman dijo...

Melisa, la primera vez que la escuché estaba embarazada y aún no la comprendía del todo; la "sabiduría" me ha ido llegando con el tiempo...

Venga Miriam, que tú eres lo más alejado de una "soccer mom" que se me ocurre, con ese glamour. Pero tú misma me das la razón: renunciaste a cosas, igual que las he renunciado yo para quedarme en casa con los Supernenes hasta hace un año (y ahora si quiero volver a coger el tren, tengo que volver a renunciar a otras... te juro que el día que pille algo como lo tuyo, a media jornada, me voy a Málaga con toda la Superfamilia a celebrarlo con el primer sueldo)

yvi dijo...

Sigo pensando que tenemos una crisis en ciernes. La sociedad se preocupa del aspecto productivo, pero no del reproductivo, que queda a los instintos del personal... pero unfortunately, no creo en esos instintos, así que o encontramos una salida -hacia delante, please, no hacia atrás, o nos extinguiremos. Noema abogaría por la segunda opción. Yo soy un romántico incurable, así que x la primera ;)

Miriam G. dijo...

Me equivoqué de verbo, no renuncié, sino que rechacé, vamos que no me petecía mandar mogollón y ganar mogollón... Eso esta bien para antes de los 30, no para después...

Alice dijo...

Ay, yo también soy romántica, o creía serlo, pero sin embargo apuesto más por la extinción de la especie (será que estoy en fase negativa), visto lo visto, es lo mejor para el planeta.

Superwoman dijo...

Alice yo no lo veo tan negro, si no hace falta tanto... como dice Yvi, el instinto de reproducirnos como chinches está ahí. Basta simplemente conque nos lo pongan todo un poco más fácil... Hombre, no voy a poner a las demás madres los dientes largos con las condiciones de Alemania, pero cuando yo llegué eran la mitad de buenas y aún así, infinitamente mejores que en España... si dejaramos de ver lo de tener hijos igual que el capricho del que se compra una tortuga exótica...

Miriam, creo que no van por ahí los tiros... por mucho que acompañes a tu hija por las tardes, por mucho que bajes tu ritmo de trabajo, en el momento en que decides trabajar, renuncias a quedarte en casa y ser la típica "soccer mom". Tienes que buscar alguien que te ayude si los niños se ponen malos, tienes que buscar alguien que te vaya a hacer las colas de secretaría en el colegio (que son en horario laboral)... estoy completamente de acuerdo conque es una elección consciente y no me quejo de ello, pero lo que me parece una lástima es que nos pretendan vender que de verdad se puede tener todo... no es cierto, se puede compaginar mucho, pero todo no.

Un supersaludo

Isabel Peralta dijo...

Ni tengo, ni me lo pide el cuerpo, ni siento que me falten (los hijos). He tomado la opción fácil y egoísta, lo sé. Pero me encanta ver que la buena gente os reproducís y perpetuáis vuestros buenos genes. Me hace ilusión ver que mis amigas andan con barriguita, y felices. Y admiro a unas cuantas Super y Wonder women que tengo por aquí, ellas lo saben. No me canso de repetírselo, cuando las veo hacer malabares con el continuo espacio-tiempo para acomodar todo lo que han de hacer.

Aunque...es cierto, no puedo entenderlo, no tengo bichitos de estos (mini-adultos)...pero ¿es normal y sano no tener más tema de conversación que las criaturas, y ninguna actividad social más allá que las de acompañarlos al hockey/baloncesto/ballet,etc? A algunas conocidas mías les ha pasado eso, y la sensación desde fuera, y desde mi poco informado punto de vista es que es algo así como si renunciaran a su vida. Se cierran en banda a cualquier cosa con la frase "es que ahora, con el nene ya no..." Lo contrasto con esas otras, las Wonder y Super Woman que sí continúan haciendo cosas de su época pre-madre: incluso trabajando, te pueden comentar algo sobre algún libro que han leído, o simplemente las noticias de la tele. O hacer punto, o tiro al plato, o tener un blog...no sé, cada una lo que le guste...claro que estas suelen tener un Wonder Man al lado, que comparte cargas...y de tanto en tanto eso les posibilita tener alguna hora libre para ellas. Bueno, no sé, es complicado. Y yo una ignorante, en fin.

Me has vuelto a hacer pensar, Superwoman ;)

Superwoman dijo...

Me recuerda, Isabel, a una conversación que tuvimos hace tiempo Yvi y yo sobre el tema: él tenía intención de escribir que el sistema tradicional de sociedad (asignandole el rol exclusivo de madre) acaba con la posibilidad de educación y el desarrollo personal en la mujer, pero lo que terminó escribiendo fue que la maternidad era la que hacía todo eso... En fin, al final yo me quedé con la copla de que depende de la actitud y aptitud intelectual que tuviera la madre antes del parto. Cuando nacieron los Supernenes, no he disminuido mi capacidad intelectual... eso sí, la he orientado hacia otros lados. Yo antes leía libros divulgativos de física y matemáticas y ahora leo libros divulgativos sobre desarrollo del bebé y bilinguismo. Y sí, tener tiempo ayuda, pero las más de las veces, lo sacas de donde no lo hay.
Un supersaludo

(Ir)Responsable también de esto...