Datos personales

Mi foto
Sigo instalada en los "taitantos" y los abuelos siguen a hacer puñetas de aqui... Pero al menos el marido parece haber sentado el trasero, duermo algo por las noches y mi carrera laboral empieza a parecerse a algo. Lo que sigue siendo interesante es mi red de apoyo variopinta, internacional y virtual y las aventuras de la Superfamilia espero... Pasa y acomodate.

martes, septiembre 16, 2008

El parto es nuestro

Nota: Sí, el título de este post está sacado de aquí. Sí, soy socia de Epen desde finales del 2004 (si mi memoria no me falla). No, lo que viene a continuación no expresa para nada el sentir, pensar, parecer o las ideas de la Asociación, salvo en los casos en que se usa material proveniente de ésta... este mensaje lo escribe Superwoman y expresa únicamente las ideas de Superwoman, algunas de las cuáles le ha metido en la cabeza a Superman y a los Supernenes de forma subrepticia.

El viernes pasado, madrereciente me arrojó sin ella saberlo un guante a la cara en forma de entrada en su blog... Hija, mentarme el tema es tocarme las palmas... y yo me conozco (y Yvi me conoce aún más... no voy a poder escribir algo corto).


Emilio Santos
, un matrón y ginecólogo que también es miembro de "El parto es nuestro", explica perfectamente en este artículo lo que perseguimos las mujeres que buscamos un parto natural (de hecho, me sorprendió leer el símil porque no hemos hablado nunca directamente de él, pero los dos lo usamos): es como el que intenta subir una montaña por su propio pie. Lo normal es que la subida sea como a una de las sendas de los Pirineos en verano. Sabes que te va a costar, sabes que no va a ser fácil, sabes que hay un teleférico al lado que te va a llevar casi al mismo sitio... pero por supuesto, sabes que la experiencia te va a marcar, que al final vas a estar orgullosa de hacer el esfuerzo, que a la larga es más sano para tí y para tu futuro bebé... y por supuesto, no es una experiencia inalcanzable.

No voy a hablar mucho del parto de la Supernena. Basta con decir que fue en algún lugar de España y que yo, tras varios años de peregrinar por otros mundos, me encontraba preparada para subir la montaña, pero me dí de cara contra un sistema que a la primera dificultad, te montaba directa en el teleférico. Y para lo que no estaba preparada era para enfrentarme al sistema...



Creo que nada puede describirlo mejor que este video de los geniales Monthy Piton, que refleja la situación a finales de los años 70 en Gran Bretaña... quizá un poquito exagerado, pero refleja a la perfección lo que me encontré: aquel día hasta el celador que llevaba la camilla parecía tener más importancia que nosotros.



Cuando llegué a Alemania lo que me sorprendió fue encontrarme con un sistema de salud que te da la opción de decidir casi a cada paso... y la diferencia no viene sólo dada por ser una caja de mutuas (semi-privado... al fin y al cabo yo había dado a luz en un con un seguro de elección en España) sino por la actitud mucho más natural frente al parto aquí. Las pruebas eran explicadas con mucha más minuciosidad que en España, incluso los riesgos que tenían, pero al aportar también porcentajes, era mucho más fácil decidir qué queríamos y que no queríamos para nuestro parto. Y había mucho donde elegir: puedes tener desde un parto en casa atendido por una matrona hasta dar a luz en un hospital por cesárea cuasi-electiva (sólo tienes que encontrar al profesional adecuado). Me fijé una vez de camino en un lugar que se anunciaba como "casa de partos" (las casas de partos o de matronas son sitios donde poder dar a luz como en casa, atendida por una matrona, pero en general con material como una enorme bañera de partos o ganchos para colgarse del techo que normalmente no se pueden trasladar a una casa normal). Lo que me llamó la atención fue que estas matronas trabajaban en conjunto con varios ginecólogos, cosa que también es rara en Alemania. Sin embargo ellos, los unos y los otros, creen que de este modo es como mejor pueden atender a las cerca de doscientas familias que vienen dando a luz desde hace más de diez años en su consulta. Los ginecólogos no sólo atienden el embarazo y el parto, sino la salud reproductiva general de la mujer. Si el embarazo transcurre normalmente no están allí más que para recetar fármacos (si fueran necesarios) o para realizar las ecografías precisas. Para ellos el sistema es muy bueno, están ahí cuando son de utilidad y no tienen que repetir aquello que ya han hecho las matronas en su consulta. Y para las matronas, es también bueno, si hay algún problema fuera de lo ordinario, no es necesario emprender una peregrinación buscando un ginecólogo que comprenda la manera de entender y encarar el parto que tienen ellas.

Y comenzó la ascensión a la montaña. Hubo momentos en que me sentí sola, momentos en los que lamentaba no ser más conformista y poder seguir a los demás por la línea del teleférico; momentos en los que me sentía fuerte y miraba el paisaje según ibamos ascendiendo y pensaba que era maravilloso estar en mi piel... Me enfrentaba a lo que se conoce como un PVDC (Parto Vaginal Despues de Cesarea). Algunos proveedores de salud se niegan a realizar este tipo de partos porque existe un riesgo algo más elevado de lo normal a que se presenten ciertas complicaciones. En todo caso, en las condiciones en que yo estaba, era en su conjunto más seguro que una cesárea, aunque fuera programada y por elección.



Superboy nació después de unas 18 horas de contracciones. Sin epidural, sin cortes, ni medicación innecesareas. En un ambiente limpio, acogedor y que no me era extraño, en la penumbra de una oscuridad clara y luminosa, rodeada por gente que me tenía cariño, apoyado por sus padres (Superman y servidora) y gracias a la ayuda de Katrin, una comadrona excepcional que siempre creyó en ese parto... La ginecóloga que me atendía estaba allí (fue un parto tan rápido que la llamaron de refuerzo por si no podía llegar la segunda matrona). Como todo iba bien, se limitó a coger mis manos mientras pujaba.



Me podéis poner al final de la lista de este maravilloso video que he descubierto gracias a Mireia. Cada una de las historias, lo que dicen esas mujeres, lo he sentido yo: Superwoman, mi primer parto terminó en una inducción que no tendría que haber sido y cesárea por supuesta DCP (desproporción cefalo-pélvica). Supergirl pesó 3,800 kg, midió 52 cm y tenía 35,5 cm de perímetro craneal. Superboy nació en un PVDC rápido y respetado: 3,600 kg, 53 cm y 36 cm... sentía que me habían robado mi capacidad de decisión, de hacerme cargo de mi vida, en mi primer parto y ese día, la recuperé del todo.


No sé si hubiera estado preparada para subir al Everest... puede que no, pero lo que sí sé, es que con la gente con la que contaba, yo era la que elegía hasta donde llegábamos. El parto es nuestro... recuerdo cuantas discusiones he escuchado en torno al nombre de la asociación: para algunas personas suena demasiado agresivo, demasiado en plan "aquí estoy yo reclamando" o "nosotras parimos, nosotras decidimos"... yo siempre he visto en ese plural a mis hijos y a Superman... El parto es nuestro, era nuestro: los que estábamos allí en ese quirófano y en esa sala éramos los Superniños y yo y éramos los que nos lo jugábamos todo en esos momentos. Pase lo que pase, la persona que acompaña al parto se irá a casa al final del día. Y los que quedan son la madre y el hijo... por eso no puedo entender que no se me trate como una adulta en el momento de tomar una decisión que puede cambiar mi vida y la de mi familia para siempre... Nuestro, siempre nuestro...

Creo que no volveréis a leer aquí un post tan personal como éste en mucho tiempo...

25 comentarios:

Cris dijo...

Hola Superwoman, me alegro mucho que hayas podido experimentar el parto "como dios manda". Yo hice un curso de Lamaze de parto natural con una matrona americana cuando estaba embarazada en India. Es que a mi no me cabía en la cabeza otra cosa, cuando me hablaban de epidurales y de "paratos" no se, siempre pensaba "pero si desde los principios del mundo las mujeres han parido, que es lo que pasa en nuestra generación???" Ahí me informaron de lo que se supone que tiene que pasar en cirscunstancias normales, porque yo no sabia nada de nada, y también te explican los distintos procedimientos para que no te pillen en plan marioneta (inducción, epidural, monitorización, etc etc) Asique yo tan pancha. El día que me puse de parto la verdad que estuve muy tranquila y en su momento fui al hospital (ya con contracciones entre cuatro minutos) Aqui en Copenhague son todas las matronas un amor. Muy relajadamente me ofrecieron banyarme, me ofrecieron algo de comer y bebidas, me explicaban todo paso a paso. Hubo un momento que se me hizo eterno y es que estuve mucho con contracciones entre sólo un minuto, dilatada ya 10cm pero resulta que mis aguas no rompieron y no parecia que rompieran por el momento y el bebé estaba intentando bajar. Muy amorosamente me explicó que podría estar asi por largo tiempo que me fuera preparando o que ella podía romperme el saco. Me dió la elección y dijo que si optaba por parto natural sin ningun tipo de intervención que me apoyaría en ello. Recuerdo que en el curso tocamos ese tema y yo decidí que lo rompiera. Fue eso y no paso ni cinco minutos y ya me puse a apretar. Tuve libertad de moverme en todo momento, tuve libertad de elegir postura, libertad para todo. Total que el bebe llegó y fue una maravilla. Fue algo que durante muchas semanas sonyaba y recordaba con mucha alegría. Ahora aún lo recuerdo como algo fascinante y me muero de ganas de repetirlo otra vez. Se me hace difícil de entender la actitud de: pero si a mi ya me duele cuando me corto un poquito cómo voy a poder a dar a luz! Nooooo, a mi que me pongan la epidural. Pero da pena que ni lo intenten, porque el cocktail de hormonas que suelta el cuerpo hace que si, sea doloroso pero que a la vez tú te sientas tan fortalecida que puedas con ello. Es también cuestión de mente me imagino. Y el subidón que tienes después es indescriptible. Aquí las escandinavas paren casi todas naturalmente, es raro oir lo de la epidural y tampoco oigo apenas casos de cesáreas. Yo hablo de partos normales que son casi todos, claro que hay complicaciones a veces, pero la gran mayoria podemos parir sin problema. Con mucho respeto la matrona dejó el paritorio en cuanto terminó su labor para dejarnos a los tres solos, el bebe estuvo en mi pecho nada mas nacer y hasta dos horas ella no volvio a por el para medirlo y eso. Inmediatamente me lo pusieron otra vez y de ahi no se despegó en toda la estancia en el hospital. Recuerdo que durmio muchísimo toda la noche y pensaba "esto coser y cantar" je je, no sabia la que me esperaba ;-) Pero algo así deberia ser lo común en todo el mundo, que todas la mujeres puedan vivir su parto (repito que hay que cambiar la mentalidad para ello) Ahora estoy que si tenemos el segundo quiero parir en casa y mi marido dice que cada día salgo con una aurora! ja ja pero lo digo en serio. A mi el video que me gusta es este:

http://www.youtube.com/watch?v=Hf69zR0xri8

Superwoman, si lo tuyo son super-rollos, cómo llamamos entonces a lo mío? Hay que buscarle un nombre :-)

Miriam G. dijo...

Bueno yo ahora mismo no quiero pensar en mi parto, he pactado unos mínimos conmigo misma de los cuales no estoy muy satisfecha, pero era eso o el divorcio, porque fuera de tu casa no hay mucho que hacer aquí en Málaga.

Un beso, Miriam G.

Anónimo dijo...

Ufffff, después de dos partos, estoy luchando para que mi correspondiente me lleve a parir a dos horas de casa...... Qué triste.

Besos. Malena.

yvi dijo...

1.No concibo otra actitud hacia el parto que la que describes, SW, i.e.: la lucha contra el sistema sanitario que opina que (a) el embarazo es una enfermedad y (b) desde cuándo opinan los caballos de carreras de caballos ;) 2. Me seguís impresionando las chicas de mi edad, mis amigas, que sois madres. Pero quizás eso dice más de mí que de vosotras, i.e.: que soy Peter Pan.

Maite dijo...

Yo voy a ver si con Santos puedo subir a la Pica d’estats, o como mínimo al Matagalls. No me son desconocidos, pero preñada no los he emprendido nunca. Y es cierto que tengo algo de miedo por esa vorágine de decisiones que se me viene encima, pero creo que tengo buenos acompañantes.

Madre reciente dijo...

Me encanta el símil de la montaña. Yo también soy así. :)

Y te aseguro que si hubiera una casa de partos como la que describes en Madrid, allí que me iría.

Lo mío fue una cesárea por nalgas, así que ahora, embarazada del segundo, estoy en la situación que estabas tú. Deseando pasar por la experiencia de un parto lo más natural posible, sin epidural ni vainas.

Pero en otra latitud. A ver si lo consigo...

Rosilla dijo...

Te he leído en el blog de Madrereciente y me he animado a leer tu blog.
Yo también había deseado siempre que mi parto fuera eso, mío.

Pero cuando me tocó, lo primero que pasó fue que empecé a perder líquido poco a poco. Aguanté en casa unas horas (cuando me habían aconsejado salir zumbando al hospital), y aquello no parecía avanzar. Así que al final me fui, me ingresaron por la tarde y me pasé toda la noche paseando esperando que el parto empezara solo. Pues nada, a las nueve de la mañana inducción, la dilatación, lentísima (1 cm en tres horas, y eso con la oxitocina puesta). Y aunque yo iba convencida de no ponerme la epidural, la acabé pidiendo. Al menos no me la "impusieron".
La cosa se aceleró un poco, el matrón, que era un sol, pasaba por allí de vez en cuando a controlar, y como tenía poco trabajo, se quedaba un ratillo. Le pregunté si tenían algún "límite" de horas con la bolsa rota por el que decidieran hacer cesárea, que era lo que yo más temía.
Y me dijo: "No te preocupes, que tú vas a parir". Y parí y pude ayudar a mi hija a salir.

Luego he pensado muchas veces en si podía haber sido distinto, pero la verdad es que quería ver a mi hija cuanto antes y como tampoco tenía las cosas muy claras, pues no me opuse al gotero, que ya digo que fue lo único que yo no decidí.

Anónimo dijo...

Hola,
Tengo una pregunta para las que conocéis a Emilio Santos, ¿todas estáis 100% satisfechas con él? Lo digo porque yo he estado en su consulta, y la impresión que me dio no fue muy buena. No lo digo por el tema del parto, sino porque cuando le preguntabas por algo que se saliera un poco de lo normal el tío se quedaba como confuso y buscaba las respuestas en Internet. ¿Os ha pasado algo así?

Mape dijo...

Hola Superwoman, despues del blog de madrereciente, he venido a parar aqui. Mi experiencia en el primer parto no fue como la tuya, fue un parto vaginal, pero con espisiotomia de mas de 6 puntos, que pasada mas de una semana del parto tuvieron que sacarmelos porque no se me caian y lo pase fatal.
Ahora quiero intentar, que al menos me salve de la episio, pido poco, pero a ver que puedo hacer.

Cris dijo...

Madre reciente, si no hay una casa de partos como la que desea símplemente infórmate mucho de lo que tiene y también podría pasar en un parto y cómo se puede solucionar. Mi ejemplo no es por airear el parto a los cuatro vientos gritanto: que bonito cuando parí! Es para comentar que en un hospital normal también se puede vivir una experiencia innolvidable. Las matronas suelen ser siempre las que te van a apoyar. Pero el conocimiento te va a dar seguridad. Es decir, que si no quieres epidural y te la nombran pues puedes decirles un no contundente y ya está. Y quizás te puedan ayudar con otra cosa (a mi me ayudó mucho unas almohadas calientes que me daban, quizás el mismo efecto tengan las bolsas de agua caliente, llévate alguna) Que si te lo quieren inducir porque estes de parto muchas horas, bueno tienes que saber los pros y los contras, así como la monitorización, el corte que tan rápidos son para hacerlos, etc. Con conocimiento y con alguien apoyandote y una matrona (o ginecolo pro parto natural) puedes tener un parto satisfactorio. Yo antes de saber todo eso hubiera sido también una marioneta, como muchas mujeres se sienten en el paritorio. Tu estás fuerte de mente asique ya estás preparada para seguir. Y espero que nos tengas informados :-) Te deseo todo lo mejor!

Cris dijo...

Me corrijo a mi misma... En Copenhague son todos los partos naturales hasta que se demuestre lo contrario asique me hubieran apoyado de cualquier manera :-)Pero definitivamente me ayudó mucho el saber lo que estaba pasando para sentirme aún más fuerte. Lo de marioneta me refiero cuando te tocan sitios donde el parto es una cosa que hay que "ventilarse" deprisa y corriendo, con todos los cables posibles y si hay corte mejor... Bueno corregida estoy... voy a callerme un poco ahora...

Madre reciente dijo...

La verdad es que el hospital de la seguridad social que me toca no está nada mal: es el universitario de Getafe, y aunque no es de la red de amigos de los niños, tiene instalaciones renovadas hace dos años, un equipo joven de matronas y es bastante respetuoso con las madres.

Mi cesárea fue con epidural, estuve consciente, me dejaron saludar y besar a mi peque nada más nacer, me enseñaron la placenta, me subieron a planta razonablemente pronto y el peque pasó todas las noches conmigo felizmente enganchado a la teta.

La experiencia de otras madres que conozco y tuvieron partos en el mismo hospital es mayoritariamente positiva.

Así que estoy tranquila respecto al sitio que me corresponde, pero si hubiera a mano una de esas casas de partos...

Por cierto, superwoman, te quejarás de las lectoras que te estoy trayendo :)

Superwoman dijo...

Bueno, Cris demuestra con su experiencia (¿un crisrollo? de todas maneras me encantan los crisrollos también) que el problema no es un hospital en sí mismo... es la manera que tienen de vendernos el parto lo que provoca todo el problema... Continuando con el ejemplo de la subida de la montaña, en España siempre te da la impresión de que te están preparando para el Tourmalet (o como se llame el pico ese que suben en el Tour de Francia); a la primera dificultad te horrorizan en lugar de intentar calmarte... esa sensación no la he tenido aquí (y el parto de Superboy tuvo momentos críticos, pero yo estaba en "planeta parto" y mis asistentes supieron comunicarme lo que tenía que hacer para colaborar sin alarmarnos).

Miriam, Malena... va a ir bien. Tenéis claro lo que queréis. Sed asertivas... llamad a Caracolita, que os haga de doula ;) O voy yo misma a hacer de espontánea...

Yvi, es que eso de las carreras de caballos lo empecé a escuchar demasiado temprano en mi vida, mucho antes de intentar ser madre ;) Por supuesto nunca me convenció.

Maite, espero que te vaya bien con Emilio. Contesto a la misma vez a anónima (bienvenida al blog). Yo a Emilio no le he tratado como paciente, así que no te puedo decir nada a ese respecto, pero sí sé que es una persona concienzuda y que dedicó parte de su tiempo y energías a tranquilizarme y ayudarme a volver a confiar en mi cuerpo... De todas maneras, mi experiencia es que tienes que confiar al 100% en la persona en la que te pones en las manos. Conocer a Katrin y decir: "eh, confìo en ella, esta mujer me da buena onda" fue casi inmediato e instintivo. Las siete matronas en mi casa de partos dejaban escoger con quién querías parir y no todo el mundo escogía a la misma, no todo el mundo se encontraba a gusto con todos... Y por supuesto, ser abierto, confiar todas tus dudas a la persona que te atiende es fundamental... te animo a preguntarle por esa actitud que te preocupa y ver como responde.

rosilla, bienvenida al blog... te he borrado el comentario repetido que salía como anónimo, espero que no te moleste. Creo que una buena palabra a tiempo obra milagros. Siempre estaré agradecida al anestesista que estuvo en la cesárea de Supergirl por contarme lo que estaba pasando (mientras las bordes de las doctoras hacían como que ignoraban mis preguntas) y advertirme de que mantuviese las emociones bajo control para que no me subiese la presión y poder mandarme a planta con mi hija... No fue sólo lo que dijo sino cómo lo dijo, lo que marcó la diferencia.

mape, espero que tengas mucha, mucha suerte. Empezar a buscar es parte de recorrer el camino.

Madrereciente, gracias... pero no te quejarás que te devuelvo el favor con un regalo (¿has oído hablar del documental? Qué ganas de verlo me dan sólo con el trailer):
http://de.youtube.com/watch?v=ipjp9dC3tjo

madre reciente dijo...

Superwoman, mañana veré el vídeo.

Por cierto, que de espaldas parecemos la misma :)

Madre reciente dijo...

Yo también puedo soltar superrollos. No tienes más que ver mi post de hoy ;)

Mireia dijo...

Hola, superwoman!
De tu post me he ido al blog de madrereciente... y alli, en las "historias de la mili", he dejado mi comentario! Aunque mis no-parto y partos estan colgados en mi blog y lo cierto es que se me olvidó ponerlo... jejeje. En el vídeo que has enlazado tambien salimos nosotros, aunque la historia de Arian no es del todo cierta, Sol (quien lo montó) hizo un pequeño pupurri con la historia de Arian y es cierta excepto porque, por suerte, no estuve sin ver a mi hijo un dia y medio... fueron tres horas. Pero la pobre le había puesto mil horas de dedicación al vídeo (que no tenía), y como muchas mamas si se encuentran en esa situación por desgracia, le dije que podia dejarlo tal cual en lugar de volver a montar por mi "trocito". Puedes considerarte incluida aunque no estés... es un vídeo tan identificativo para muchas! Cuando me pasó el borrador antes de colgarlo le dije el GRAN trabajo que iba a hacer con él en tantas mujeres... Un chute de fuerza y optimismo para cuando nos hacen caer una y otra vez en esa "cruzada" en la que nos obligan a meternos si queremos "no subir en el telesférico"...Aunque por cierto, difiero un poco de esa metáfora... yo creo que el telesférico, además, va con antifaz de regalo y los peligros que conlleva subir en un "cacharro" que hace 20 años que no se revisa...
Bueno, a lo que voy que se me va el tema: Ese video del tráiler en youtube que has puesto es una película, entonces? Se puede ver ya? dónde? Y... ejem, mi ingles de Murcia da para lo justo (aunque estoy en ello), no estará tambien en versión spanish, no?
Si tu firmas con "super saludo", yo lo haré con un "saludo respetuoso"! :P

Mireia

Superwoman dijo...

Jaja, madrereciente, de espaldas podemos parecer la misma, pero ya quisiera yo estar lo flaca que se te ve a ti de frente (bueno, ahora no ;)).

Mireia, el video del film no he sido capaz de encontrarlo... pero es que aquí en Alemania somos muy legales, puede que en España se pueda conseguir por alguna vía dudosa ;)

Un superrespetuoso saludo ;)

Mónica González Caldeiro dijo...

Gracias por compartirlo. Yo admiro el doble a aquellas que habéis pasado un PVDC, lo que habéis tenido que luchar en muchas ocasiones contra viento y marea para que no os tildaran de locas e irresponsables. Me alegro de que en tu caso fuera un final feliz, me he emocionado tu relato.

Con mi princesa yo subí los Ancares. Luché ya en mi primer parto, fue totalmente respetado, y tengo un recuerdo tan grato que contrasta notablemente con aquellas que te hablan de la experiencia como un infierno (a veces, cuando cuento mi parto a escépticas me miran con cara de pensar que fumé marihuana o algo así... pero no, fueron sólo las endorfinas, jeje).

Un abrazo, super super. El parto es nuestro, lo es, y hay que erradicar la violencia contra la mujer también en los hospitales.

Elena dijo...

Este post y este coraje merecen un superchapeau.

(c) Javier Illán dijo...

'Creo que no volveréis a leer aquí un post tan personal como éste en mucho tiempo... '

La suerte del principiante. Es mi primera visita.

Un saludo, me gustó, repetiré.

Superwoman dijo...

Conozco a alguien que en la Paz tuvo la experiencia que tú describes, Mireia... así que no te sientas culpable por el desliz de Sol, pobre...

Qué suerte tienes, Mónica, niña, de haber nacido a la vez tan jóven y tan adulta ;)

Elena, de verdad que no se merece tanto. El coraje en estos casos sale del interior, no es algo que te trabajes... estoy más orgullosa de haber superado el miedo a volar, por ejemplo.

Bienvenido al blog, Javier... Jajaja, ha sido ver la moneda de 50 pelas en tu blog y sufrir una regresión en el tiempo.

Un supersaludo

Cris dijo...

Querida Superwoman, aquí estoy de nuevo... Es que este tema a mi me conmueve también, o mejor dicho, me conmueve que haya tantas mujeres que no vivan un parto, sino una operación. El caso es que yo viví en India y recuerdo que tenía un link que me emocionó mucho. Al fin lo encontré cuando empezamos con este tema y bueno, el link mas los recuerdos que me trae pues aqui estoy a moco tendido. Espero que puedas entender el inglés Indio porque yo al principio no les entendía nada. Habla de la cantidad de mujeres que escogen "operación" para no sentir dolor de trabajo de parto y saber cuándo van a "parir". Lo que no saben son los dolores del postparto, verdad? De eso sabeis tu y madre reciente. También menciona el vacío que se siente cuando te "roban el parto". De eso sabes también tu. Es un programa que está dividido en tres videos. En la parte de abajo de la pantallita ves el 1 2 y 3 para ir viendo las parte por orden. Espero que lo disfrutes y/o te sea de utilidad. Un saludo!

http://www.ibnlive.com/videos/71415/08_2008/living_it_up1608_1/living-it-up-a-journey-through-the-cycle-of-birthing.html

PMM dijo...

Gracias SW por el enlace, y respetaré tu opinión de no publicar el comentario a pesar de que pienso que es perfecto.
Creo que yo en el fondo tuve mucha suerte y un médico muy sensato, que cree más que nadie en los partos naturales, pero... después de casi 12 horas mi útero no había dilatado ni un centímetro. Quizás deberíamos haber esperado algún día más (él también me lo dijo después),aunque no quería que la niña pudiera tener algún problema por alimentarse en una placenta envejecida, además ya me había advertido en las exploraciones de que mi útero parecía de hormigón armado pero que siempre había sorpresas al final . Y resultó ser cierto lo del hormigón.
En la operación todo el equipo, incluido el ángel del cielo/anestesista, estaba pendiente de mí, hablándome y diciéndome cómo iba la cosa.
La verdad que mucha gente ha tenido malas experiencias con las cesáreas pero yo no tengo un recuerdo negativo, sino una solución a un problema. Pero sí, me hubiera gustado tener un parto natural.

Superwoman dijo...

Pili, hace trece años, lo que hizo tu medico tenia sentido: no existia la eco doppler y se sabia ya del peligro que puede suponer una placenta envejecida... digamos que el problema es que hoy, teniendo los medios para separar la paja del grano, no se aplican por multitud de factores, bueno, principalmente por un tema economico (la atencion buena es costosa) y social (es mucho mas facil cerrar los ojos y dejarse llevar que elegir y en cierto modo a las españolas nos educan para eso, al menos a nivel medico y en especial, del parto).

Lo de no publicar el comentario es mas que nada porque me da rabia hacerme autopromocion... pero si te parece adecuado, adelante :D

Un supersaludo

PMM dijo...

SW, no sólo me parece adecuado, sino que además me parece que puede ayudar a alguien así que ahora que ya tengo tu permiso, acabo de publicarlo con carácter retroactivo. Biquiños.

(Ir)Responsable también de esto...