Datos personales

Mi foto
Sigo instalada en los "taitantos" y los abuelos siguen a hacer puñetas de aqui... Pero al menos el marido parece haber sentado el trasero, duermo algo por las noches y mi carrera laboral empieza a parecerse a algo. Lo que sigue siendo interesante es mi red de apoyo variopinta, internacional y virtual y las aventuras de la Superfamilia espero... Pasa y acomodate.

viernes, enero 28, 2011

La madre (que parió al) tigre

Supongo que a aquellos que tenéis hijos en casa por algun u otro periodico os habrá llegado eco del libro que esta haciendo furor en EEUU, "Himno de batalla de la madre tigre. No me he leido el libro, aunque probablemente lo haré porque me parece interesante. Pero sí que he estado reflexionando mucho sobre su contenido y sobre las distintas opiniones que ha suscitado el libro en los comentarios de foros y blogs.



El "método chino" tiene muchas cosas que funcionan y otras que no. Desde luego, estoy segura de que sin esfuerzo, no se puede conseguir la excelencia. Pero sin incentivos e iniciativa tampoco. Tampoco estoy de acuerdo con la autora, que dice que nada te resulta divertido si no lo haces bien. Tengo dos ejemplos de primera mano para afirmar que eso no es cierto, los dos completamente opuestos: SM es un "culo inquieto", en el momento en que algo se le da bien pierde la incentiva para seguir con ello, lo que le gusta es la fase de aprendizaje. Yo tengo claro que hubiera sido mucho más buena de haber elegido una carrera puramente de letras, puesto que mis condiciones naturales se adaptan también a este tipo de estudios. Pero no me gustaba: prefiero ser una científica "del montón" a ser notario y morirme del asco porque no me gusta...

Por otro lado hay que entender el libro de la señora Chua (y por extensión, la educación de las madres chinas, enfocada al éxito y orientada hacia el esfuerzo y la perfección) tiene que ser entendida desde el punto de vista de la concepción asiática de la vida (en Asia, la mentalidad de grupo y el sentido del deber son incentivos tan poderosos como el deseo de éxito individual en el mundo occidental) y la adaptación a un nuevo universo usando los referentes que uno se trae de casa. Normalmente por ello, la segunda generación de emigrantes llega bastante alto: heredan la capacidad de esfuerzo de sus padres y la posibilidad de ascenso en las sociedades a las que llegan. Y esas madres y esos hijos tienen en mente sólo la idea de asegurarse un buen puesto en la sociedad de recepción. Eso es lo que hace el método, brutal como pueda parecer, funcione. Lo que no creo es, que como se sugiere en algunos comentarios del blog de "El País", que la evidente ascensión económica china en estos momentos tenga que ver con su particular método educativo, sino que es producto de la combinación de la política que gastan y la permisividad conque aceptamos medirlos por unas reglas distintas a las que usamos con nosotros, a cambio de la rebaja en el precio (nuestra culpa, pero esto es en realidad materia para otra reflexión en los próximos días).

Dicho esto, no creo que esa forma de educación sea aceptable en el caso de la segunda generación, puesto que ya tienen asegurada una cierta posición en la sociedad que los recibe y han aceptado muchos de sus patrones culturales. Falta ese incentivo para hacer del método a ojos de los educandos algo aceptable. Saben que la falta de capacidad no es algo "deshonroso" y que tienen una cierta capacidad de elección. La autora del libro reconoce que con su hija pequeña el experimento no funcionó (y dentro de lo que cabe, como dicen en el "New York Times", la rebelión de la menor, en un mundo donde los jóvenes se autoagreden de tantas maneras diferentes parece poca cosa).

Por resumir, esfuerzo sí pero me quedo con la más greco-romana tradición de que "en el término medio está la virtud".

Y el título de la entrada viene a cuento de que en cuanto escuché esta noticia me acordé de un chiste de el humorista Eugenio que me hacía muchísima gracia de niña (mira que han pasado años), sigo pensando que es uno de los mejores que contaba y representa perfectamente la idea del shock cultural:

Saben aquel que dice que es un niño japones que viene aqui a España a estudiar, entra en un colegio. En eso que el maestro le dice a los alumnos dice: niños, habeis podido comprobar que hay un niño nuevo en la clase, este niño es japones. Se llama Suzuki. Espero que seais buenos compañeros. Tened en cuenta que este niño ahora se encuentra en un pais extraño, para el claro, demostrad la hospitalidad que tenemos los españoles hacia los que vienen de fuera a pesar de que sean japoneses. Y ahora, vamos a empezar la clase. Vamos a ver niños, ¿quien dijo y en que año estas palabras?: "Llora con lagrimas de mujer lo que no supiste defender como hombre". Y en eso que el japones levanta el dedo y le dice el maestro: ¿tu lo sabes Suzuki? ¿Quien fue? Diu la madre de Boahdil, Granada, 1492. Y dice el maestro: muy bien. A esto que se oye la voz de un niño que dice: la madre que pario a esos japoneses. Dice el maestro: ¿quien dijo eso? Diu: el general McArthur, Pearl Harbour, 1943.


Por cierto, este otro también me parecía buenísimo:

martes, enero 25, 2011

Curva de aprendizaje

Cuando me da la neura de pensar que he llegado demasiado lejos en esta vida para lo poco que carburo, tiendo a olvidarme de lo que creo que es una de mis cualidades más esenciales, una curva de aprendizaje tremenda...

06/01/2011


12/01/2011


Cometo muchos errores, pero pocas veces cometo dos veces el mismo error. Y tengo una gran capacidad de superación. Y el post de hoy está dedicado a mí, para cuando me permita volver a dudarlo.

sábado, enero 22, 2011

¿Será esto la crisis de los cuarenta...

... que se me presenta por adelantado (siempre he sido algo precoz)?



Eso espero, porque estar así otra vez dentro de tres años, sí que no me lo banco...
Gracias SM.

viernes, enero 07, 2011

Siempre despeinada

Queridos Reyes Magos,
me vais a perdonar que este año la carta llegue con un retraso de impresión pero sabéis que desde que soy madre curranta, tengo otras prioridades en la vida: repartir regalos, escribir ofertas para los clientes, dar besos (a los clientes no, a los Supernenes y muchos de ellos por encargo vuestro como en la viñeta del siempre genial Forges).



El caso es que el año pasado me trajisteis todo lo que os pedí: el trabajo, la casa nueva, la mudanza... y este año no tengo tampoco demasiado que pedir.

Deseo tener energía y salud para sacar adelante un par de proyectos que me gustaría ver terminados (bueno, salud ya tengo, pero sabéis a lo que me refiero, volver a no notar que tengo una espalda constantemente sería una pasada). Quiero un año entero para hablar de temas relacionados con energía y medioambiente... un mes se me queda corto, sobre todo porque no tengo tiempo de ponerme el traje de Superwoman tan a menudo como quisiera. Y nada más, ya habéis dejado sobre este techo demasiados regalos y demasiadas bendiciones.

Bueno, sí, se me ocurre una cosa. Quiero aprender a vivir despeinada: que me resbale lo que dice la gente, que no me puedan las obligaciones, que sólo me importe lo que yo pienso de mí misma y que todas las grandes alegrías que tengo sean mucho más importantes que los pequeños inconvenientes en los que tanto me fijo...




Ah, y ya que estáis, os pido lo mismo para las amigas que nos están leyendo (que no se me ofendan Manuel, Andrés..., pero sin ser la Aído creo que las "miembras" somos la mayoría en el blog, la petición también es extensiva para ellos).

martes, enero 04, 2011

El humo ciega tus ojos

Bueno en mi caso hace tiempo que no los ciega porque en Alemania existe una legislación antitabaco desde hace un par de años, pero he podido comprobar de primera mano en mi estancia navideña que los ojos de muchos fumadores y no fumadores están tan llenitos de humo que hay que escuchar un montón de barbaridades cuando de lo que se trata es de algo tan sencillo como el respeto a los demás.

Escuchado en Madrid, del 23 de Diciembre al 2 de Enero:

* "Somos un país tercermundista donde se prohibe todo"/"Ya sólo me queda emigrar": Pues lo siento pero no. La idea no es ni siquera originalmente española sino que probablemente viene a cuento de esta propuesta del Consejo Europeo.

* "Es una ley que llega tarde y mal, muchos otros países civilizados tienen una incluso más restrictiva": Pues no, en realidad la española es de las más restrictivas y no hay tantos países en el mundo donde esté prohibido fumar por ley en espacios cerrados. Como siempre, lo mejor es acudir a Santa Wiki para tener una visión actualizada del tema.

* "La culpa la tiene este gobierno, que no da una a derechas": Me remito al comentario primero y me permito señalar que seguramente la ley se ha aprobado en el Parlamento y más de un grupo político la habrá votado.

* "Los fumadores son drogadictos, desconsiderados, descerebrados...": Habrá de todo como en la viña de Zeus. Yo fume durante una temporada de mi vida y de verdad que no pude apreciar ningún cambio considerable entre el último cigarillo y el del día después. En general, lo que sí solemos ser en España es bastante desconsiderados, pero en ese sentido hay poca distinción entre partidos políticos, sexo, edad, religión o si fumas.

* "Los bares son negocios privados y por lo tanto tendría que ser su dueño el que decide si se fuma o no": a esta le tengo mucho cariño además, porque es de mi Supermadre. Un bar es un negocio privado que oferta un servicio cara al público y tiene trabajadores. Como tal, tiene que cumplir la normativa vigente de seguridad laboral y salud pública. Vamos, que al dueño no se le puede poner en los mengues decidir que dobla el aforo porque le da la gana, ni decidir si se fuma dentro, si resulta que fumar está prohibido en cualquier lugar en el que esté gente trabajando.

* "Fumar te va a matar de un cancer de pulmón": O no... no voy a ponerme a daros otra clase sobre estadística. Cierto es que las probabilidades de que te toque, las tienes más altas. Pero de ahí a tenerlo firmado, va un trecho.

* "Hasta ahora existía la posibilidad de ir a bares "sin humo" y con eso ya estaba garantizada la libertad del no fumador": Jo, por lo visto yo era la única tonta en todo Madrid con sólo media hora para comer y ningún bar de esos sin humos cerca del curro. Porque media España come de menú del día. Es algo que nos envidian los colegas extranjeros por donde quiera que voy: los dos platos, pan y postre a un precio asequible. Pero mi elección no pasaba de ahumarme dentro de un bar o llevarme la tartera de casa y comer frío. Jamás se tuvo que permitir el fumar en lugares donde se sirve comidas, eso lo tengo clarísimo. Los sitios de copas es otro cantar. Pero los bares, esa cultura de la caña y el tapeo que también nos envidia media Europa... eso hubiera sido mejor dejarlo oler y saber a lo que huele y sabe.

Y no voz a mencionar las veces que me hacía pis "ya o ya" durante el embarazo (cariño, mira a ver si el bar de ahí es sin humos) o cuando la niña, que ha salido a mí en eso, pedía teta también "ya o ya" porque entiendo que son casos particulares, pero supongo que casos particulares de esos también hay cientos.


De todas maneras lo que no se le escapa a nadie es que si se ha tenido que mediar, es porque hasta ahora ha existido una falta de respeto absoluta hacia el espacio del no fumador. En Alemania jamás se me hubiera ocurrido abogar por una ley como esta, porque se podía salir a tomar una cerveza sin volver oliendo a cenicero, incluso mucho antes de que lo prohibieran en muchos sitios. Al lado de mi casa tengo un par de cafés "sin humos". No sólo no parecen no perder clientela sino que siempre que paso están bastante llenos. Aquí las zonas separadas para fumadores están aisladas a cal y canto desde que entró en vigor la ley (parecida a la anterior española), en España eran una triste burla.

Yo fui fumadora en un periodo de mi vida y puedo afirmar que jamás me encendí un pitillo sin preguntar a las personas que me rodeaban si molestaba, que es lo que yo consideraba normal. Después de dejarlo me he dado cuenta que de normal nada. Y no soy precisamente conflictiva o talibana anti-tabaco, pero es que me han llegado a entrar en una sala de aeropuerto medio vacía y encenderme un cigarro en la nariz estando embarazada de cinco meses y debajo del cartel de "prohibido fumar" para más chufla. Y sí, mis queridos fumadores, esas cosas, queman más que el humo del tabaco.

Hoy leo en el periódico que le han abierto la cabeza al dueño de un bar por tratar de hacer cumplir la ley. En fin, espero que en un par de meses la cosa se quede en una anécdota más y todos nos hayamos acostumbrado a vivir con menos humo. Y a todos, fumadores y no fumadores, os dedico este vídeo:

(Ir)Responsable también de esto...