Datos personales

Mi foto
Sigo instalada en los "taitantos" y los abuelos siguen a hacer puñetas de aqui... Pero al menos el marido parece haber sentado el trasero, duermo algo por las noches y mi carrera laboral empieza a parecerse a algo. Lo que sigue siendo interesante es mi red de apoyo variopinta, internacional y virtual y las aventuras de la Superfamilia espero... Pasa y acomodate.

jueves, noviembre 24, 2011

Jornada electoral

Se supone que estoy buscando la parte Zen de mi vida. Confirmado que todos mis problemas de cuello y espalda vienen dados por la tensión, he decidido que me voy a sofocar mucho menos y voy a dejar que las cosas me resbalen bastante más... Bueno, si es posible encontrar tu lado tranquilo mientras te bebes el café, vigilas que los Supernenes se peinen y se pongan el abrigo e improvisas una entrada como terapia para la mala leche...

Porque todavía estoy superando el cabreo porque no pude ejercer mi derecho al voto. Como ciudadana residente en el extranjero tengo menos días de preparación, se ve, que el resto de los ciudadanos(o dicho de otro modo, se me impone el votar por correo y el plazo se acabó el día 15.11 o ir a la Embajada a votar en día de diario) y encima Correos se empeñó en dejar la cosa reducida a dos días: el aviso para recoger las papeletas nos llega el día 12 por la mañana, que es sábado. La oficina abre hasta las doce pero nosotros tenemos piscina y biblioteca con los niños. El lunes estamos hasta arriba de curro, con lo cuál na. El martes, cuando como una ciudadana responsable me escapo del trabajo para llegar justo a las seis y media a recoger mi sobre electoral (no es ninguna exageración, me cerraron la puerta a ras de espalda... SM que estaba atando la bici detrás de mí, ya no pudo entrar y menos mal que accedieron a darme su sobre) es demasiado tarde.



Así que ya lo sé para la próxima vez, tener una vida es incompatible con el ir a votar. O quizá no, quizá para algo así de importante debería de establecerse un marco mínimo de tiempo en el que se garantice la llegada de los envíos (al menos, un par de semanas, ¿no?). Porque tampoco es moco de pavo que te lleguen las papeletas y sin tiempo siquiera para pensar tengas que mandarlas, si estás indeciso.

En cuánto a ésto, pues mira, me va a resbalar. Haz ya quien ha dicho más de lo que yo diría y en su día con la otra creo que ya dije todo lo que tenía que decir...

7 comentarios:

Matapollos dijo...

¡Qué desastre! No tenía ni idea de que votar desde otro país fuese tanto lío.

En cuanto a lo otro, lo veo negro, muy negro.. cierro los ojos y veo un futuro lleno de niños recién nacidos, criados en granjas para hijos de trabajadoras, bien lejos de ellas.
Veo a los empresarios peleándose por contar en sus plantillas con madres recién paridas incentivadas... ¿alguien tiene que traer al mundo más y más mano de obra para el mercado laboral? ¿no?

No sé... quizás sea éste el ejemplo que quiere dar la futura ministra ésta.

Me ha encantado el artículo de Molinos. :)

misteriosa dijo...

Vaya odisea, bueno, si te sirve de consuelo, aunque no deja de ser una p****a no poder hacer TU voto, ¡creo que habrían ganado los mismos!!! jaja En cuanto a lo otro, hay tanta polémica que yo me voy a situar en un punto neutro, ni la odio, ni la admiro, ni la compadezco, nada, nada, hay tanto revuelo que yo prefiero no meterme no sea que salga apaleada. Besos

rozio dijo...

A mi me ha encantado también el artículo de Molinos.

Está claro que estas politicuchas no son SW ;-)

Consuélate que con o sin tu voto vamos a estar igual de jodidillos. El panorama que se nos presenta es de agarrarse que vienen curvas :-/

Titajú dijo...

Yo opino como Rozío; esto no hay ser humano que lo arregle.
Oye, SW, ¿por qué no te presentas a las próximas elecciones?

Paula dijo...

¡Que se presente! ¡que se presente!
Te dejamos que hagas la campaña a través del blog, así por lo menos nos sale más barata.

Manuel Márquez Chapresto dijo...

Lamento, compa Superwoman, el lamentable episodio de tu "no-voto"; ya sé que sí, que es intrascendente, a título individual, pero es un derecho de un simbolismo tremendo, y que, a mi entender, hay que mimar como pocos, más allá de todo lo criticables que pueden ser (y, de hecho, lo son...) las prácticas políticas de aquellos a quienes se los otorgamos. Espero que, para la próxima, todo vaya mejor, y se hayan solventado los errores y problemas habidos esta vez (y que, por lo que he podido oír y leer, han sido bastante generalizados...).

¿De lo "otro"? Supongo que hay comportamientos tan, tan reveladores que cualquier juicio de valor sobre los mismos creo que huelga. O sea, que no sé, no contesto...

Un fuerte abrazo y buen viernes.

PMM dijo...

Increíble, lo de tu no-voto. Yo siempre he pensado que el tiempo establecido para el voto por correo es muy corto, y tú eres la prueba.
Sobre el otro tema, pienso casi lo mismo que Molinos, que al fin y al cabo es mi apellido en castellano, y digo casi, porque no suscribo todas las partes del texto, y probablemente tampoco algo de la forma en escribirlo. Ella no es un ejemplo de conciliación, pero es que ella no es una Superwoman como otras ;-)

(Ir)Responsable también de esto...