Datos personales

Mi foto
Sigo instalada en los "taitantos" y los abuelos siguen a hacer puñetas de aqui... Pero al menos el marido parece haber sentado el trasero, duermo algo por las noches y mi carrera laboral empieza a parecerse a algo. Lo que sigue siendo interesante es mi red de apoyo variopinta, internacional y virtual y las aventuras de la Superfamilia espero... Pasa y acomodate.

martes, octubre 04, 2011

De como en España nos apañamos para hacer dificil lo facil...



Y solo con mencionar una palabra, seguro que sabeis todos de lo que estoy hablando: conciliación. Hoy me quiero unir a la iniciativa que hay por una conciliación de la vida familiar y la laboral.

Cuando leo las opiniones que suscita el tema al respecto en España, temo que a lo mejor es verdad eso que les decían a mis padres de que parezco de otro planeta:

* No puedo comprender a la gente que cree que eso no va con ellos, o que de la conciliación sólo se benefician las familias con niños... En realidad en casi todos los países un poco productivos de Europa lo que se entiende por conciliación es la vida personal y laboral. Casi todo el mundo tiene algo que hacer fuera del trabajo y de lo que se trata es de facilitar en lo posible que las dos facetas queden equilibradas. En muchas empresas existe el concepto de tiempo flexible: tienes un bloque central de horas en el que toda la oficina tiene que estar presente (y fuera de esos horarios no se pone ninguna reunión a no ser que se esté quemando la fábrica) y el resto del horario te lo organizas tú como quieras.

* No puedo comprender que los empresarios lo vean tan complicado: que si no encuentran gente para los turnos de tarde, que si la gente se queja de no poder coger julio y agosto... Siempre habrá algún estudiante, soltero o similar que le encuentre la gracia al asunto, que le venga bien hacer horas sueltas, en fin, que le resulte ventajoso ese horario que los demás no quieren. Yo me he pasado los mejores años de mi vida haciendo turnos raros hasta que llegaron los Supernenes y estaba encantada de la vida con ello: poder comprar sin agobios, viajes geniales al tercio de su precio en fechas punta... En fin que hay soluciones para todo, sólo hay que ponerse de acuerdo en ellas.

* No puedo comprender a los que ven a los hijos únicamente como un capricho de sus padres: de acuerdo en que son míos y por eso los aguanto y los educo yo, pero son la inversión de futuro de nuestra especie y como tal, espero que la sociedad tenga cierta consideración con ellos y conmigo (bueno, salvo aquellos tan lelos que piensen que es mejor la autoextinción). Ah y desgraciadamente en ningún país el coste laboral de tener hijos es cero. Simplemente, al tener una preocupación más en la vida no puedes dedicarte exclusivamente al trabajo.

En estos temas sigo pensando que lo necesario es tener una buena voluntad por las dos partes. En casi todos los puestos de trabajo en que he estado (y ya son unos cuantos en tres países) se ha dado esa buena voluntad. Desgraciadamente tengo que confesar que la excepción a la regla es España (donde una jefa de proyecto nos amenazó "en broma" si a alguna de las del equipo se le ocurría quedarse embarazada... teniendo en cuenta que estábamos todas por ETT, captamos la gracia al momento).


He subido la entrada con fecha de hoy para que aparezca actualizada en el blogrolls, porque el día cuatro me tuve que pegar a brazo partido con mi conexión de Internet y no hubo manera de que funcionara ni con esas... En cuanto vuelva a actualizar el blog, la pongo en su sitio correspondiente.

6 comentarios:

judy dijo...

hola, me ha encantado tu blog! te animo a que me dejes tu granito de arena en el mio, estoy comenzando.

http://mivida-y-miscositas.blogspot.com

Paula dijo...

Con tu permiso voy a compartir el enlace en el grupo de facebook de CRY.
Yo creo que la conciliación es más una cuestión de actitud que otra cosa. A una compañera mía le preguntó el presidente de la empresa que cuando daba a luz, y al responderle que salía de cuentas para marzo le dijo, ¡Ah! Entonces para abril ya estarás otra vez con nosotros ¿verdad?
Obviamente no fue así, pero vamos, como para solicitar una excedencia...

Superwoman dijo...

Me estaba llamando la atencion que este tema no tenga mas comentarios y me acabo de dar cuenta que los españoles al menos teneis que estar disfrutando en estos momentos de un merecido acueducto.
Judy, bienvenida a la ciberesfera, en cuanto tenga un minuto libre me paso a conocerte.
Paula, yo reconozco que siempre he tenido fama de muy borde porque a esas he contestado clarito con algo que tambien podia interpretarse como una "bromita" pero que ponia las cosas en su sitio (claro jefe, y me traigo al bebe bajo el brazo y usted le cambia los pañales, ?no?)... bueno, lo cierto es que en todas las empresas en que he estado, me han contratado de mosca "cohonera" y asumian que es que yo era asi y que se le iba a hacer...
Un supersaludo

Matapollos dijo...

Superwoman, es que por aquí, cuando realmente se concilia es durante los acueductos y, sobre todo, gracias a los abuelitos. ;)

Se cuentan con los dedos de una mano las pocas empresas privadas que aplican unos criterios razonables ...o incluso los legales.
La mayoría de los empresarios no acaban de hacerse a la idea de que contar con trabajadores más cómodos y menos estresados siempre va a ser beneficioso para todos.

misteriosa dijo...

Lo puedes decir más alto, pero no más claro. Tienes razón en todo: Yo, cuando estudiaba y trabajaba, cogía vacaciones en febrero, junio y septiembre, no me peleaba con nadie. Cuando ya no estudiaba pero antes de ser mamá, siempre me cogía una semanita por noviembre para hacer limpieza y cosas en casa, no me peleaba con nadie. Nunca me ha importado trabajar en Agosto o en Navidad, es más, creo que son las mejores fechas, ¡porque todos los jefes están de vacaciones! y por fin puedes trabajar tranquila, ponerte al día de cosas... suelen ser fechas muy productivas.

Un saludo.

Manuel Márquez Chapresto dijo...

Malos tiempos soplan para este tema, compa Superwoman, como para todo aquel que tenga que ver, aunque sea mínimamente, con una profundización y ampliación de los beneficios sociales para la ciudadanía. Que si la crisis, que si el déficit público, que si tal, que si cual… Está claro que falta voluntad; y falta voluntad por parte de todos, no solo de los que parecen, a priori, los principales responsables, que serían los empresarios. Entiendo que, en este tema, hay que partir de que la carga, en temas ecoómicos, de la conciliación, no puede recaer sobre el empresario a título individual, sino que debe estar soportada en un sistema de “socialización” que permita compatibilizar trabajo y familia de manera equilibrada. Y para eso hace falta una fiscalidad “potente”; o sea, todo lo contrario de lo que se viene pregonando aquí, acá y acullá. En fin, malos tiempos para estas líricas…

Un fuerte abrazo y buen fin de semana.

(Ir)Responsable también de esto...