Datos personales

Mi foto
Sigo instalada en los "taitantos" y los abuelos siguen a hacer puñetas de aqui... Pero al menos el marido parece haber sentado el trasero, duermo algo por las noches y mi carrera laboral empieza a parecerse a algo. Lo que sigue siendo interesante es mi red de apoyo variopinta, internacional y virtual y las aventuras de la Superfamilia espero... Pasa y acomodate.

miércoles, septiembre 07, 2011

La penúltima estación

En estos días, en los que he tenido mucho tiempo para volver a hablar de la infancia con mi Supermadre, ella me ha recordado que siempre he tenido un cariño especial por las personas ancianas. Desde cría.

Puede que haya sido una nena muy precoz, pero siempre les he tenido un gran respeto porque he pensado que, si nada interrumpe el orden natural de las cosas, la vejez es un sitio que voy a visitar tarde o temprano.



Hay quien echa en cara a los ancianos que no tienen paciencia y tienen mucha mala leche. Pero tras una semana vistiendo con ropa que parece prestada del Ejercito de Salvación (porque todo aprieta en los puntos), de llorar de alegría cada vez que consigo ir al baño, de enfrentar mis tres tramos normales de escaleras como si fueran el monte Everest... de no poder valerme por mí misma en pocas palabras, creo que comprendo la permanente irritación en la que viven las personas ancianas.

Así que recordad. Todos llegamos a ello, algunos más temprano que tarde.


La foto la he tomado del blog de Magdahttp://www.blogger.com/img/blank.gif Cabrera .

8 comentarios:

Ciudadana C dijo...

Es algo en lo que pienso también a menudo... Más que por mi, por mis padres. Les veo aún en sus sesenta y pocos, aún con energía más que de sobra para estar a la "altura" de sus nietos y me entristece saber que llegará el momento en que les vea ancianos siendo en cierto modo un poco la sombra de lo que han sido. La vejez es la recta final del camino y no creo que los tiempos que corren (no sé si es un manido argumento) estén adaptados a ellos y deberíamos realmente agradecerles su recorrido ya que nos ha abierto muchos caminos. He vivido la vejez de mis abuelos y creo que ellos deberían tener más voz y dejar de ser tratados como trastos viejos... quizá y solo quizá dejarían de estar "de mala leche". Un beso SW

Manuel Márquez Chapresto dijo...

Es jodidamente sorprendente, compa Superwoman, esa incapacidad sempiterna que tenemos los humanos para no entendernos los unos a los otros en función del tramo de edad en que estamos instalados: los niños y adolescentes no entienden a los jóvenes; los jóvenes no entienden a los mayores; los mayores no entendemos a los viejos.... Y resulta increíble que, desde esa experiencia que se repite sistemáticamente a lo largo de la historia, no seamos capaces de aprender. Pero no debe ser fácil (si lo fuera, lo haríamos, claro...). En lo que me atañe personalmente, procuro mantener esa misma actitud que tú proclamas como digna de seguir (y que a mí también me lo parece); pero no siempre son días claros. En fin... Un fuerte abrazo y buen día.

Holiday dijo...

Decía mi abuelina:"en el camino nos encontraremos..."
Dice mi cuñado cuando le preguntas "¿pa dónde vas?"-"pa viejo"-responde.
Pa donde vamos todos,y ojalá sea así.
:)

Titajú dijo...

Puede que algún día el ser humano llegue a darse cuenta que ser anciano es todo un privilegio; son millones de historias vividas, de sueños perdidos y acariciados; cada arruga es una ilusión.
Yo les tengo muchísimo respeto, y siempre me pregunto que sería de este mundo con unos niños sin abuelos a los que acudir.
Tiene que ser tristísimo.
Y por cierto, aquí excluimos a mis dos abuelas, ¡vaya por dios, qué cosa más cardo!

valenciana en Dresden dijo...

De siempre he adorado a mi abuela, me encantaba cuando me contaba toda su vda de joven. Las personas mayores necesitan más cariño, porque sienten que molestan a la familia, como que son una carga. Es una pena que en la sociedad de hoy en día se tenga tan poco en cuenta a las personas mayores, son una fuente de sabiduría. Más sabe el diablo por viejo, que por diablo. Un beso!

misteriosa dijo...

Animo, ahora ya estarás mejor cada día!!!

Paula dijo...

En mi trabajo convivo habitualmente con personas de todas las edades, y no sé por qué, siempre me he entendido mejor con la gente mayor.
Como en todas las edades, habrá gente de todos los caracteres, pero en general, lo único que te piden es un poco de atención, que se les expliquen las cosas con paciencia y que se les escuche.
La gente mayor tiene miles de historias que contar, y a poco que abramos los oídos descubriremos el pozo de sabiduría que hay dentro de cada uno de ellos.
Y es que yo creo que, en general, la sociedad adolece de falta de empatía.
¡Que te mejores!

David C. dijo...

admiro mucho a las personas mayores, tienen tanto por ayudarnos y enseñarnos.

(Ir)Responsable también de esto...