Datos personales

Mi foto
Sigo instalada en los "taitantos" y los abuelos siguen a hacer puñetas de aqui... Pero al menos el marido parece haber sentado el trasero, duermo algo por las noches y mi carrera laboral empieza a parecerse a algo. Lo que sigue siendo interesante es mi red de apoyo variopinta, internacional y virtual y las aventuras de la Superfamilia espero... Pasa y acomodate.

miércoles, julio 07, 2010

Trilingües, a la fuerza


Entendámonos: nadie nos puso una pistola en la cabeza hace siete años cuando SG entró en la fase final de construcción y ensamblaje (siete años ya, se me ponen los pelos de punta) para que SM empezara a comunicarse con los niños en la lengua de Shakespeare. La cosa estaba como sigue:

* llevábamos años fuera de España pero el español en nuestra familia era una obligación porque ninguno de los abuelos habla otra cosa. De los dos (perdona, cariño, no es por darme pisto de verdad) la que mejor lo hablo soy yo (o al menos, la que más palabras del diccionario conoce). Así que el español tenía que ser idioma número uno de la Superfamilia.

* la situación de trabajo en aquel momento era lo que se dice "complicadilla". Nuestra base era Japón, pero de japonés no hablábamos más que lo justo y teníamos claro que íbamos a volver a algún lugar de Europa. Sonaban los nombres de ciudades francesas y alemanas, pero nada tenía tampoco un tinte definitivo. La lingua franca en estos días es la que es y SM tiene la ventaja de no haber dejado de trabajar en ella en los últimos catorce años, más o menos. Así que quedó decidido. Inglés, idioma número dos de la Superfamilia.

* dos meses antes de nacer la niña, quedó confirmado que nos veníamos a Alemania. SM de alemán por aquel entonces no tenía ni papa, así que decidimos que nos ateníamos al plan original y el idioma, pues ya lo aprendería de alguna manera de alguien que lo hablara decentemente, no como nosotros.



Y así empezó el trilingüismo familiar. Lo digo estirando un poquillo la definición de trilingüe, ya que en el fondo ni SM, ni yo, calificamos exactamente en el saco del bi(tri)lingüismo.

Las definiciones más extendidas (entre ellas la de Chomsky y Bloomfield) indican que el hablante bilingüe es el que tiene un control nativo de la lengua. Pero para otros estudiosos del tema el bilingüismo (o multilingüismo) consiste en la capacidad de poder comunicarse con éxito en varios idiomas y yo comparto más esta definición (porque es la que me toca). Habría que entrar a discutir si mi inglés, oxidado y un poco falto de uso como está actualmente, es mejor o peor que el de algunos nativos. O si las patadas gramaticales que le doy al español/castellano, que es sin duda mi idioma dominante, me descalifican como hablante nativa. Lo cierto es que tenemos comprobado, por ejemplo, que soñar, soñamos con el idioma en que normalmente nos comunicamos con las personas que aparecen en los sueños. Es decir, si me despierto por la noche y SM está farfullando algo en inglés, le suelo dejar tranquilo porque eso es que está teniendo alguna con su jefe (en sueños).



Lo que parece claro es que a partir de una cierta edad (sobre los diez años), la capacidad para aprender el idioma y sobre todo para reproducir sus características fonéticas, muere. No es sólo que se haya demostrado que resulta más difícil el aprendizaje de un idioma a partir de esas edades sino que la manera que tiene el cerebro de tratar con el idioma es distinta. Es decir, los Supernenes, que son lo que en esta clasificación que he encontrado se entiende como "early bilinguals" activan conexiones diferentes del cerebro para cada uno de los idiomas, cosa que también hacemos los adultos multilingües, pero muestran una facilidad mayor (requieren menos esfuerzo, menos actividad cerebral como demuestran escaners parecidos a los de la foto de arriba) para hacer conexiones entre un objeto y su articulación y para realizar el cambio entre un idioma y otro.

¿Y en el día a día qué, SW? Os cuento como sigue la historia. A SM le entraba prácticamente la risa al principio al hablar con mi barriga en inglés, aparte de que usaba un lenguaje muy "adulto" cosa que cambió cuando tuvimos a la pequeña en casa (no es porque sea su madre, pero la niña era como un dibujo animado japonés, redondita y de ojos grandes, completamente neoténica... te salía solo hablarle con el maternés). Con un año les metimos a los dos, intencionadamente a pesar de que yo estaba en casa, unas horas en el equivalente a una guardería, lo que en Alemania se llaman las "Tagesmutter" o madres de día.

Y la verdad es que salió todo bastante rodado: no nos preparamos especialmente; tampoco leímos demasiado material al respecto; no hemos realizado actividades de refuerzo hasta ahora (lo único, repetirles las formas y las palabras correctas cuando se equivocan, pero no corrigiendo... vamos, lo que se hace con un niño que comienza a hablar en un único idioma); y si con SG sí que pudimos mantener más o menos libre la idea tan reforzada de una persona, un idioma, me temo que SB lo que ha recibido es un batiburrillo de los tres por parte de su hermana en la más tierna infancia.

Resultado: los dos peques entienden perfectamente los tres idiomas (bueno, hay veces que tengo dudas sobre su capacidad de entendimiento, pero creo que no están relacionadas con el tema del trilingüismo, sino con el de la cabezonería). SG habla de manera excelente cualquiera de los tres, por encima de la media de los niños de su edad alguno de ellos. A SB le cuesta un poquillo más (sobre todo porque a falta de vocabulario, usa la primera palabra que le viene a mano, sin discriminar idiomas), pero sigue alcanzando las mismas metas que su hermana aunque necesite algo más de tiempo. En conjunto, sabemos por la guardería que el alemán de los dos es muy bueno y yo evalúo su nivel de español como correcto (al peque le falta algo de estímulo, escuchar el idioma de más fuentes y no sólo de la mía, pero ahora le tocan quince días solos con sus abuelos que creo que van a suplir esa carencia).

Mitos que he visto destruidos por el camino:
* los niños no se vuelven locos si les hablas más de un idioma. Tampoco es cierto que sufran un retraso linguístico significativo (aunque sí que tardan más que la media en empezar a hablar) o que les perjudique la inteligencia.

* no es cierto que sea necesario asegurar primero un lenguaje y después empezar con los otros. En casos como el nuestro, además, eso es totalmente utópico puesto que los niños están expuestos al segundo o tercer lenguaje en el momento en que salen por la puerta de casa.

* no siempre hay un idioma "fuerte" o principal... en el caso de mi hija no podría señalar en cuál de los dos idiomas, castellano o alemán, habla mejor... e inglés lo ha aprendido hasta donde han dado de sí sus patrones de ejemplo, que somos sus padres.

* aun en el caso de que exista un idioma dominante, como me ocurre a mí, no se traduce de un idioma a otro. De hecho, yo me tengo que parar a veces en el trabajo para pensar lo que quiero decir en otro idioma y buscar la palabra más idonea en alemán, pero tiene que ser un proceso meditado porque en realidad "sé" de antemano lo que quiero decir en alemán (aunque no con las mejores palabras, claro). En inglés me ocurre todo lo contrario, si intento pensar en español y traducir, la cosa no funciona...

* tampoco es cierto que los niños bilingües no se terminen de sentir a gusto con ninguno de los dos idiomas... al menos mi hija no deja de hablar ni bajo el agua, cosa que creo que demuestra que le encanta su poder de comunicación.

* no hay que seguir un conjunto de reglas fijas en una situación de bilingüismo... las cosas son mucho más sencillas de lo que parece y van rodando solas.



Y terminaría con una idea que leí el otro día buscando información sobre lectoescritura y bilingüismo. Un idioma no deja de ser la llave que te abre las puertas a un mundo nuevo. A mi particularmente los tres que he podido aprender me han abierto de verdad puertas que he cruzado encantada. Y me alegro de haber podido ofrecer desde pequeños a mis hijos también todos estos mundos, estas culturas.

13 comentarios:

Titajú dijo...

Por Dios, pero que envidia cochina me das...

Manuel Márquez dijo...

Me sumo, compa Superwoman, al "admirativo" comentario de Titajú. La mía, además de cochina, es guarra y asquerosa... Mi casa es territorio monolingüe integral; ni mi mujer, ni mi peque ni yo hablamos otra cosa que no sea el castellano (cosa diferente es que en países donde se hable inglés o francés no muramos de hambre, pero la cosa no pasa de ahí; o sea, cuatro palabros básicos y pare usted de contar...). Algo lamentable, desde luego. Y un hándicap importante, en muchos aspectos. Por cierto, todo el tronco teórico de tu reseña me ha parecido excelente, he aprendido un montón con ello (gracias). Ah, y un último apunte: no sé como son tu inglés y tu alemán; pero tu español es intachable. Para ser más precisos, excelente.

Un fuerte abrazo y buen día.

Mamareciente dijo...

Qué envidia me dan tus niños!

PMM dijo...

Cada día me das más razones paraque siga pensando que eres una SW. ¡Dios, qué hace una de ciencias habalndo de Bloonfield y Chomsky!
Comparto tu idea sobre el bilinguismo, yo estoy convenicda de que eres bilingüe/multilingüe cuando ya no traduces mentalmente, porque la definición del control nativo d ela lengua, no dejaría precisamente paso al bilingüismo a no ser que te criaras en algun lugar con dos idomas nativos y que los dos estuvierna al mismo nivel. Pero diserciones aparte, me ha encantado tu exposición sobre vuestra forma de meter a vuestros hijos en esta torre de babel.
Y después de todo esto, Ahhhhhhhhhhhh! yo también tengo envidia cochina.
Biquiños

Ximena dijo...

Gracias a la palabra multilingüismo di con este blog, ya que tengo un blog sobre ese tema. He pasado un rato muy agradable leyendo los relatos. Seguramente volveré pronto ;-) Ximena
www.enfamilleespana.blogspot.com

Superwoman dijo...

Veo que se me ha olvidado comentar la parte "dificililla" del asunto, que es como afrontar la enseñanza de la escritura en los tres idiomas... lo dejo para otro post y a lo mejor ahi os doy menos envidia. Creo que cuando me entran los siete males porque estoy aqui sola en mitad de ninguna parte no le daria envidia a nadie.

Pili, no me saques los colores, que no hay mas truco que un poco de Wiki y que he empezado ya dos veces Filologia Hispanica por la UNED (a examinarme no he llegado nunca, pero por el camino algo de Lingüistica si que he aprendido y Chomsky desde luego es un señor a admirar, compartas o no sus ideas sobre lingüistica o sobre vida en general).
Ximena, bienvenida a esta tu casa, en cuanto no este cargada de trabajo hasta las cejas, me paso por tu blog.
Un supersaludo

Ale Manía dijo...

Yuhuu! ¡El esperado post del trilingüismo! Me ha parecido muy muy muy interesante.
Este tema me apasiona y justo iba a preguntarte por el tema de la lectoescritura en tus niños. Esperaremos ese post entonces.


También soy de la opinión que definir el bilingüismo como el dominio nativo de la lengua puede limitar muchísimo, pues apenas es posible mantener la expresión oral/escrita de dos idiomas exactamente al mismo nivel. Por eso quizás es mejor entender el bilingüismo de la otra forma. Me lío yo sola, en fin...

Ayss, un tema que quería proponerte ¿cómo ves el tema de las costumbres culinarias de los alemanes...? Su concepto de la comida sana... etc...

Rose Holiday dijo...

Buenísimo el post,lo copio ahora mismo,que me sirve para mucho y ,antes de comentarte ¿de dónde has sacado el logo ese del bilingúismo??-me interesa sobre manera para un proyecto,dimelo,porfa;)

Mira,ya comnetarte,que en mi caso cuando nació mi enana y tras consultar con una pedagoga y varias compañeras de promoción que ya lo estaban haciendo decidimos que yo le hablaría en inglés a la enana,de hecho las primeras respuestas a estímulos las respondía sólo en inglés,al principio...
Con un año de edad recién cumplido,mi enana hablaba perfectamente español-y recalco perfectamente-y entendía mi inglés de teacher y el inglés de verdad de mi entonces "socia" irlandesa.

Con cinco años recién cumplidos y desde que empezó al cole tengo que reconocer que ha perdido muchísimo pues el inglés que maneja es sólo el mío,el de mi escuela-por las tardes-y sólo en los contextos que ella reconoce como "cómodos",es decir,si le hablo inglés delante de alguien que no conoce,alguien que sabe que es español,se niega y se enfada...y cuando es con un nativo anglófono, le da corte...estamos en una fase complicada...,no lo habla,lo sigue entendiendo,pero cuando quiere.

Y hablando del tema de adquirir otra lengua,totalemnte de acuerdo contigo-y con mi bien odiado Chomsky y su Generativa Transformacional,muy útil,pero muy complicada..- los idiomas se edifican dentro de nuestro código,es como cuando instalas un programa para pintar de un color o varios tu posibilidad de comunicación,en el caso de tus niños está claro que tienen un código tricolor ,mejor asentado en la niña,lo cual también es normal-las niñas desarrollan antes la capacidad cognitiva y de comunicación y los niños,por contra,la motriz:caminan antes,son más fuertes,etc...-pero ,como dices,la niña ,por ser la pequeña,llegó a ese universo una vez que ya estaba creado y el niño ha sido un poco el guinnea pig de vuestro fantástico experimento.

Felicidades por el post.

Titajú dijo...

Aquí, en esta santa casa, empezamos a hablarle a Claudia en inglés, y cuando empezó a hablar, se negaba a contestarnos porque decía la tía asquerosa que sus padres son españoles y que no sabíamos hablar inglés. Resultado, a clases con una nativa.
Con Raquel ni lo intentamos, se fue directa a clases con la nativa en otro curso, y al entrar en el cole la acabamos de jorobar porque le destrozaron el castellano para dedicarse en exclusiva al gallego. Y ahora tenemos que:
a) No hablan gallego porque lo detestan, pero la geografía española sólo la saben en gallego porque Ibiza, Tajo y Duero, entro otras muchas cosas, no lo ven ni por asomo; sólo lo ven en gallego. Entonces viene mamá Ju y se pasa el verano traduciendo geografía para que las amigas de Motril no se cachondeen (más) de ellas.
Y con el inglés, siempre nos las llevamos al extranjero para que espabilen, porque la profesora del cole es tan negada que ni inglés sabe, y las dos horas que van con la nativa (que además es filóloga inglesa), sólo me valen para deshacer el desaguisado de la negada de la profesora del colegio de mis hijas. Gracias a Dios la pierden de vista este año y entra la temida "Teacher", que no traduce nada y si traduce, pasa directamente al gallego y obvia el castellano, con lo cual como no controles gallego, aviada vas, morena.
Adoro Galicia.
Por eso tengo cochina envidia. Me paso la vida diciéndole a Cj que nos volvamos a USA para que darnos definitivamente (él lo tiene fácil, porque ya tiene Social Security Number), pero no le da la gana.
Y perdón por el desahogo. Es que lo del gallego lo llevo muy mal.

Juan Carlos dijo...

Hola de nuevo,

recuerdo una vez en un vuelo desde Schoenefeld (hace años porque mi hija mayor era un bebé y ya va al colegio) que nos encontramos con una pareja que había vivido en Japón (dijeron que su hija era "Made in Japan" y que vivían en Dresden. Iban justo en los asientos de atrás de los nuestros y esto de volar con niños une mucho.

Uno de vosotros se dedicaba a algo que tenía que ver con investigación en móviles o con las memorias (creo que me explicó como funcionan las pen drive???)

No sé, ha sido como un flashback que me ha llegado leyendo esta entrada.

Un saludo (otro),
Juan Carlos

PS: En nuestra casa también somos trilingües

Superwoman dijo...

Pues asi de bote pronto, somos nosotros, Juan Carlos... ?Vosotros sois traductores y viviais por aquel entonces en Berlin, Kreuzberg?
Un supersaludo

Juan Carlos dijo...

yo soy ingeniero aeronáutico y no vivimos en Kreuzberg, pero debéis ser vosotros. Que pequeñito es el mundo :-)

Yo les hablo en español, mi mujer les habla en alemán y mi mujer y yo hablamos en inglés, con lo que nuestra hija, a fuerza de oirnos, ha acabado por entender el inglés.

Saludos

Superwoman dijo...

Es que como dices, lo de viajar con nenes une mucho y en siete anyos ya, hemos llegado a coincidir con dos o tres familias en distintos viajes... no termino de poneros cara, pero todo se andara... mi memoria es desorganizada pero extensa.
Un supersaludo

(Ir)Responsable también de esto...