Datos personales

Mi foto
Sigo instalada en los "taitantos" y los abuelos siguen a hacer puñetas de aqui... Pero al menos el marido parece haber sentado el trasero, duermo algo por las noches y mi carrera laboral empieza a parecerse a algo. Lo que sigue siendo interesante es mi red de apoyo variopinta, internacional y virtual y las aventuras de la Superfamilia espero... Pasa y acomodate.

viernes, agosto 15, 2008

La historia de Paul Potts

Una pequeña conversación virtual ayer con Yvi (que es el único que no parece estar de puente este viernes) trataba sobre el tema de si realmente querer es poder. Naturalmente, uno necesita querer, necesita talento... y también necesita a veces un golpe de suerte.

Y hoy me he encontrado el anuncio de la Deutsche Telekom que trata sobre la historia de Paul Potts.

Paul Potts era un vendedor de móviles en Gales. Esta es su primera audición (para los que no tengan mucha idea de inglés os lo he buscado con subtítulos, pero no os perdáis la cara del jurado, que es lo mejor del vídeo).




Lo que dicen los jueces al final también estaría claro sin subtítulos, creo. Por cierto, que siempre que veo este vídeo lloro como una magdalena... Bueno, el caso es que el premio del concurso era cantar el la Royal Variety Gala, delante de la mismísima Queen Elizabeth:



(lo que los presentadores cuentan al principio es lo que se les pasó por la cabeza al principio de la audición, hasta que este hombre abrió la boca... creo que no hace falta traducirlo, se puede ver en sus caras).

Y qué deciros, que realmente esta es la prueba de que gente con verdadero talento puede quedarse a las puertas del cielo, si no recibe un pequeño empujón de la suerte.

Vale, Yvi, has vuelto a pillarme, no soy tan cínica como me pinto :D pero hay que reconocer que este chico tiene una voz preciosa.


7 comentarios:

Patricia dijo...

Es una gran historia la de este vendedor de moviles, te hace volver a creer un poco en que los sueños se pueden a hacer realidad en cualquier momento.
Me alegro que tus vacaciones hayan acabado y hayas vuelto (siendo un poco egoista).
Un saludo

Manuel Márquez dijo...

No es por poner la nota discordante, compa Superwoman (o, como se diría en castellano más común, por tocar las pelotas, o los ovarios, o lo que corresponda), pero es que a mí todo lo que se mueve alrededor de la televisión me resulta tan truculento, tan adulterado, tan artificial, que incluso cuando, como en este caso, surge una historia que apela a sentimientos más nobles y elevados, me cuesta trabajo pensar que no hay gato encerrado. Es más, que nunca dejo de tener el convencimiento de que por ahí escondido debe andar el truco. Lo siento, ya me gustaría, ya, ser menos prosaico (o menos conspiranoico), y más romántico y soñador (posiblemente lo sea en otros ámbitos, otras situaciones, otras historias), pero con la tele no puedo, no puedo...

Un fuerte abrazo.

P.S. por cierto, aquí uno que no ha hecho puente, salvo que se entienda por puente el haber estado en casa haciendo "sillon-ball" (ya se sabe, esa especialidad olímpica en la que los españoles, si fuera factible, arrasaríamos en el medallero...) de manera intensiva...

Superwoman dijo...

Pues gracias Patricia, por el halago.

Hombre Manuel, que puede que no sea una cínica, pero tampoco he nacido ayer... Está claro, por ejemplo, que este chico ha recibido clases de canto en alguna parte y sabe que canta bien (aunque ha decidido venderse de otra manera). Ya sabemos que en la tele todo es edición y colorín, pero también lo es en el cine... tal vez sólo me siento engañada si de verdad pienso que no están intentando engañarme.

Un supersaludo

yvi dijo...

¿Cínica, tú? Pero si no quedan plazas, infeliz! :) Estoy de acuerdo con Manuel, *pero* como dicen los italianos, se non è vero, è ben trovato. Meaning: no importa tanto la veracidad como los sentimientos que evoca. Anyway, no es lo mismo tener toda tu voluntad de tu lado que tenerla dividida. De nuevo la pregunta: una mujer quiere querer a un hombre. ¿Le quiere de verdad?

Superwoman dijo...

La respuesta es: sigues empeñado en ver el amor como algo analógico, cuando en realidad funciona en digital... entre amar y odiar hay sólo un paso, lo importante es darte cuenta de ello cuando estas odiando.
Un supersaludo

Josep dijo...

Buenas, Superwoman.

Me presento en tu blog con el ánimo de discrepar con esa desconfianza que leo.

De entrada, decirte que la voz de Paul me ha emocionado, por su timbre, en esa interpretación del Nessum Dorma de la ópera Turandot, de Puccini, que tan bien le va a su historia (o a la que le hayan pergeñado, que tanto da), y puedo asegurarte que no es la primera vez que oigo esa pieza, cantada, entre otros, por el difunto Pavaroti.

Y respecto al sistema de esos concursos televisivos, puedo aportarte datos reales de cómo se desarrollaba en España uno semejante que hace años presentaba el ínclito Bertín: la hermana de una conocida mía se presentó al casting, compitiendo con miles de personas; fue elegida, por su muy buena voz; ella pretendía cantar música "pop" y "soul", con preferencia para la segunda. La mala suerte fue que, tratándose de emular a cantantes conocidos, le endilgaron a Madonna y, pese a llegar hasta la final, acabó eliminada, porque no se ajustaba demasiado a su estilo.

En el caso de Paul, evidentemente tiene la voz educada: no se canta ópera así, sin más; pero conseguir que el auditorio se ponga en pie no es tan fácil y, desde luego, la expresión de la jurado Amanda refleja claramente una sorpresa que no creo fingida: parece al borde del orgasmo, si se me permite la expresión, y eso sólo lo hacen actrices con solera como Meg Ryan.

Puede que sea confiado en exceso, pero dudo que el éxito de este chico se deba a una martingala televisiva y me declaro más escéptico que el vago Manuel respecto a la televisión, que veo, desde luego, mucho menos que él.
(Manuel: menos tele olímpica y más actualizar el blog, coño)

En lo que debemos quitarnos el sombrero es en cómo los británicos nos dan clases de presentación de una gala televisiva. Eso es currárselo y no lo que nos dan por aquí, cutre, cutre.

Tampoco aseguro que Paul sea capaz de cantar una ópera entera con éxito, que eso ya son palabras mayores. Pero editar discos como lo hacen por ejemplo la Mouskouri o Bocelli, no veo porque no.

Y muchas gracias por darlo a conocer.

Saludos.

Superwoman dijo...

Bueno josep, bienvenido y tengo que decir, que te he visto por algún otro blog en mis viajes ;)
Ya lo he dicho antes, sólo me siento engañada si me pretenden engañar... en este caso entiendo que el formato del concurso es como es (y me creo que la cara y la emoción de la muchacha no son fingidas... teniendo en cuenta que eran audiciones públicas abiertas a quien se quisiera presentar, me imagino que lo que tuvieron que tragarse en esos días fue como para hacer una hoguera con ello).

Coincido también contigo en que Manuel nos tiene un poco "abandonaos" pero supongo que son las vacaciones :D

Un supersaludo

(Ir)Responsable también de esto...