Datos personales

Mi foto
Sigo instalada en los "taitantos" y los abuelos siguen a hacer puñetas de aqui... Pero al menos el marido parece haber sentado el trasero, duermo algo por las noches y mi carrera laboral empieza a parecerse a algo. Lo que sigue siendo interesante es mi red de apoyo variopinta, internacional y virtual y las aventuras de la Superfamilia espero... Pasa y acomodate.

lunes, agosto 25, 2008

Children see, children do

"... muchos niños que han sido criados con este método colocan a sus muñecas y a sus amigos en la misma situación cuando se portan mal. También se ha observado que los niños que reciben palmadas de sus padres hacen lo mismo con sus muñecas y amigos, y los que están constantemente recibiendo reprimendas verbales hacen lo mismo con sus muñecas y amigos.

No, no tengamos miedo en continuar la frase: y los que son tratados constantemente con cariño y respeto hacen lo mismo con sus muñecas y amigos.

Carlos González cita y comenta al Dr. Christophersen en el libro Bésame Mucho


No comparto al cien por cien las teorías de Carlos González, pero creo que tiene mucha razón en una idea que subyace a lo largo y ancho de su libro "Bésame mucho": la de que los niños tienden a hacer lo que hacen sus padres la mayor parte del tiempo (los adolescentes son harina de otro costal). A veces duele ver como esas pequeñas personitas que tienes delante han copiado lo peor de tí y lo reproducen de manera milimétrica ante tus ojos (me recuerda a veces a este anuncio de NAPCAN, una asociación australiana que trabaja por la infancia).



Como madre, hay mil actitudes que me gustaría poder corregir: no tengo paciencia ninguna, soy un desastre organizándome y acepto malamente mi incapacidad; grito, pataleo, lloro, digo cosas que supongo que no tendría que decir... Pero los Supernenes son niños encantadores y supongo que hay cosas buenas que han copiado de Superman y servidora. A veces mis hijos me sorprenden devolviendome una imagen en la que no he reparado de la Superfamilia. Tan concentrada estoy a veces en pulir todo lo malo, que no me doy cuenta de lo bueno...



En la imagen, "Osito" (que hace muchos, muchos años en los brazos de otra niña, se llamaba "Einstein") y "Miau Cat" dan la bienvenida a casa a "Calamares" y "Flocke" acariciándolos, tal y como los colocaron solos los Supernenes al bajar a cenar el primer día que estuvimos en el hotel donde se los regalaron.

9 comentarios:

Cris dijo...

Pues en nuestra mente tenemos muy claro lo de "eso nunca lo haré con mis hijos" y es verdad, no lo hacemos y no lo aprenden. Pero no nos concentramos en otras cosas y al final sale lo que tiene que salir: personas con defectos y virtudes. Y ellos harán lo mismo con sus hijos y así seguirá la cadena. De la psicoterapia no nos libra nadie...

Isabel Peralta dijo...

Hay una parte de verdad en eso de que los niños copian lo que ven. Hasta que entra la naturaleza de cada cual, la genética o yo que sé...porque luego viene el niño rebelde al que se educa cuidadosamente y se trata con exquisito mimo, con unos padres poco menos que ejemplares.. y que acaba siendo un maldito cabroncete, estropeando la estadística...me aterrorizaría tener que cuidar un miniadulto de esos...ya no te digo más de uno. Enhorabuena a tí y a Superman por el valor de echarlos adelante.

Elena dijo...

Impresionante el vídeo, SW. Y muy complicado el tema: educar, como ya se ha comentado aquí otras veces, es muy difícil. [Amor sí, desde luego. Pero límites también.] Uno nunca cree que lo ha hecho bien del todo, y solo cabe conformarse pensando que, al menos, lo hizo lo mejor que supo y pudo.

yvi dijo...

Varias cosas. Criar niños es mucho más difícil q investigar en nanotecnología, para lo segundo te piden un doctorado y para lo primero nadie te presta ayuda. Segundo: no creo en la genética como formadora del carácter. Pero sí sé que la manera en que las distintas experiencias influencian es muy compleja. Más que en nanotecnología, ¿lo mencioné antes? ;)

Superwoman dijo...

Jo, Cris, te veo muy pesimista al respecto... yo sigo confiando en el efecto SM, para él el psicoanálisis consiste en zamparse un bote entero de nocilla.

Isabel, ya he dicho que los adolescentes son harina de otro costal... bueno, en general, cualquier persona para la que "la manada" supone su punto de referencia... las manadas son siempre peligrosas a la hora de tomar decisiones. Creo que el miramiento excesivo es tan malo como la indiferencia... a saber si en diez años me tengo que estar comiendo mis palabras.

Elena, por lo que entiendo, tú eres la única aquí que puede darnos fe real del asunto, ¿no? Creo que los límites son algo inherente a la vida... por tonto que se ponga, no pienso permitir a Superboy machacar mi nuevo armario (o su dedo) con MI martillo. Creo que el problema está más en dónde ponemos esos límites. Pero sí, está claro que esto es como la fábula del padre, el hijo y el burro... salga como salga, va a haber motivo de crítica.

Yvi, dame mil veces una tesis doctoral, al menos esas no tienen la capacidad de minarte la moral hasta lo más profundo (claro que tampoco dan besos húmedos y babosos, ¿no?)

Un supersaludo

Andrés dijo...

¡Hola SW!

no puedo estar más de acuerdo en lo que aquí cuentas: y cuando un niño le dice a uno tuyo que "se aparte de la entrada del tobogán porque él tiene 5 años y le pega dos hostias" (como me pasó el otro día en un parque de Madrid) algo raro ocurre; como puedes imaginar, me encargué personalmente de ponerle las cosas claras al nene en cuestión.

Gracias por tu comentario de hoy en mi página; contestaré en breve. Abrazos,Am

Superwoman dijo...

Jo, como está el patio Andrés... pero el caso es que SG está entrando en esa etapa en que se cree el auténtico centro del universo... el otro día montó un buen pollo en el parque porque un niño pequeño se había subido a "SU" columpio (?????) y no pondría la mano en el fuego porque no soltara una así delante de cualquiera (y eso en mi casa eso casi seguro que no lo ha escuchado... y digo el casi porque humana soy y todavía recuerdo la rentabilidad que le sacó al primer y único "c**o" que se me escapó al hacerme los dos Supernenes una pirula al lado de la carretera al ir a cruzar... se pasó varias semanas con la dichosa palabrita en la boca en cuanto se enfadaba... el sentimiento de culpa no me dejaba dormir ;) ). Eso sí, en el caso de los Supernenes, la violencia es siempre de obra, no amenazan, pegan directamente, a pesar de que sus padres lo intentamos todo para que no lo hagan (eso sí, luego te besan para curarte el daño infligido, sobre todo SB es un experto de la doble moral... o en realidad es que todavía todo para él es un juego).

Un supersaludo

Un supersaludo

Alice dijo...

SW, te admiro. Realmente eres una superwoman, tú y cualquier mujer que tenga que criar a unos hijos hoy en día (o en cualquier época). Yo no sé si sería capaz. Con mis tres pequeñajos (mis gatos ;-)), no tengo problemas, por supuesto. Pero criar a unos cachorros humanos, uffff... me quedo sin palabras. Sólo puedo decirte que ole tu valentía.

Superwoman dijo...

Bienvenida al blog, Alice (¿tienes algo que ver con el Pais de las Maravillas?). Bueno, chiste fácil aparte, me he dado cuenta de que los que no tenéis niños mitificáis un poco el hecho de tenerlos... soy un desastre, las plantas no me duran más de quince días antes de morir y creo que si tuviera un animal doméstico escaparía a la primera oportunidad... aún no sé cómo he conseguido que los Supernenes tiren adelante...

Un supersaludo

(Ir)Responsable también de esto...