Datos personales

Mi foto
Sigo instalada en los "taitantos" y los abuelos siguen a hacer puñetas de aqui... Pero al menos el marido parece haber sentado el trasero, duermo algo por las noches y mi carrera laboral empieza a parecerse a algo. Lo que sigue siendo interesante es mi red de apoyo variopinta, internacional y virtual y las aventuras de la Superfamilia espero... Pasa y acomodate.

jueves, marzo 31, 2011

Un paseo por youtube

Volviendole a mostrarle a Supergirl que "Mother" se dice tirando a "d" y no a "tz" como hacen los alemanes:



Recordando años mozos... y es que Morten parece conservado en formol:

Por cierto, la cancioncilla se me ha pegado como con Superglue, le va muy bien a las voces de ambos...

Todavía pega más con el patinaje de Brian Joubert... sin más comentarios, como me gusta este muchacho (patinando, se entiende):


Y poniendome al día sobre los shows televisivos que no veo... este del talento ha surgido como setas por todo el mundo por lo que veo...



La cria no tiene ni diez años, vale que canta como los ángeles, pero ¿vosotros dejariais a una hija vuestra hacer el mono en la tele con esa edad?

Y porque no, recordando "clásicos" de mi época...

Por cierto, que esta también salió y bien jovencita, de un concurso de televisión... ¿sabéis de cuál?

sábado, marzo 26, 2011

Alto impacto

Para que Cuti se ría, la pata de cordero no la enseño, pero esto sí.

Este mes ha pasado de largo el día ese del año en que me toca subir un número más a mi contador geyger particular. No caen tantos, aún me queda tiempo para llegar a cuarentona, pero lo cierto es que este año no quería hacer una gran celebración, sino permitirme algo mucho más tranquilo y relajado.

Para hacer honor a la verdad, el día anterior al día de autos estaba con tantas ganas de fiesta que no me atreví a llamar a las personas a las que se suponía que iba a invitar a tomar café con tarta (sí, mamá, no se puede creer uno lo alemana que me he vuelto) hasta la misma mañana del sábado en que lo celebré.



Me pasé la mañana en la cocina: cociné galletas y la comida para la semana... había decidido preparar para el café una tarta de flan de profiteroles y la tarta de Guinnes con chocolate que me recomendaron mis amigas virtuales de siempre (una manera como otra cualquiera de sentiros presentes en la fiesta, aunque físicamente estéis tan lejos). Las dos recetas cumplen la regla de las tres B: Buenas, Bonitas y Bombas calóricas (que es lo que se le pide a una tarta de día de fiesta, caray, no vamos a ponernos a regatear en el precio).

La de Guinnes era la primera vez que la intentaba y como use la primera cerveza negra que encontré en el supermercado, pues como que no tenía claro del todo el resultado, así que muy ladina yo, preparé un molde grande con la idea de llevarlo a la oficina para los colegas el lunes siguiente y un molde pequeño, para probar aquella misma tarde con la gente de confianza si convenía llevarlo a la oficina. Pero con la tarta de profiteroles tenía una espinita clavada... porque la había preparado el día de la entrada en la escuela de la Superniña y a pesar de que es fácil de narices no me había terminado de salir del todo. No cuajó bien.

El sábado por la tarde llegan los primeros invitados. Sacamos unas cervezas y vino en lo que esperamos que llege todo el mundo, nos lo estamos pasando bien. Llega la hora del café. Me voy a la cocina a montar las tartas... Saco con cuidado la pared del molde de la de profiteroles... un aspecto estupendo. Me pongo tan contenta que sin hacerle foto ni nada, en la misma base del molde, la llevo hasta la puerta de la cocina para enseñarsela a mi vecina...

Y cuando la voy a llevar a la mesa de la cocina para colocarla en la fuente, ocurre el desastre:



Sé que la imagen vale más que mil palabras... además de que no fueron mil, sino algo parecido a "la madre que me parió". Menos mal que me dió por respirar hondo y pensar que al menos
a/ acababamos de fregar el suelo de la cocina
b/ era sábado y en caso de apuro estaban abiertas las panaderías

Al momento llegó SM al rescate, seguido por mi vecina que no perdió la calma y nos dijo que ella conocía un truco para recuperar al menos parte del desastre (lo documento a continuación, por si alguna vez os pasa, básicamente se pone una hoja de papel encerado por debajo de los restos de la tarta y se voltea de nuevo en el plato):






No sé a cuál de todos mis amigos fue al que se le ocurrió la brillante idea de hacer las fotos pero en cuanto las ví me dije, esto va para el blog.


A pesar de ser físico y no creer en todos esos rollos, estoy firmemente convencida de que la tarta de profiteroles tiene una especie de gafe conmigo (lo cual es una pena, porque sabe de muerte). La parte positiva del asunto es que la tarta de cerveza negra parece estar libre de cualquier tipo de influencia negativa que embruje el molde de tartas de mi cocina y tiene una textura impresionante para el poco trabajo que da el prepararla.





Así que me doy por satisfecha y aprendí una de estas lecciones importantes de la vida: si la compañía es la adecuada, no importa demasiado los errores que cometas por el camino. Al final las cosas saldrán bien. Y comerás tarta.

martes, marzo 15, 2011

Ante todo, mucha calma...

Últimamente leer el periodico se está convirtiendo en toda una aventura... es necesario tener una sangre fría y una capacidad de raciocinio impresionante para no dejarte llevar por el pánico. Y es que si no te paras a leer más que los titulares, daría la impresión de que el fin del mundo está llamando a nuestras puertas.

Como muestra un par de botones:

Tragedia en Japón: Pues sí, está claro que no lo han pasado, ni lo están pasando bien. Y está claro que la situación de las instalaciones nucleares en Japón después del terremoto está pasando por unos momentos realmente difíciles. Pero precisamente por ello, se debería tener especiales escrúpulos a la hora de reportar los hechos... Espero de todo corazón que los esfuerzos que se están haciendo por contener la radiación den fruto y esto se quede en un "susto nuclear". Pero me preocupa mucho la tendencia japonesa a "ocultar datos" a los superiores (especialmente los datos "desagradables"). Mis compis de curro, que son expertos en este tipo de asuntos, dicen que hay simulaciones por ordenador en que en casos como este, la vasija ha resistido. Crucemos los dedos.

Bebés robados: Un caso, uno sólo, en el que se ha probado que a una familia se le dijo que su bebe estaba muerto y ha aparecido a posteriori con vida. Con esto no quiero negar que existiera alguna trama de desalmados que se dedicaba al tema, ni echar tierra sobre el asunto, ni nada parecido. Pero el especial de El País me ha decepcionado porque mezcla las churras con las merinas: casos como éste, que son alarmantes y criminales; mujeres que dieron en adopción a sus hijos y luego se arrepintieron; casos en que las adopciones fueron gestionadas a dedo... Un poco de seriedad, por favor.



De los comentarios espontáneos, es que mejor no hablar: ayer decían en un periódico que los que no estamos a favor de prolongar la vida de las nucleares era porque no entendíamos nada sobre el tema y era mejor que no mostráramos nuestra ignorancia dejando comentarios (hombre, no soy amiga de poner mi Curriculum Vitae abierto en Internet, pero os puedo jurar que algo sobre el tema, entiendo... e intentaré poneros en antecedentes de lo que se para que no os la den con queso) y que la energía nuclear es muy barata y no está subvencionada (casi me atraganto al leerlo). Eso los pronucleares, que luego estan los verdes enteradillos que te informan convencidísimos de que en Alemania el 18% de la electricidad se produce con paneles solares (menos mal que tengo las estadísticas del Ministerio de Industria delante, si no pensaría que mis compañeros han iniciado otra cruzada anti-extranjeros para no mantenerme informada). O los místicos que interpretan un movimiento tectónico de la tierra como una "venganza" (ay, se cree el ladrón...).

domingo, marzo 13, 2011

Conciertos para peques

Una de las cosas que mas me gusta de la aldeíta:



Gracias a ellos, por esforzarse en hacer ameno a un público infantil algo tan bello como la música clásica, por permitirnos a hijos y padres compartir unos momentos divertidos y una actividad cultural. A ellos y a aquellos que llevan mucho tiempo haciéndolo en otros lares:

sábado, marzo 12, 2011

Japan in my mind

Quiero recordarte tal como te vi la última vez, no pensar que la vida y el dolor nos han cambiado a los dos. Quiero pensar que aquellos que dejé a tu lado siguen bien, que nada les ha pasado, que estarán bien, que han salido adelante. Quiero rezar pero recuerdo que no tengo idea de a quién puedo estarle rezando...



Te recuerdo como uno de los sitios más especiales por donde he podido pasar. Me has dado tanto, Japón, que siento ahora la impotencia de aquel que recibe las malas noticias desde lejos y lo único que puede hacer ya es enviar un mudo y torpe homenaje que no servirá de mucho.

Pongo un enlace al blog de mi amiga T. que ha encontrado dos imágenes que lo dicen todo.

(Ir)Responsable también de esto...