Datos personales

Mi foto
Sigo instalada en los "taitantos" y los abuelos siguen a hacer puñetas de aqui... Pero al menos el marido parece haber sentado el trasero, duermo algo por las noches y mi carrera laboral empieza a parecerse a algo. Lo que sigue siendo interesante es mi red de apoyo variopinta, internacional y virtual y las aventuras de la Superfamilia espero... Pasa y acomodate.

jueves, febrero 28, 2013

Los niños perdidos

SM y yo tenemos agenda conjunta en la red. Para nosotros, imprescindible. Hay quien me ha mirado con cara de "estatíaesunaparanoicadelcontrol" cuando se lo he contado y reconozco que sin explicación previa puede parecerlo. Pero me gustaría saber como se enfrentaría la gente a una agenda con cambios constantes en la que el, yo y otro tercero tenemos que ponernos de acuerdo a velocidades considerables y con la misma precisión que en la NASA.
έκρηξη : explosion via NASA
La foto es de Wikimedia y se comparte bajo la licencia Creative Commons.

Con todo y con ello, a veces se nos estrellan los cohetes. Estaba yo ayer en la sala de espera de la fisio, toda dispuesta a relajarme en la única cita mensual que tengo con ella ahora mismo, cuando suena el teléfono. En teoría los chicos llevaban una hora en casa, recogidos por su padre y hasta casi cenados, si me descuido.

SM: Oye, ¿le has dicho tu a Frau P. que vaya a recoger a los niños?
SW: Nooo, quedaste en que le llamabas tu el fin de semana...
SM: No; me dijiste que habías llamado ya tú... Silencio patidifuso... Nos hemos entendido mal... SM: ¿Dónde estas? Me acaban de llamar del colegio, que cierran y están todavía ahí. He movilizado a la vecina para que vaya a buscarlos, pero alguien tiene que recogerlos cuanto antes...

Debacle: yo estaba como quien dice, a punto de tumbarme en la camilla y él en una reunión importante de la que tuvo que salir cabalgando porque llegaba antes que yo. Los dos nos sentíamos como una mierda de padres (sobre todo porque en circunstancias normales lo hubiéramos hablado la noche anterior y nos hubiéramos dado cuenta, pero es que nos habíamos peleado y nos habíamos dejado de hablar... por estas cosas es la comunicacion en pareja importante). La consulta de la fisio no me sirvió de mucho. Supongo que la mala conciencia crispa los músculos. Y eso que la pobre me confesó que a ella también le había pasado alguna vez lo mismo (con lo que consiguió ahuyentar mis visiones de los servicios sociales acudiendo a casa para inspeccionarnos...).

Yo que estaba escribiendo un post sobre otros niños perdidos, de repente me encuentro conque los que me he dejado en cualquier lado son mis propios hijos... Seguro que lo tienen que haber pasado fatal, que  los pobres se han sentido rechazados, perdidos, abandonados...
¿Y la opinión de los verdaderos protagonistas de este post? Cuando llegue a casa me los encontré tan panchos, comiendo yogur con miel y sin trauma ninguno...

SB: Ha sido guuuuaaayyy, hemos sido los últimos de toooodo el colegio...
SW: Pero ¿no estábais ni un poquito preocupados de que le hubiera pasado algo a papá...?
SG (así con un tono muy despreocupado, como si de repente cayese en la cuenta de algo): Qué va, la que parecía preocupada era Frau K.

Todavía nos queda disculparnos con la pobre Frau K. Y si las profes de mis hijos ya me echaban en cara sutilmente que pasan demasiadas horas en el colegio, creo que para la próxima reunión de padres me va a tocar disfrazarme de algo, acepto sugerencias.
No me vuelvo a pelear con mi marido, las consecuencias son demasiado horribles.

miércoles, febrero 27, 2013

Antes muerta que sencilla...

No, no os voy a comentar el estilismo en los Oscar, hay ya alguien en la red que lo hace mejor que yo (aunque en algunas cosas no coincidamos). Pero precisamente de trapos y de estilismo es de lo que quiero hablar.

Después de tantos años junto a mí, llevo mucho mejor que antes la ausencia de mi lado femenino. Al menos del lado femenino ese que se supone que se preocupa por los trapos. Pero esta semana he tenido una dosis de realidad de esas de caballo, propiciada por los docentes del curso Mi mundo en el bolsillo (curso en el que he tenido la suerte de participar en su primera edición, muy recomendable para la gente que quiere empezar a disfrutar de su cámara sin meterse entre pecho y espalda un curso entero de técnica como hice yo).

Empecemos conque como siempre, el miércoles cuando se ponían los deberes, yo estaba ausente. Y llegar tarde tiene la desventaja de que eres la última que te enteras.Cuando entré en el patio/foro del cole se mascaba que el ejercicio de la semana era duro:

"Puffff, yo no sé cómo me voy a apañar"
"Quéeee pereza mirar lo que tengo en el armario"

Así que me fui corriendo a lo de los deberes y leo que lo que toca es un "Street Style". Llamadme lerda, pero con dos críos menores de diez en casa lo primero que me vino a la cabeza por "style", fue "gangma" y creí que los profes habían perdido el norte. Luego descubrí que no, que era todavía peor, que se trataba de moda...

Street Style, en moda, es como se denomina a fotos realizadas de forma espontánea a los estilismos callejeros que las anónimas, expertas en moda y...
O sea, se trataba de parar a una desconocida en la calle y no regalarle flores, sino pedirle que mirase al pajarito. Como complemento, teníamos que montar un estilismo con nuestro fondo de armario... Sencillo, ¿no?
Pues no, afrontémoslo: no entiendo nada de moda. Podría pasarme el día en chandal y zapatillas de deporte si no tuviera clientes (y la mayor parte de fotos en la universidad me muestran de esa guisa). Compro la ropa en las rebajas y además no es que digas que voy buscando hasta que encuentro algo como hace la gente normal. Yo voy un día de rebajas, y lo que pillo para subsistir, lo uso. Mi armario lo componen un grupo de prendas en distintos tonos que hasta un daltónico no podría fallar al combinarlas entre sí. Mucho gris, muchísimo. Y si no blanco... o negro. Las únicas notas de color las ponen un par de camisetas en nazareno monísimas que precisamente conseguí para que mi madre dejara de quejarse de que parece que me hicieron antes de la tele en color. He de reconocer, que si no me pasara el verano por España, creo que dejaría hasta de quitarme el pelo de las piernas (ufff, ya lo he soltado, una se queda mucho más ancha cuando confiesa toda la verdad).

Al final algo hicimos, después de mucho despotricar (algo me dice que los profes del taller se han ganado un par de vueltas hacia arriba del Nirvana después de aguantarme durante todo este mes). He hecho propósito de enmienda, prometo poner algo de color en mi vida. Si mi compi con nombre de whiskey lo consigue, yo seguro que también puedo:

MMEEBS4_02: Caperucita azul

Todavía me falta el estilismo de mi armario, pero estoy decidiendo cuál de todos mis tonos de grises es más llamativo.

jueves, febrero 21, 2013

Último día para participar...

Hasta ahora no he dicho nada porque soy una malqueda. Pero tengo que decir que lo que ha hecho Paula con mi foto ganada en el concurso de Junior Brown me encanta... Aún estás a tiempo de intentarlo, si lo tuyo es el relato corto o la poesía. Yo he de decir que esta vez me abstengo por absoluta falta de tiempo:

08-Insecto02

Pulsa aquí para participar


Por cierto, Nunu jamás se presentó a cobrar su premio ex-aequeo. Si me lees, aún estás a tiempo, esto no caduca.

lunes, febrero 18, 2013

Los llevacontrarias

Empecemos porque llevo una semana de muy mala uva con los Supernenes.

No tengo un motivo particular para encontrarme en este estado. Sólo pequeñas cosas que se van acumulando: alguien ha echado colonia en mi cepillo de dientes, así que llevo desde anoche escupiendo colonia (que es mucho más basto que mearla) y la mala uva se me aumenta en cuanto me vuelve el regustillo. Por supuesto, nadie ha sido, en mi casa habitan los duendes.

Sigamos porque la Superabuela está de visita y escuchamos más a menudo lo díscolos que son los dos. Y que además muchas veces le tengo que reconocer que lleva razón.

Y terminemos porque me siento como si luchara contra la clase política en pleno: los Supernenes tienen respuesta y explicación para absolutamente todo. Ellos nunca son culpables, ellos nunca dimiten. Pongamos como ejemplo estas vacaciones. SB ha dormido en nuestro cuarto de hotel y a las siete de la mañana compruebo con estupor que le falta medio pijama. Cuando pregunto que donde rayos ha metido la camiseta que falta me dice que no sabe, que se acostó sin ella. Yo lo pongo en duda: exactamente igual que me he dado cuenta de que el emperador va hoy desnudo, me hubiera percatado el día anterior. Entonces usa el socorrido as de la manga que le suele liberar de todos los problemas: que no se acuerda... Irónica yo, se me ocurre poner en duda que alguien no pueda acordarse de hacer un strip-tease. Y escucho al niño con una voz cargada de razón argumentarme, "ay mamá, es que la noche es muy larga".

Llevo todo el fin de semana imaginándome las múltiples dimensiones que puede llegar a alcanzar una frase así en la adolescencia ("no me acuerdo de quien es esta chica, mamá, la noche es larga"). Y reprochándome a mi misma (y a SM) el no poder contener la risa en semejantes circunstancias. Y dando gracias, porque SG también tiene su larga lista de sloganes propios, de que la hermana dormía en otro cuarto y no escuchó la idea para copiarla.

Y lo que me preocupa es que con la edad, dejar libertad a mis hijos se vuelve cada vez mas complicado. ¿Dónde ponemos los limites? ¿Hasta que punto es normal esa rebeldía constante, ese "yo soy el que tengo razón y todos los demás vivís equivocados"? ¿Son todos iguales, queridos amigos, o solamente los míos presentan semejante perfil patológico?  

El problema es que soy una madre medio ausente y por mucho que haya estudios y contraestudios que indican que esta situación (como todo en la vida) tiene también pros para los niños (a la vista esta que salen muy resueltos), siempre creo que si les pudiera dedicar más tiempo, las cosas serian de otra manera.

PS: El sentimiento de culpa no lo mejora el hecho de que esta noche me vuelvo a tener que marchar:

MMEEBS1_01_Corregida

viernes, febrero 08, 2013

We can read all about it...

Me gustaría poder poneros una canción cada viernes. Ayer venía en el coche escuchando ésta y me recordó bastante a la entrada del blog de Pilar (juro que no nos pusimos de acuerdo) y a los comentarios del domingo:

"Yes we're all wonderful, wonderful people          
"Sí, somos gente maravillosa, maravillosa
So when did we all get so fearful?                         
pero ¿desde cuándo tenemos este miedo?
And now we're finally finding our voices               
Y ahora definitivamente estamos encontrado nuestras voces
So take a chance, come help me sing this"            
así que usa esta oportunidad, ven y ayudame a cantar esto"



Así que os la dedico a todas, por valientes... "Vamos a cantar, vamos a gritar, vamos a chillar hasta que se nos seque la voz...". Vamos a dar guerra hasta que las cosas cambien.

martes, febrero 05, 2013

Póntelo, pónselo...

Hoy tengo pensado hacer una entrada beneficiosa para la salud pública... y no, no va de lo que parece. Hacedme el favor de ver primero este vídeo, son cuatro minutos terríblemente reveladores:




Ya sabéis que yo soy un auténtico ogro protegiendo mi superidentidad. Pero es porque lo soy igualmente en mi vida privada. Haz un favor: protege tus comunicaciones en línea y hay que tus amigos las protejan también.
  1. Ve a la esquinita superior de Facebook: hay un icono con una tuerca. Si pulsas en él, puedes acceder a tus opciones de privacidad (privacy settings). Comprueba que sólo tus amigos pueden leer tus mensajes (los amigos de tus amigos NO son tus amigos, o sólo lo son en las canciones). 
  2. El punto 1 tiene como ventaja que jamás volverás a tener que preocuparte por esos hoaxes que pululan por el cara-libro (por cierto, una recomendación adicional. Si un texto te parece extraño, es porque normalmente es un hoax. Haz el favor de buscar el contenido junto con la palabra en la red antes de reproducirlo y probablemente ahorres un montón de clicks a tus amistades).
  3. Por supuesto, no aceptes a nadie en un perfil público en en que des detalles íntimos de tu vida si no le conoces personalmente.
  4. Para los detalles íntimos de verdad están el correo electrónico y los mensajes personales: como regla básica, si no se lo contarías ni a tu madre, ni a tu jefe, no lo pongas en abierto.

No te lo pido por entrometerme, protegiendote me estás protegiendo también a mí.

PD: Hoy es el día de la seguridad en internet, una jornada dedicada sobre todo a la protección de los menores en la red, pero en vista de lo visto, los mayores necesitamos una introducción urgente al tema.

domingo, febrero 03, 2013

Somos más y lo mejor es predicar con el ejemplo

Después de tanto tiempo sin dar señales de vida, me ha costado un poco decidirme a volver. No es por falta de temas, definitivamente, hay tantas cosas importantes que me llevarían a escribir que podría pasarme el día comentando. Pero hay veces en que todo lo que pueda decir me parece superfluo, en comparación con lo que ocurre a nuestro alrededor.

Pero hoy, para volver, tengo un mensaje importante que dar: no nos hacen falta nuevos políticos si no vamos a cambiar nosotros. Volverá a ocurrir lo mismo. Nos hace falta implicarnos en la política, controlarlos, estar pendientes para que no nos vuelvan a jugar una pasada así. Y por supuesto, no tolerar el fraude a ningún nivel.

Dicen que somos pícaros por naturaleza. Yo no me lo creo, los "buenos"* somos más, siempre hemos sido más pero somos mucho menos visibles que los "malos". Tenemos que volver a hacernos visibles en la sociedad, hablar, actuar. El ejemplo es la mejor manera de expandir nuestro mensaje.



* Entiendasé que esta división tan simple entre "buenos" y "malos" está provocada por la brevedad del mensaje y a lo que me refiero es a que la gran mayoría de los humanos estamos genéticamente programados para la cooperación y el bien común... En realidad, la bondad es eso.

(Ir)Responsable también de esto...