Datos personales

Mi foto
Sigo instalada en los "taitantos" y los abuelos siguen a hacer puñetas de aqui... Pero al menos el marido parece haber sentado el trasero, duermo algo por las noches y mi carrera laboral empieza a parecerse a algo. Lo que sigue siendo interesante es mi red de apoyo variopinta, internacional y virtual y las aventuras de la Superfamilia espero... Pasa y acomodate.

lunes, julio 26, 2010

Mejorando... pero taaaaan lentamente

Siento no poder daros la lata más a menudo pero me han limitado las horas de ordenador...



Hoy me dedico el post a mi misma (soy mala, malísima enferma. Siempre me desespero por no estar mejor, ¡YA! necesito mucha de esa "patience") y a JB (mi compi con nombre de whisky) para que ella también se mejore ;)

miércoles, julio 21, 2010

Vértigo...

... y lo que daría porque se hubiera quedado en una peli de Hitchkock, en una canción de Isma o en esta misma de U2 y no en la terrible sensación que llevo experimentando en el último par de semanas...

lunes, julio 12, 2010

Vamos a la playa...



Pues eso, que en una semana o así, empiezo yo mis vacaciones de madre, como Ju... pero antes me toca hacer el traslado de Supernenes, así que portaros bien todos: el martes tendré tiempo para contar muchas más cosas...
Hoy tengo que agradecerle la foto a SG ;)

Campeones (en más de un sentido)

Hoy era la Fiesta de la Bici en nuestra Aldeíta. La Superfamilia en pleno se ha ido a participar en la ruta más corta de todas las que se podían hacer, sobre todo porque Superboy hace tres semanas que aprendió a montar en bicicleta sin ruedines y tampoco queríamos pasarnos mucho... La ruta en cuestión han sido 10 km, más los 10 km de ir y volver al centro desde nuestra casa.



Hoy todos hemos sido campeones. SB, por finalizar la carrera a pesar de su corta experiencia, echandole mucho valor y pundonor. SG por entender que hoy, a pesar de que ella también lo ha hecho muy bien, la estrella era su hermano y acompañarle y alegrarse de su pequeño triunfo. Servidora ha estado luchando contra otro tipo de fantasmas y he de decir que me siento bien de haber terminado la ruta y haber derramado unas lágrimas de orgullo al ver a mis dos hijos cruzar la meta. Y SM, por haber estado cuidando de todos durante el camino con su optimismo incorruptible y su eterna sonrisa en la boca (y sí, le besé en la boca como Casillas a la Carbonero, qué bonito es el amor, aunque lo critiquen)...



Por eso el triunfo de España, después de un partido de infarto pero que ha estado tan bonito de ver, me complace el doble. Me voy a la cama feliz, contenta de haber visto hoy cosas que creo que merecen la pena.

sábado, julio 10, 2010

Horrible, sin palabras...

Pocas veces las palabras pueden detener la crueldad más absoluta. Pero al menos podemos intentarlo...



La lapidación ha sido cancelada pero es muy posible que se continúe adelante con la ejecución por otros métodos. Por si alguna quiere firmar:

http://www.es.amnesty.org/actua/acciones/iran-lapidacion-mujer/

miércoles, julio 07, 2010

Trilingües, a la fuerza


Entendámonos: nadie nos puso una pistola en la cabeza hace siete años cuando SG entró en la fase final de construcción y ensamblaje (siete años ya, se me ponen los pelos de punta) para que SM empezara a comunicarse con los niños en la lengua de Shakespeare. La cosa estaba como sigue:

* llevábamos años fuera de España pero el español en nuestra familia era una obligación porque ninguno de los abuelos habla otra cosa. De los dos (perdona, cariño, no es por darme pisto de verdad) la que mejor lo hablo soy yo (o al menos, la que más palabras del diccionario conoce). Así que el español tenía que ser idioma número uno de la Superfamilia.

* la situación de trabajo en aquel momento era lo que se dice "complicadilla". Nuestra base era Japón, pero de japonés no hablábamos más que lo justo y teníamos claro que íbamos a volver a algún lugar de Europa. Sonaban los nombres de ciudades francesas y alemanas, pero nada tenía tampoco un tinte definitivo. La lingua franca en estos días es la que es y SM tiene la ventaja de no haber dejado de trabajar en ella en los últimos catorce años, más o menos. Así que quedó decidido. Inglés, idioma número dos de la Superfamilia.

* dos meses antes de nacer la niña, quedó confirmado que nos veníamos a Alemania. SM de alemán por aquel entonces no tenía ni papa, así que decidimos que nos ateníamos al plan original y el idioma, pues ya lo aprendería de alguna manera de alguien que lo hablara decentemente, no como nosotros.



Y así empezó el trilingüismo familiar. Lo digo estirando un poquillo la definición de trilingüe, ya que en el fondo ni SM, ni yo, calificamos exactamente en el saco del bi(tri)lingüismo.

Las definiciones más extendidas (entre ellas la de Chomsky y Bloomfield) indican que el hablante bilingüe es el que tiene un control nativo de la lengua. Pero para otros estudiosos del tema el bilingüismo (o multilingüismo) consiste en la capacidad de poder comunicarse con éxito en varios idiomas y yo comparto más esta definición (porque es la que me toca). Habría que entrar a discutir si mi inglés, oxidado y un poco falto de uso como está actualmente, es mejor o peor que el de algunos nativos. O si las patadas gramaticales que le doy al español/castellano, que es sin duda mi idioma dominante, me descalifican como hablante nativa. Lo cierto es que tenemos comprobado, por ejemplo, que soñar, soñamos con el idioma en que normalmente nos comunicamos con las personas que aparecen en los sueños. Es decir, si me despierto por la noche y SM está farfullando algo en inglés, le suelo dejar tranquilo porque eso es que está teniendo alguna con su jefe (en sueños).



Lo que parece claro es que a partir de una cierta edad (sobre los diez años), la capacidad para aprender el idioma y sobre todo para reproducir sus características fonéticas, muere. No es sólo que se haya demostrado que resulta más difícil el aprendizaje de un idioma a partir de esas edades sino que la manera que tiene el cerebro de tratar con el idioma es distinta. Es decir, los Supernenes, que son lo que en esta clasificación que he encontrado se entiende como "early bilinguals" activan conexiones diferentes del cerebro para cada uno de los idiomas, cosa que también hacemos los adultos multilingües, pero muestran una facilidad mayor (requieren menos esfuerzo, menos actividad cerebral como demuestran escaners parecidos a los de la foto de arriba) para hacer conexiones entre un objeto y su articulación y para realizar el cambio entre un idioma y otro.

¿Y en el día a día qué, SW? Os cuento como sigue la historia. A SM le entraba prácticamente la risa al principio al hablar con mi barriga en inglés, aparte de que usaba un lenguaje muy "adulto" cosa que cambió cuando tuvimos a la pequeña en casa (no es porque sea su madre, pero la niña era como un dibujo animado japonés, redondita y de ojos grandes, completamente neoténica... te salía solo hablarle con el maternés). Con un año les metimos a los dos, intencionadamente a pesar de que yo estaba en casa, unas horas en el equivalente a una guardería, lo que en Alemania se llaman las "Tagesmutter" o madres de día.

Y la verdad es que salió todo bastante rodado: no nos preparamos especialmente; tampoco leímos demasiado material al respecto; no hemos realizado actividades de refuerzo hasta ahora (lo único, repetirles las formas y las palabras correctas cuando se equivocan, pero no corrigiendo... vamos, lo que se hace con un niño que comienza a hablar en un único idioma); y si con SG sí que pudimos mantener más o menos libre la idea tan reforzada de una persona, un idioma, me temo que SB lo que ha recibido es un batiburrillo de los tres por parte de su hermana en la más tierna infancia.

Resultado: los dos peques entienden perfectamente los tres idiomas (bueno, hay veces que tengo dudas sobre su capacidad de entendimiento, pero creo que no están relacionadas con el tema del trilingüismo, sino con el de la cabezonería). SG habla de manera excelente cualquiera de los tres, por encima de la media de los niños de su edad alguno de ellos. A SB le cuesta un poquillo más (sobre todo porque a falta de vocabulario, usa la primera palabra que le viene a mano, sin discriminar idiomas), pero sigue alcanzando las mismas metas que su hermana aunque necesite algo más de tiempo. En conjunto, sabemos por la guardería que el alemán de los dos es muy bueno y yo evalúo su nivel de español como correcto (al peque le falta algo de estímulo, escuchar el idioma de más fuentes y no sólo de la mía, pero ahora le tocan quince días solos con sus abuelos que creo que van a suplir esa carencia).

Mitos que he visto destruidos por el camino:
* los niños no se vuelven locos si les hablas más de un idioma. Tampoco es cierto que sufran un retraso linguístico significativo (aunque sí que tardan más que la media en empezar a hablar) o que les perjudique la inteligencia.

* no es cierto que sea necesario asegurar primero un lenguaje y después empezar con los otros. En casos como el nuestro, además, eso es totalmente utópico puesto que los niños están expuestos al segundo o tercer lenguaje en el momento en que salen por la puerta de casa.

* no siempre hay un idioma "fuerte" o principal... en el caso de mi hija no podría señalar en cuál de los dos idiomas, castellano o alemán, habla mejor... e inglés lo ha aprendido hasta donde han dado de sí sus patrones de ejemplo, que somos sus padres.

* aun en el caso de que exista un idioma dominante, como me ocurre a mí, no se traduce de un idioma a otro. De hecho, yo me tengo que parar a veces en el trabajo para pensar lo que quiero decir en otro idioma y buscar la palabra más idonea en alemán, pero tiene que ser un proceso meditado porque en realidad "sé" de antemano lo que quiero decir en alemán (aunque no con las mejores palabras, claro). En inglés me ocurre todo lo contrario, si intento pensar en español y traducir, la cosa no funciona...

* tampoco es cierto que los niños bilingües no se terminen de sentir a gusto con ninguno de los dos idiomas... al menos mi hija no deja de hablar ni bajo el agua, cosa que creo que demuestra que le encanta su poder de comunicación.

* no hay que seguir un conjunto de reglas fijas en una situación de bilingüismo... las cosas son mucho más sencillas de lo que parece y van rodando solas.



Y terminaría con una idea que leí el otro día buscando información sobre lectoescritura y bilingüismo. Un idioma no deja de ser la llave que te abre las puertas a un mundo nuevo. A mi particularmente los tres que he podido aprender me han abierto de verdad puertas que he cruzado encantada. Y me alegro de haber podido ofrecer desde pequeños a mis hijos también todos estos mundos, estas culturas.

lunes, julio 05, 2010

Aprovechar el momento...

Pues estoy en casa: aunque mi pulmón ha decidido darme un respiro (nunca mejor expresado) y vuelvo a poder subir la escalera del ático sin quedarme en el camino (así de malita ha estado la cosa), mi SB se ha despertado con los dos ojos a la virulé y es el primer día de curro de SM con su nuevo jefe. Así que vamos directos al pediatra en cuanto terminemos el desayuno y voy a aprovechar el post de hoy para hacer intendencia:

Necesito ayuda: una vez por semana pretendemos albergar una sesión de cine en español en la Supercasa y para ello voy a tener que arramplar la videoteca del Superpadre. Pero necesito ideas... Por favor, ¿qué películas de habla hispana podríais recomendar? Lo de Campanella está ya apuntado todo, luego se me ocurren algunas como "La Vaquilla" (pero no sé si será demasiado local), "Los lunes al sol" ya la hemos visto y a Almodovar lo tengo en su mayor parte vetado porque no le aguanto... Ale, venga, lluvia de ideas.

Tercer punto:


Si algún lector de Madrid de este blog (y estoy pensando en dos señoras, las dos doctoras en Físicas en concreto) lo tiene, ¿le importaría prestarmelo hasta, digamos, Navidades?

No se me ocurre nada más que pueda ir sacando adelante así que voy a meter prisa a los niños para ir a hacer cola en el médico.

domingo, julio 04, 2010

La roja (con el corazón partío)



La hemos sacado del armario la Superfamilia en pleno. Y aunque a mi Supermadre le dé un poco de miedo por aquello de los hinchas salvajes, la hemos paseado por muchos sitios:




Francamente, yo pensaba que la íbamos a tener que guardar antes, pero de momento no ha sido así.



Pero no tengo pensamientos positivos para el próximo partido. Ayer por motivos logísticos (a las 20:30 de la tarde es hora de acostar a los niños en esta tierra) vimos y animamos el partido de Alemania nada más: me quedé con la impresión de un equipo muy fuerte y con muy buen juego. Bastante contraria a la que me dieron los españoles (aunque claro, por internet, las cosas son más bien incompletas).

Que queréis que os diga, se acabó el corazón partío. En esta casa se anima a Alemania hasta que juega con los españoles (de momento... sé que los Supernenes en un futuro puede que tengan otros colores en el corazón y me parece lo lógico).

Que gane el mejor, (gane quien gane en esta casa lo celebraremos con más pena en un caso que en el otro) y seguiremos apoyando a ganador y perdedor en el siguiente partido.

(Ir)Responsable también de esto...