Datos personales

Mi foto
Sigo instalada en los "taitantos" y los abuelos siguen a hacer puñetas de aqui... Pero al menos el marido parece haber sentado el trasero, duermo algo por las noches y mi carrera laboral empieza a parecerse a algo. Lo que sigue siendo interesante es mi red de apoyo variopinta, internacional y virtual y las aventuras de la Superfamilia espero... Pasa y acomodate.

viernes, julio 31, 2009

Karaoke Queen

Para nuestra incomparable vocalista (que se la nota cuando comenta que entiende y sabe exactamente que es eso de impostar la voz cuando los demás a lo máximo que llegamos es a apostarla) puede que lo de cantar en público resulte algo "chupaó" y las cuitas que yo tengo seguro que le resultan desconocidas. Pero yo, señores, tengo que confesar que nací completamente desentonada y la cosa está tan fea cuando hablamos de mis cantares que consigo meter a los Supernenes en vereda por las noches, cuando no hay fuerza de la naturaleza que les meta en la cama, simple y llanamente con la amenaza de plantarme en su cuarto y obsequiarles con una nana (funciona como la seda, cierran los ojos y se quedan fritos ellos solos, palabra)...

Supongo que la solución sencilla a mi problema sería callarme, pero... me gusta cantar. Pegar berridos a todo lo que da mi desagradable voz tiene encima para mí un efecto terapeútico. Así que pertenezco al coro más grande del mundo mundial, el de los cantantes de ducha, los que le cantamos a la comida, al sandwich de jamón y queso en el patio del recreo o a las montañas de ropa de la plancha (y eso, repito, sólo si los Supernenes no andan cerca para protestar) que es más o menos lo que nos queda a los que ni a triunfitos llegamos.

Y toda esta reflexión viene a que llevo varias horas haciendo las paces con el montón de ropa que me han dejado las vacaciones acompañada de Mamma Mia en versión sing along. Recomiendo la peli en versión original, aunque sólo sea por darse el gustazo de
A- ver que Meryl Streep puede con lo que la echen, incluido marcarse un "The Winner Takes It All" con una fuerza dramática impactante y cantando ella misma (la directora asegura que hay partes del audio que son tomadas en vivo en una de las grabaciones de la escena). Eso sí, por lo menos la mujer tiene la deferencia de despeinarse mientras lo hace...

B- cantar las canciones de Abba en la intimidad de tu hogar...



Pero a la hora de la verdad, los tipos como yo no somos carne de karaoke por lo mismo que el karaoke no ha terminado de cuajar aquí en occidente: por la falta de privacidad. En Japón, el karaoke es una cosa íntima, entre amigos. Te meten en una sala insonorizada, con un grupito reducido de gente y empieza a correr la bebida. Aunque en las dos primeras canciones no se atreve ni el tato, y todo el mundo parece muy comedido, a partir de la tercera el buen rollito sube a extremos atronadores. He visto a amigos míos (madrileños de toda la vida) ponerse a cantar la canción de Heidi porque era lo único en japonés que les venía a la mente (y lo mejor es que treinta años después se la sabían fonéticamente de manera aceptable y se quedaron con todo el personal presente en la sala, incluída la chavala que servía la cerveza). Los anfitriones suelen controlar para que nunca haya demasiada bebida, pero tampoco falte de ná. El resultado es una mezcla de diversión y desvergoña que casi no te puedes creer cuando te muestran el vídeo al día siguiente.

Así que ya sabéis todos por qué mantengo siempre las buenas relaciones con Superman. Existen diversas pruebas que muestran a esta humilde servidora agarrada a un micrófono con una cerveza en la mano libre y dos coleguitas de fatigas a cada lado imitando a las "Weather Girls", casi nada al aparato... pero recuerdo aquella noche como una de las mejores de mi vida.

Haced la prueba, pero primero cercioraos de que no hay cámaras delante que estropeen el efecto relax que produce cantar a voz en grito con este vídeo:

martes, julio 21, 2009

Hasta pronto...

Al final ellos siempre llevan la razón. Dos horas dando vueltas por la ciudad ayer me demostraron que el sistema está loco. Ellos te pueden destrozar la maleta, pero si no consigues un certificado de que no tiene arreglo, certificado que sólo te dan si la marca de la maleta la venden en la tienda donde hayas preguntado, pues como si no te la hubieran roto. Un consejo, aunque sólo sea por darles en donde más duele, a partir de ahora guardad el ticket de compra de vuestras maletas.

Ah, y lo que no saben es que esta vez el genial Forges me ha ayudado con un buen consejo.



Qué ganas de ver a mis Supernenes, qué ganas de playa, de sol, de no tener que hacer nada salvo lo que me apetezca y sea estrictamente necesario para mi supervivencia y la de los míos. Unas horas más y salimos a la aventura necesaria de las vacaciones. Lástima no poder poneros el audio de SB cantando ésta, pero bueno, el Camarón hace también un buen papel...



Feliz Verano (y a los que tenéis que esperar a Agosto, no desmayéis, que ya queda menos)

martes, julio 14, 2009

Cabreo por todos lados (o porqué es necesaria la Q)

A veces la gente se pregunta por qué es necesario el departamento de Q (Control de Calidad) en una empresa. Yo como soy una amante del trabajo bien hecho (cuando tengo tiempo para ello) me alegro mucho de que exista gente capaz encargada de esos menesteres. Sobre todo porque el estado actual del servicio que nos dan, me lleva a querer liarme a palos con todo hijo de vecina (ay, lo sé, lo sé... tendría que trabajar esa vena violenta, es mala... mala leche que se me pone). No puede ser (y leasé con acento madrileño, retirando el "de" de la palabra puede). No es posible que haya tanta cara, tanta dejadez, tanto mal hacer por el mundo... Y los que controlamos calidad estamos ahí para recordarselo a la peña. Formulario en mano, para que duela más (ya sabéis: lo escrito, escrito queda).

Volare, oh, oh
Esto viene a cuento de que la compañía aérea no sólo nos ha destrozado las dos maletas en la ida, sino que además tuvo la cara de decirnos, cuando fuimos a protestar, que no se ocupaba de la reparación de una de ellas por ser un destrozo en el asa. Literalmente, la buena señora del mostrador de Madrid-Barajas nos soltó a la cara que "al ser una compañía de bajo coste, no se hace cargo de ese tipo de daños". Nunca subestiméis el poder de SM (yo jamás lo he hecho). Se me debió notar la cara de satisfacción cuando le soltó a la muchachita que eso, por favor, se lo diera por escrito. Ju, guapa, rieté tú de United Airlines...

Y a la vuelta, un retraso de tres horas en el avión. Y todavía demos gracias porque la EU ha obligado con las nuevas normas a que al menos te faciliten algo para comer y beber en semejante tesitura. Aunque francamente, nos costó un web reconocernos como los pasajeros de "Asiyes" :D (pobre mujer, reconozco que mi castigo por la maldad de meterme con aquellos que no tienen por qué saberse un idioma que no es el suyo, ha sido que mi profesor me ha tenido diez minutos pronunciando sin descanso la palabra "jet"... y lo peor es que el sonido sé hacerlo).



Total, que a casa llegamos a las cinco de la mañana por cortesía de la línea aérea. Si te pegas la castaña en el desplazamiento por falta de descanso, las culpas, para Rita.

Muere joven, lo del cadáver bonito es lo de menos
Dentro de lo que cabe, las maletas son algo que más o menos se puede remplazar. ¿Pero qué ocurre cuando los errores, las negligencias, el mal currar... se llevan una vida por delante? Las más de las veces, que no nos enteramos. Pero hay casos que de puro mediáticos no se pueden ocultar.

Y aquí vuelta a querer repartir bofetadas por todos lados:

* A los organizadores de los hospitales: porque no se puede tener a una chica sin experiencia en planta trabajando como si nada. Y me huele que si ha salido a la luz y lo ponen como una causa de que haya ocurrido esta tragedia, sin hablar de responsabilidades en la cadena de mando, en España es de lo más normal. No se han enterado aún de que la falta de preparación no es un problema de las personas sino del organismo que las contrata.

* Al que diseña los equipos médicos: la gente se queja a veces de los múltiples diseños de las entradas de conexión a un ordenador, pero lo cierto es que nadie, por mucho que quiera, te puede conectar un USB a una entrada de memoria. Y aunque parezca absurdo tener diferentes entradas, la cosa tiene un sentido si se está trabajando como es habitual en mí con siete ventanas distintas y cuatro cosas conectadas al ordenador... simplemente, si no entra, no funciona. Así se evita el error por cenutria que sea la persona que maneja el aparato. Es casi un estándar no escrito en todo tipo de industrias. Cabría esperar que a estas alturas un medicamento que es mortal administrar por vía venosa, no hubiera manera humana de engancharlo a dicha vía.

* Al cuerpo de enfermería: no sólo he tenido la suerte de ir de boda este fin de semana, también me ha tocado estar prácticamente de funeral. Un familiar mío la palmaba prácticamente según mis Superpadres me recogían del avión (con mis dos maletas rotas), así que casi sin pasar por la casilla de salida, nos vimos envueltos en el trámite de conseguir un certificado de defunción. La actitud que observé del personal de enfermería en las cuatro horas, cuatro, que nos costó que nos dieran el papelito de marrás, fue de pasotismo. La que no estaba hablando por teléfono, estaba interesanda leyendo algo en el ordenador. Mientras tanto, ya podía caerse Roma, hacerselo todo encima algún paciente o sonar el timbre de alguna de las habitaciones, que ellas como si no se enterasen. Y si no te andas con ojo, le largan un yogur a tu hijo alérgico a la lactosa o intentan plantarle un arroz con leche a una paciente diabética como postre...

Mi carro me lo arreglaron...

Pero nadie sabe exactamente cómo, dónde y cuándo. Y ahora que el piloto de emergencia lleva un par de días encendido, resulta imposible saber si es porque le toca de nuevo revisión o si el coche se me autodestruirá en quince segundos, como los de James Bond.

Lo dicho, cuando termine este curso voy a ser una cabrita (pero feliz).

jueves, julio 09, 2009

De uñas


La semana pasada me he concedido el capricho de hacerme las uñas con un método muy típico aquí en Alemania (la cuenta atrás para una boda en la Superfamilia me ha dado el empujón final). Esta es una de esas cosas que me apetecía por un lado hacer, pero me parecen tan superfluas, que tengo la sensación como la pobre Libertad, de estar dándome a un escapismo de vainilla y pistacho.



De todos modos se confirma que soy la anti-mujer-florero, porque este sistema que a todo el mundo le funciona de maravilla, a mí casi se me ha caído a cachos en menos de una semana. Mi "estilista" y yo hemos decidido de mutuo acuerdo que ella me arreglaba las uñas gratis para la boda y luego lo dejábamos pasar... Menos mal que tengo un libro que me recomendó Clares para consolarme por ser tan poco femenina... el problema no soy yo, es que la definición siempre se hizo tan mal que se olvidaron de incluirme (creedme que cuando he visto La Leche Leage incluida entre los grupos de apoyo al feminismo, casi me pongo a llorar de la alegría).

Y bueno, ahora, a cerrar la maleta y dejarme llevar hasta mi destino. Hasta la semana que vienen... si logro sobrevivir al fin de semana, claro.

jueves, julio 02, 2009

Mi vida, en curso

Desde el lunes me levanto a una hora regular; vuelvo a desayunar a toda prisa y salgo de casa con el bocado en los dientes; me desespero en los atascos de tráfico y apuro los semáforos; SM y yo volvemos a hacer malabarismos con nuestras agendas para llevar y recoger a los Supernenes; preparo los menús con un siglo de antelación y luego tengo que terminar improvisando cuando algo se tuerce; las cosas parecen en su sitio pero siento un ligero vértigo cuando pienso en el futuro... Mi vida está en curso...

Concretamente en un curso de capacitación laboral para aprender control de calidad y otras cuantas cosillas. Me siento bien, el curso es interesante y el grupo es majo y además se nota buen ambiente. La gente se pasa contactos y posibilidades de mandar currículums a la hora del café. Lo único malo para mí es que el nivel de inglés que están dando es el nivel 1 y según la prueba de la academia, estoy al menos en el nivel 7. Somos tres personas en el mismo caso, y aunque intentaron hacer que nos unieramos, según nuestras necesidades, a un grupo en la Academia principal, el equivalente al INEM se ha negado en redondo... creo que Ale Manía estará conmigo en que la inflexibilidad alemana es únicamente comparable a su cerveza (es un tema recurrente en el blog)

Claro que no está tan mal eso de empezar desde el principio, puedo mejorar un poco la pronunciación, que a veces deja mucho que desear...



Os echo mucho de menos...
La foto la he encontrado en Web Seo Perú.

(Ir)Responsable también de esto...